Descripción general

El abuso de medicamentos recetados es el uso con fines no previstos por el profesional de salud que los recetó. El abuso de medicamentos recetados o su uso problemático comprende desde tomar un analgésico de tu amigo para el dolor de espalda hasta inhalar o inyectarte píldoras molidas para drogarte. El abuso de drogas puede hacerse crónico y compulsivo, a pesar de las consecuencias negativas.

El abuso de medicamentos recetados, un problema cada vez mayor, puede afectar a todos los grupos etarios, incluidos los adolescentes. Los medicamentos recetados de abuso más frecuente incluyen analgésicos opioides, sedantes, medicamentos ansiolíticos y estimulantes.

La identificación precoz del abuso de medicamentos recetados y la intervención temprana pueden evitar que el problema se convierta en una adicción.

Síntomas

Los signos y síntomas de abuso de medicamentos recetados dependen del medicamento específico. Debido a sus propiedades para afectar la mente, los medicamentos recetados de los que se abusa con más frecuencia son los siguientes:

  • Los opioides que se usan para tratar el dolor, por ejemplo, los medicamentos que contienen oxicodona, como Oxycontin y Percocet, y los que contienen hidrocodona, como Norco.
  • Los medicamentos ansiolíticos y sedantes, como el alprazolam (Xanax) y el diazepam (Valium), y los hipnóticos, como el zolpidem (Ambien), que se usan para tratar trastornos de ansiedad y del sueño.
  • Los estimulantes, como el metilfenidato (Ritalin, Concerta y otros), la dexanfetamina y la anfetamina (Adderall XR, Mydayis), y la dexanfetamina (Dexedrine), que se usan para tratar el trastorno de hiperactividad-déficit de atención y algunos trastornos del sueño.
Signos y síntomas del abuso de medicamentos recetados
Opioides Medicamentos ansiolíticos y sedantes Estimulantes
  • Estreñimiento
  • Náuseas
  • Ánimo excitado (euforia)
  • Frecuencia respiratoria lenta
  • Somnolencia
  • Confusión
  • Poca coordinación
  • Necesidad de mayores dosis para aliviar el dolor
  • Empeoramiento o mayor sensibilidad al dolor con dosis más altas (hiperalgesia)
  • Somnolencia
  • Confusión
  • Inestabilidad al caminar
  • Habla incomprensible
  • Problemas de concentración
  • Mareos
  • Problemas con la memoria
  • Respiración lenta
  • Aumento de la sensación de alerta
  • Ánimo excitado
  • Latido cardíaco irregular
  • Presión arterial alta
  • Temperatura corporal alta
  • Disminución del apetito
  • Insomnio
  • Agitación
  • Ansiedad
  • Paranoia

Otros signos incluyen los siguientes:

  • Robar, falsificar o vender recetas
  • Tomar dosis más altas que las recetadas
  • Cambios de humor excesivos u hostilidad
  • Aumento o disminución de las horas de sueño
  • Toma de decisiones poco acertadas
  • Mostrarse con el ánimo excitado, estar inusualmente energético o acelerado, o sedado
  • Solicitar reposiciones anticipadas o "perder" constantemente las recetas, por lo que es necesario emitir más recetas
  • Solicitar recetas a más de un médico

Cuándo debes consultar con un médico

Habla con el médico si crees que puedes tener un problema con el uso de medicamentos recetados. Puede avergonzarte hablar del tema, pero recuerda que los profesionales médicos están capacitados para ayudarte, no para juzgarte. Es más fácil ocuparse del tema con anticipación antes de que se convierta en una adicción y genere un problema más grave.

Causas

Los adolescentes y los adultos abusan de medicamentos de venta bajo receta por diversas razones, como las siguientes:

  • Sentirse bien o drogarse
  • Relajarse o aliviar tensiones
  • Reducir el apetito o aumentar el estado de alerta
  • Experimentar los efectos mentales de la sustancia
  • Mantener una adicción y prevenir la abstinencia
  • Ser aceptados por los pares o socializar
  • Intentar mejorar la concentración y el desempeño académico o laboral

Factores de riesgo

Algunas personas temen convertirse en adictos a los medicamentos de prescripción para enfermedades médicas, como los analgésicos indicados luego de una cirugía. Pero puedes reducir el riesgo siguiendo estrictamente las indicaciones de tu médico sobre cómo tomar los medicamentos.

Si bien el abuso de medicamentos de prescripción puede presentarse a cualquier edad, con frecuencia comienza en los adolescentes o adultos jóvenes.

Los factores de riesgo del abuso de medicamentos de prescripción comprenden:

  • Adicciones a otras sustancias ocurridas en el pasado o en el presente, como alcoholismo y tabaquismo.
  • Una historia clínica familiar de problemas de consumo de sustancias
  • Determinadas enfermedades psiquiátricas preexistentes
  • Exposición a la presión social o un entorno social donde existe el consumo de medicamentos.
  • Fácil acceso a medicamentos de prescripción, como la presencia de estos medicamentos en el botiquín del hogar.
  • Falta de información sobre los medicamentos recetados y su daño potencial.

Los adultos mayores y el abuso de medicamentos recetados

El abuso de medicamentos recetados en adultos mayores es un problema cada vez mayor, especialmente cuando combinan los medicamentos con alcohol. Los adultos mayores que tienen varios problemas de salud y toman varios medicamentos pueden correr el riesgo de tomar los medicamentos de forma inadecuada o de volverse adictos.

Complicaciones

El abuso de medicamentos con receta puede provocar algunos problemas. Los medicamentos con receta pueden ser muy peligrosos (e incluso causar la muerte) cuando se toman en dosis altas, cuando se combinan con otros medicamentos con receta o ciertos medicamentos de venta libre, o cuando se toman con alcohol o drogas ilegales o recreativas.

Consecuencias médicas

A continuación, se presentan ejemplos de las graves consecuencias del abuso de medicamentos recetados:

  • Los opioides pueden provocar presión arterial baja, una frecuencia cardíaca lenta y tienen la capacidad de detener la respiración o de provocar un coma. La sobredosis tiene un riesgo de muerte significativo.
  • Los medicamentos contra la ansiedad y los sedantes pueden provocar problemas de memoria y ralentizar la respiración. La sobredosis puede provocar un coma o la muerte. Dejar de tomar una medicación de manera abrupta puede causar síntomas de abstinencia que incluyen hiperactividad en el sistema nervioso y convulsiones.
  • Los estimulantes pueden provocar temperatura corporal peligrosamente alta, problemas cardíacos, presión arterial alta, convulsiones o temblores, alucinaciones, agresividad y paranoia.

Dependencia física y adicción

Debido a que los medicamentos recetados que suelen ser consumidos de manera indebida activan el sistema de recompensa del cerebro, es posible desarrollar dependencia física y adicción.

  • Dependencia física. La dependencia física (también denominada tolerancia) es la respuesta del cuerpo al consumo prolongado. Es posible que las personas que dependen físicamente de un medicamento necesiten dosis mucho más altas para conseguir los mismos efectos y experimenten síntomas de abstinencia al reducir o interrumpir el medicamento de forma repentina. La dependencia física también puede volverse evidente si se detiene de forma repentina un medicamento al que el cuerpo se adapta con el tiempo, incluso sin cambio de dosis.
  • Adicción. Las personas que son adictas a un medicamento pueden tener dependencia física, pero también lo buscan de forma compulsiva y siguen usándolo incluso cuando este causa problemas importantes en sus vidas.

Otras consecuencias

Otras posibles consecuencias incluyen las siguientes:

  • Participar en comportamientos riesgosos debido a un deterioro del juicio
  • Consumir drogas ilícitas o recreativas
  • Involucrarse en un delito
  • Accidentes automovilísticos
  • Deterioro del desempeño académico o laboral
  • Relaciones problemáticas

Prevención

El abuso de medicamentos recetados puede ocurrir en personas que necesitan analgésicos, sedantes o estimulantes para tratar un trastorno médico. Si estás tomando un medicamento del que se abusa con frecuencia, puedes realizar lo siguiente para reducir tu riesgo:

  • Asegúrate de que estás tomando el medicamento correcto. Asegúrate de que el médico entienda claramente tu condición y los signos y síntomas. Habla con tu médico sobre todas las recetas, los medicamentos de venta libre, hierbas y suplementos que tomas, así como también sobre el consumo de alcohol y otras drogas. Pregunta a tu médico si hay algún medicamento alternativo con ingredientes que tengan menos potencial para la adicción.
  • Consulta con tu médico. Habla con tu médico regularmente para asegurarte de que el medicamento que estás tomando funciona y que estás tomando la dosis correcta.
  • Sigue las instrucciones atentamente. Toma los medicamentos de la manera en que te los recetaron. No interrumpas o cambies la dosis de un medicamento por tu cuenta si parece que no está funcionando sin hablar antes con el médico. Por ejemplo, si estás tomando un medicamento para el dolor que no está controlando adecuadamente tu dolor, no tomes más.
  • Conoce el efecto de tus medicamentos. Pregúntale al médico o al farmacéutico acerca de los efectos de tu medicamento, para que sepas qué esperar. También averigua si otras drogas, productos de venta libre o alcohol deben evitarse al tomar este medicamento.
  • Nunca uses la receta de otra persona. Todos somos diferentes. Aunque tengas una enfermedad parecida, es posible que no sea el medicamento o la dosis adecuada para ti.
  • No compres medicamentos recetados en línea, a menos que sean de una farmacia confiable. Algunos sitios web venden medicamentos recetados y de venta libre falsos que podrían ser peligrosos.

Prevención del abuso de medicamentos recetados por parte de adolescentes

Los medicamentos de venta bajo receta son sustancias generalmente mal usadas por los jóvenes. Sigue estos pasos para ayudar a evitar que tu hijo adolescente cometa abuso de medicamentos de venta bajo receta.

  • Habla sobre los peligros. Enfatízale a tu hijo adolescente que el hecho de que los medicamentos hayan sido recetados por un médico no hace que sean seguros, especialmente si se los recetaron a terceros o si tu hijo ya consume otros medicamentos de venta bajo receta.
  • Establece reglas. Hazle saber a tu hijo que no está bien compartir medicamentos con terceros o consumir medicamentos recetados a terceros. Enfatiza la importancia de tomar la dosis recetada y hablar con el médico antes de hacer cambios.
  • Habla sobre los peligros del consumo de bebidas alcohólicas. El consumo de bebidas alcohólicas en conjunto con medicamentos puede aumentar el riesgo de una sobredosis accidental.
  • Mantén los medicamentos de venta bajo receta en un lugar seguro. Haz un seguimiento de las cantidades y mantén los medicamentos en un botiquín bajo llave.
  • Asegúrate de que tu hijo no esté pidiendo medicamentos en línea. Algunos sitios web venden medicamentos peligrosos y falsificados que posiblemente no requieran receta.
  • Desecha los medicamentos de la manera adecuada. No dejes medicamentos sin usar o vencidos por ahí. Verifica el prospecto o la guía de información para pacientes para obtener instrucciones sobre cómo desecharlos, o pídele al farmacéutico que te aconseje al respecto.