Los signos y síntomas de la neuralgia posherpética por lo general se limitan al área de la piel en la que apareció por primera vez el brote de herpes zóster, con más frecuencia en una banda alrededor del tronco, por lo general en un costado del cuerpo. Sin embargo, la neuralgia posherpética es también frecuente en las personas en las que el herpes zóster se les presentó en la cara.

Algunos de los signos y síntomas son:

  • Dolor que dura tres meses o más después de que se curaron las erupciones del herpes zóster. El dolor relacionado se ha descrito como dolor con ardor, agudo y punzante, o dolor profundo.
  • Sensibilidad ante contactos leves. Las personas que padecen este trastorno por lo general no pueden soportar ni siquiera el contacto de la ropa con la piel afectada (alodinia).
  • Picazón y entumecimiento. Con menos frecuencia, la neuralgia posherpética puede producir una sensación de picazón o entumecimiento.

Cuándo consultar al médico

Ante el primer signo de herpes zóster consulta con un médico. Por lo general, el dolor comienza antes de que percibas la erupción cutánea. El riesgo de que padezcas neuralgia posherpética disminuye si comienzas a tomar medicamentos antivirales dentro de las 72 horas de que se manifiesta la erupción cutánea del herpes zóster.

Sept. 16, 2015