El embarazo puede cambiar los síntomas y el tratamiento de la psoriasis. Averigua qué es seguro y qué no cuando estás embarazada y amamantando.

Los tratamientos para la psoriasis mantienen la piel limpia, pero ¿son seguros cuando estás embarazada y amamantando? El embarazo puede afectar los síntomas de la psoriasis y modificar el tratamiento. Pero puedes tomar medidas para reducir la psoriasis y proteger a tu bebé.

Durante el embarazo, los síntomas de la psoriasis pueden empeorar en una pequeña cantidad de mujeres. Pero la mayoría de las mujeres tienen una piel más sana o no presentan ningún cambio en los síntomas de la psoriasis.

Después del parto, es común que la psoriasis se agudice. Y algunas mujeres desarrollan una artritis relacionada con la psoriasis (artritis psoriásica).

En general, es mejor dejar de tomar todo medicamento para la psoriasis que no sea necesario durante el embarazo. Algunos tratamientos para la psoriasis pueden provocar defectos congénitos. Los tratamientos que no se recomiendan durante el embarazo o la lactancia incluyen:

  • Retinoides orales, tales como acitretina (Soriatane)
  • Corticoesteroides orales, como la prednisona
  • Metotrexato (Trexall), un medicamento que puede tomarse por vía oral o mediante una inyección intramuscular
  • Tazaroteno (Tazorac, Avage), un tratamiento tópico
  • Fototerapia con psoraleno más luz ultravioleta A (PUVA), porque no se sabe de qué manera el fármaco que se toma con esta terapia de luz afecta al bebé

Si tienes psoriasis leve, a menudo puedes controlar los síntomas con tratamientos tópicos durante el embarazo y la lactancia. Algunos medicamentos orales e inyectables también pueden ser seguros. El médico te puede sugerir lo siguiente:

  • Hidratantes y emolientes para mantener la piel hidratada.
  • Corticosteroides tópicos, aunque tu médico podría recomendar aplicaciones menos frecuentes de una opción de baja concentración a modo de precaución.
  • Fototerapia con radiación ultravioleta B (UVB) de banda estrecha, si los tratamientos tópicos no proporcionan alivio.
  • Ciclosporina (Sandimmune), un medicamento oral que probablemente sea seguro durante el embarazo, aunque los expertos no tienen muy en claro cuáles son los riesgos.
  • Medicamentos biológicos, como el adalimumab (Humira), el infliximab (Remicade) y el etanercept (Enbrel), probablemente sean seguros, aunque se desconoce su efecto en mujeres embarazadas y en etapa de lactancia. Tu médico podría recomendar suspender los productos biológicos hacia el final del embarazo para proteger a tu recién nacido de un posible aumento del riesgo de infección. Si tienes psoriasis muy grave, habla con tu médico sobre los beneficios y riesgos de continuar con la terapia biológica durante el embarazo.

Con ciertas precauciones, algunos tratamientos para la psoriasis también pueden usarse de manera segura durante la lactancia.

  • Los corticosteroides tópicos suaves y las cremas humectantes son los tratamientos más seguros para realizarse durante la lactancia. Si tienes psoriasis en las mamas, no apliques el corticosteroide tópico justo antes de amamantar. Aplícalo después de que tu bebé haya terminado de alimentarse. Y límpialo antes de la próxima alimentación del bebé.
  • Los corticosteroides orales también son seguros si los medicamentos tópicos no funcionan para ti, ya que llega muy poco a la leche materna. Solo asegúrate de esperar unas cuatro horas después de tomar el corticosteroide oral antes de amamantar.

Ya sea que estés embarazada o en período de lactancia, analiza los riesgos y beneficios de tus opciones de tratamiento de la psoriasis con tu médico. Además de los tratamientos médicos, puedes ayudar a controlar los síntomas de la psoriasis con medidas de cuidado personal. Aplica una crema humectante de uso diario, sigue una rutina suave de cuidado de la piel, reduce el estrés y evita todo lo que sepas que puede desencadenar la psoriasis.

Jan. 03, 2019