Algunos de los factores que aumentan el riesgo de sufrir seudogota son:

  • Edad avanzada. El riesgo de padecer seudogota aumenta con la edad.
  • Traumatismo en las articulaciones. Un traumatismo en una articulación (por ejemplo, una cirugía o lesión grave) aumenta el riesgo de sufrir seudogota en esa articulación.
  • Trastorno genético. En algunas familias, la predisposición a sufrir seudogota es hereditaria. Estas personas tienden a presentar seudogota a una edad más joven.
  • Desequilibrio de minerales. El riesgo de sufrir seudogota es mayor en las personas que tienen demasiado calcio o hierro en la sangre, o bien, muy poco magnesio.
  • Otras afecciones. También se ha relacionado la seudogota con tener una glándula tiroides muy poco activa (hipoactiva) o una glándula paratiroides demasiado activa (hiperactiva).
July 02, 2015