La mayoría de las personas a las que les han amputado una extremidad informan que, a veces, sienten como si el miembro amputado todavía estuviera allí. Este fenómeno indoloro, conocido como «sensación de miembro fantasma», raramente, se produce en las personas que nacieron sin extremidades.

Las sensaciones de miembro fantasma pueden comprender sensación de frío, calor, picazón u hormigueo, pero no debe confundirse con el dolor fantasma. De modo similar, el dolor proveniente del muñón de un miembro amputado no es dolor fantasma. Por definición, el dolor fantasma se siente como si el dolor viniera de una parte del cuerpo que ya no está.

Las características del dolor fantasma comprenden:

  • Comienzo dentro de los primeros días posteriores a la amputación
  • Aparece y desaparece o es continuo
  • A menudo afecta la parte del miembro más alejada del cuerpo, como el pie de una pierna amputada
  • Puede describirse como un disparo, una puñalada, una perforación, un apretujón, una pulsación o ardor
  • En ocasiones, se siente como si la parte fantasma fuera forzada a tomar una posición incómoda
  • La presión sobre la parte que queda del miembro o el estrés emocional pueden provocarlo
Dec. 03, 2014