Descripción general

La erupción polimorfa lumínica, también conocida como «erupción polimórfica lumínica», es un sarpullido en la piel que se produce a raíz de la exposición al sol en las personas que tienen sensibilidad a la luz del sol. En general, la erupción aparece en forma de pequeñas ronchas o manchas rojizas con un ligero relieve en la piel.

La erupción polimorfa lumínica ocurre con mayor frecuencia durante la primavera y el principio del verano, cuando aumenta la exposición al sol de las personas. La repetición de los episodios es menos probable a medida que avanza el verano. Sin embargo, la erupción suele volver a aparecer todos los años después del primer episodio.

En general, la erupción polimorfa lumínica desaparece sola sin dejar cicatrices en un período de 10 días. Las personas con erupciones persistentes o graves pueden necesitar tratamiento con medicamentos.

Síntomas

El término «erupción» hace referencia a la erupción cutánea que, por lo general, aparece entre 30 minutos y varias horas después de la exposición a la luz del sol. Normalmente, la erupción cutánea aparece en las zonas del cuerpo que suelen estar tapadas durante el invierno y expuestas en verano: la parte superior del pecho, la parte frontal del cuello y los brazos.

Las características de la erupción cutánea son las siguientes:

  • Grupos de ampollas y bultos pequeños unidos
  • Manchas de color rojo, ásperas y con relieve
  • Picazón o ardor

Rara vez, las personas pueden tener otros signos o síntomas, como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza o náuseas. Estas afecciones pueden aparecer como consecuencia de una quemadura de sol, no por la erupción polimorfa lumínica.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes una erupción cutánea sin causa evidente, como una alergia conocida o contacto reciente con hiedra venenosa.

La erupción polimorfa lumínica tiene un aspecto similar al de las erupciones cutáneas que provocan otras enfermedades, algunas de las cuales son graves. Por lo tanto, es importante obtener un diagnóstico rápido y el tratamiento adecuado.

Busca atención médica inmediata si la erupción cutánea:

  • Está extendida
  • Es dolorosa
  • Está acompañada de fiebre

Causas

No se comprende bien la causa exacta de la erupción polimorfa lumínica. La erupción cutánea aparece en personas que padecen sensibilidad a componentes de la luz solar y, en especial, a la radiación ultravioleta del sol u otras fuentes, como camas solares o lámparas de bronceado. Este tipo de sensibilidad se denomina «fotosensibilidad» y genera actividad del sistema inmunitario que produce una erupción cutánea.

Radiación UV

La radiación ultravioleta es una longitud de onda de la luz solar que se encuentra en un nivel demasiado corto para que el ojo humano pueda verla. La luz UV que llega a la tierra se divide en dos bandas de longitudes de onda, ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB).

Una persona con fotosensibilidad puede reaccionar a ambos tipos de radiación UV. Aunque la UVB no penetra el vidrio, la UVA si lo hace. La UVA incluso puede traspasar la mayoría de los protectores solares. Por lo tanto, la exposición a la luz solar a través de ventanas o incluso con protector solar en la piel puede provocar una reacción en algunas personas con fotosensibilidad.

Fotosensibilidad

Cuando se padece erupción polimorfa lumínica, la sensibilidad a la luz solar disminuye con la exposición reiterada. Las características de la erupción polimorfa lumínica son un tanto predecibles:

  • Es más probable que ocurra un episodio después de la primera o segunda exposición a la luz solar luego de un período largo de estar sin exposición. Por lo general, esto significa que un episodio ocurre durante la primavera o comienzos del verano, o durante vacaciones de invierno en un lugar más soleado.
  • Es menos probable que los episodios ocurran a medida que transcurre el verano.
  • Después del primer episodio de erupción polimorfa lumínica, es posible que se produzcan otros episodios cada primavera o a comienzos del verano.
  • Algunas personas se vuelven gradualmente menos sensibles con los años y, finalmente, no tienen más erupciones anuales.

Factores de riesgo

Si bien cualquiera puede presentar la erupción polimorfa lumínica, hay muchos factores vinculados a un mayor riesgo de padecer esta enfermedad, entre ellos los siguientes:

  • Ser mujer
  • Tener el primer episodio durante la adolescencia o entre los veinte y los treinta años
  • Tener la piel clara y vivir en regiones norteñas
  • Tener antecedentes familiares de esta enfermedad