Una forma de hacer frente al dolor crónico de la artritis psoriásica es encontrar maneras de controlar el dolor para que se mantenga a un nivel tolerable que te permita disfrutar de tu vida.

Si sientes que puedes controlar el dolor puedes superarlo y ser capaz de realizar tus tareas diarias. Tener un plan para lidiar con el dolor crónico te ayuda a no caer en la tentación de afligirte por tu malestar.

Aquí hay algunas ideas para ayudarte a empezar a controlar el dolor crónico de la artritis psoriásica:

  • Encuentra el médico adecuado. El médico adecuado es alguien que entiende su afección y cree en lo que estás haciendo. Encuentra a alguien que sea un buen colaborador al que puedas acudir cuando tengas problemas para controlar la artritis psoriásica. El médico adecuado podría ser tu médico de cabecera o un especialista. Elije un médico que te escuche y quiera ayudar.
  • Establece objetivos. Tener objetivos desvía la atención del dolor. Puede ayudarte a focalizar tu energía en hacer cambios positivos. Elije objetivos que sean alcanzables y mensurables. Por ejemplo, si quieres hacer ejercicio más a menudo, el objetivo que te propongas podría ser hacer ejercicio 20 minutos todos los días. Es divertido alcanzar tus objetivos y frustrante cuando no lo logras, así que fíjate objetivos que no estén muy lejos de tu alcance.
  • Lleva un seguimiento del progreso. Considera la posibilidad de comenzar un diario para registrar tu progreso hacia tus objetivos. También es un gran lugar para registrar el dolor y los niveles de actividad, y de esta manera encontrar patrones que te ayuden a controlarlo. Escribir tus sentimientos y observaciones en tu diario puede ayudarte a organizar tus pensamientos y emociones. Leer páginas anteriores de tu diario es una excelente manera de ver cómo has cambiado y crecido con el tiempo.
  • Prepárate para los días malos. Los días malos pasarán y el mejor momento para prepararse es cuando estás teniendo un buen día. Crea un plan o una lista de actividades a las que puedas recurrir cuando tengas un mal día. Podrías considerar hacerte un programa para que puedas concentrarte en lo que hay que hacer. Otra estrategia podría ser encontrar distracciones, como una película divertida o pasar tiempo con un buen amigo.

Como administrador de tu dolor, reconoce tu trabajo duro y recompénsate cuando alcances tus objetivos o superes con éxito un mal día. Las recompensas son una excelente manera de reforzar los cambios positivos que estás haciendo en tu vida. Date el gusto de disfrutar de algo agradable para celebrar tus logros.

April 23, 2022