Descripción general

El aborto espontáneo es la pérdida espontánea de un embarazo antes de la semana 20. Alrededor del 10 al 20 % de los embarazos terminan en aborto espontáneo. Sin embargo, es probable que la cifra real sea mayor porque muchos abortos espontáneos ocurren muy temprano en un embarazo, incluso antes de que se sepa que hay un embarazo.

El término "aborto espontáneo" podría sugerir que algo salió mal en la gestación del embarazo. Sin embargo, muy pocas veces esto es cierto. La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando como debería.

Un aborto espontáneo es una experiencia relativamente frecuente; sin embargo, eso no hace que sea más fácil. Intenta dar un paso hacia la recuperación emocional comprendiendo qué causa un aborto espontáneo, qué aumenta el riesgo y qué atención médica podría ser necesaria.

Síntomas

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren antes de la semana 12 del embarazo.

Los signos y síntomas de un aborto espontáneo podrían incluir lo siguiente:

  • Manchado o sangrado vaginal
  • Dolor o calambre en el abdomen o en la región lumbar
  • Líquido o tejido que sale de la vagina

Si secretaste tejido fetal por la vagina, colócalo en un recipiente transparente y llévalo al consultorio de tu proveedor de atención médica o al hospital para que se lo analice.

La mayoría de las mujeres que tienen manchado o sangrado vaginal durante el primer trimestre tienen embarazos sin complicaciones.

Causas

Problemas con los genes o los cromosomas

La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se desarrolla como debería. Alrededor del 50 % de los abortos espontáneos están asociados a la falta o al exceso de cromosomas. Con mucha frecuencia, los problemas cromosómicos son el resultado de errores que ocurren por azar a medida que el embrión se divide y crece, no de problemas hereditarios.

Los problemas cromosómicos pueden causar lo siguiente:

  • Embarazo anembrionado. El embarazo anembrionado se produce cuando no se forma ningún embrión.
  • Muerte fetal intrauterina. En esta situación, se forma un embrión pero deja de desarrollarse y muere antes de que se presenten síntomas de pérdida del embarazo.
  • Embarazo molar y embarazo molar parcial. En un embarazo molar, ambos conjuntos de cromosomas provienen del padre. Un embarazo molar está asociado con un crecimiento anormal de la placenta; por lo general, no hay desarrollo fetal.

    Un embarazo molar parcial se produce cuando los cromosomas de la madre permanecen, pero el padre proporciona dos juegos de cromosomas. Un embarazo molar parcial generalmente se asocia con anomalías de la placenta y un feto anormal.

    Los embarazos molares y molares parciales no son embarazos viables. Los embarazos molares y molares parciales a veces pueden estar asociados con cambios cancerosos de la placenta.

Afecciones de salud materna

En algunos casos, si la madre tiene una enfermedad, esta podría provocar un aborto espontáneo. Entre los ejemplos se incluyen los siguientes:

  • Diabetes no controlada
  • Infecciones
  • Problemas hormonales
  • Problemas del útero o del cuello del útero
  • Enfermedad de la tiroides

Lo que NO causa un aborto espontáneo

Estas actividades de rutina no provocan abortos espontáneos:

  • Ejercicio, incluidas actividades de intensidad alta, como trotar y andar en bicicleta.
  • Relaciones sexuales.
  • Trabajar, siempre y cuando no estés expuesta a sustancias químicas o radiación dañinas. Habla con tu médico si te preocupan los riesgos relacionados con el trabajo.

Factores de riesgo

Diversos factores aumentan el riesgo de tener un aborto espontáneo, entre ellos los siguientes:

  • Edad. Las mujeres mayores de 35 años tienen un riesgo más alto de aborto espontáneo que las mujeres más jóvenes. A los 35 años, tienes un riesgo de alrededor del 20 %. A los 40 años, el riesgo es de alrededor del 40 %. A los 45 años, el riesgo es de alrededor del 80 %.
  • Abortos espontáneos previos. Las mujeres que tuvieron dos o más abortos espontáneos consecutivos tienen mayor riesgo de sufrir otro.
  • Afecciones crónicas. Las mujeres que tienen una afección crónica, como la diabetes no controlada, tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo.
  • Problemas en el útero o el cuello del útero. Determinadas afecciones uterinas o tejidos débiles del cuello del útero (incompetencia cervical) podrían aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Fumar, consumir alcohol y drogas ilícitas. Las mujeres que fuman durante el embarazo tienen mayor riesgo de tener un aborto espontáneo que las que no fuman. El consumo abundante de alcohol y el uso de drogas ilícitas también aumentan el riesgo de sufrir un aborto espontáneo.
  • Peso. Tener bajo peso o sobrepeso se ha asociado con un aumento del riesgo de aborto espontáneo.
  • Pruebas prenatales invasivas. Algunas pruebas genéticas prenatales invasivas, como la muestra de vellosidades coriónicas y la amniocentesis, conllevan un riesgo leve de aborto espontáneo.

Complicaciones

Algunas mujeres que tienen un aborto espontáneo desarrollan una infección en el útero. A esto también se lo llama aborto espontáneo séptico. Los signos y síntomas de esta infección incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Sensibilidad en la parte baja del abdomen
  • Secreción vaginal con mal olor

Prevención

A menudo, no hay nada que puedas hacer para prevenir un aborto espontáneo. Solo concéntrate en el cuidado adecuado de tu persona y del bebé:

  • Acude con regularidad a las consultas de atención prenatal.
  • Evita los factores de riesgo conocidos del aborto espontáneo como fumar, beber alcohol y consumir drogas ilegales.
  • Toma un complejo multivitamínico diario.
  • Limita el consumo de cafeína. Un estudio reciente reveló que beber más de dos bebidas con cafeína por día parecía estar relacionado con un riesgo mayor de tener un aborto espontáneo.

Si tienes una afección crónica, trabaja con el equipo de atención médica para poder controlarla.