Descripción general

La tiroiditis posparto es una enfermedad poco común en la que la glándula de la tiroides, — una glándula con forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello, debajo de la nuez de Adán, — se inflama durante el primer año después del parto.

La tiroiditis posparto puede durar varias semanas o meses. Sin embargo, es difícil reconocer la tiroiditis posparto, ya que los síntomas muchas veces se atribuyen erróneamente al estrés de tener un recién nacido y a trastornos emocionales después del parto.

En la mayoría de las mujeres que padecen tiroiditis posparto, las funciones de la tiroides vuelven a la normalidad, por lo general, entre 12 y 18 meses después del comienzo de los síntomas. No obstante, algunas mujeres que tienen tiroiditis posparto desarrollan complicaciones permanentes.

Síntomas

Durante la tiroiditis posparto, puedes experimentar dos fases. Al principio, la inflamación y la secreción de la hormona tiroidea pueden presentar signos y síntomas similares a los de una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo), tales como:

  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Latidos rápidos o palpitaciones
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Sensibilidad al calor
  • Cansancio
  • Temblores
  • Insomnio

Por lo general, estos signos y síntomas comienzan entre uno y cuatro meses después del parto, y duran entre uno y tres meses.

Luego, a medida que las células de la tiroides se dañan, pueden aparecer signos y síntomas leves de una tiroides poco activa (hipotiroidismo), tales como:

  • Falta de energía
  • Sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Piel seca
  • Dificultad para concentrarse
  • Dolores

Por lo general, estos signos y síntomas comienzan entre cuatro y ocho meses después del parto, y pueden durar entre nueve y doce meses.

Sin embargo, recuerda que algunas mujeres que tienen tiroiditis posparto presentan síntomas solo de hipertiroidismo o solo de hipotiroidismo, pero no de ambos.

Causas

Aún no está clara la causa exacta de la tiroiditis posparto. Sin embargo, las mujeres que experimentan tiroiditis posparto, por lo general, tienen concentraciones altas de anticuerpos antitiroideos durante el comienzo del embarazo y después del parto. Como resultado, se cree que las mujeres que sufren tiroiditis posparto pueden tener una enfermedad autoinmune de la tiroides subyacente, que aparece después del parto debido a los cambios en la función inmunitaria. Esta enfermedad subyacente parece ser muy similar a la enfermedad de Hashimoto, en la cual el sistema inmunitario ataca la glándula tiroides.

Factores de riesgo

Puede que corras más riesgo de tener tiroiditis posparto si presentas:

  • Un trastorno autoinmune, como diabetes de tipo 1.
  • Un antecedente familiar de tiroiditis posparto.
  • Una alta concentración de anticuerpos antitiroideos.
  • Antecedentes de problemas con la tiroides.
  • Antecedente familiar de problemas de tiroides.

Si bien es necesario realizar más investigaciones, algunos estudios también han revelado una conexión entre la tiroiditis posparto y la depresión posparto. Por lo tanto, si tienes depresión posparto, es probable que tu médico te revise el funcionamiento de la tiroides.

Complicaciones

En la mayoría de las mujeres que tienen tiroiditis posparto, las funciones de la tiroides eventualmente vuelven a la normalidad, — por lo general, entre 12 y 18 meses después del comienzo de los síntomas. Sin embargo, muchas mujeres que experimentan tiroiditis posparto no se recuperan de la fase de hipotiroidismo. Como resultado, desarrollan hipotiroiditis, una enfermedad en la cual la glándula tiroides no produce la cantidad necesaria de ciertas hormonas importantes.

Prevención

A pesar de que no puedes prevenir la tiroiditis posparto, puedes tomar ciertas medidas para cuidarte durante los meses después del nacimiento del bebé. Si presentas signos o síntomas inusuales después del parto, no asumas que están relacionados con el estrés de cuidar de un recién nacido. Si tienes un alto riesgo de padecer tiroiditis posparto, habla con tu médico para que te ayude a monitorear tu salud.

Aug. 20, 2013
References
  1. Burman KD. Postpartum thyroiditis. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 29, 2013.
  2. Cunningham FG, et al. Williams Obstetrics. 23rd ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2010. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=46. Accessed May 29, 2013.
  3. Todd CH. Management of thyroid disorders in primary care: Challenges and controversies. Postgraduate Medical Journal. 2009;85:655.
  4. De Groot L, et al. Management of thyroid dysfunction during pregnancy and postpartum: An Endocrine Society clinical practice guideline. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 2012;97:2543.
  5. Stagnaro-Green A, et al. Guidelines of the American Thyroid Association for the diagnosis and management of thyroid disease during pregnancy and postpartum. Thyroid. 2011;21:1081.
  6. Stagnaro-Green A. Approach to the patient with postpartum thyroiditis. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 2012;97:334.
  7. Hale TW. Medications and Mother's Milk 2012: A Manual of Lactational Pharmacology. 15th ed. Amarillo, Texas: Hale Publishing L.P.; 2012:673.
  8. Halter JB, et al. Hazzard's Geriatric Medicine and Gerontology. 6th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2009. http://www.accessmedicine.com/content.aspx?aID=5133014&searchStr=hyperthyroidism. Accessed June 4, 2013.
  9. Postpartum thyroiditis. The American Thyroid Association. http://www.thyroid.org/postpartum-thyroiditis/. Accessed June 4, 2013.
  10. Nippoldt TB (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. June 5, 2013.