Descripción general

La alergia a alguna mascota es una reacción alérgica a proteínas que se encuentran en las células de la piel, la saliva o la orina de un animal. Los signos de la alergia a alguna mascota comprenden los signos frecuentes de la rinitis alérgica (fiebre del heno), como estornudar y moquear. Algunas personas también pueden experimentar signos del asma, como tener un silbido al respirar o dificultad para respirar.

Por lo general, la exposición a las escamas muertas de la piel (caspa) que pierde una mascota desencadena este tipo de alergia. Si bien cualquier animal que tenga pelos puede provocar este tipo de alergia, en la mayoría de los casos esta alergia se asocia a perros y gatos.

Si tienes alergia a alguna mascota, lo más recomendable es evitar la exposición al animal o reducirla en la mayor medida posible. Es posible que se necesiten medicamentos y otros tratamientos para aliviar los síntomas y controlar el asma.

Síntomas

Los signos y síntomas de la alergia a las mascotas causados por la inflamación de las fosas nasales son:

  • Estornudos
  • Moqueo
  • Picazón, enrojecimiento o lagrimeo de los ojos
  • Congestión nasal
  • Picazón en la nariz, el paladar o la garganta
  • Goteo nasal posterior
  • Tos
  • Sensación de opresión y dolor en el rostro
  • Despertarse con frecuencia
  • Piel hinchada y azulada debajo de los ojos
  • En niños, restregarse la nariz a menudo, con movimiento ascendente

Si tu alergia a las mascotas te produce asma, también puedes experimentar:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Silbido al respirar y sonidos audibles cuando exhalas aire
  • Problemas para dormir causados por la dificultad para respirar, la tos o el silbido al respirar

Síntomas relacionados con la piel

Algunas personas con alergia a las mascotas también pueden experimentar síntomas en la piel, un patrón conocido como dermatitis alérgica o dermatitis por contacto. Este tipo de dermatitis es una reacción del sistema inmunitario que provoca inflamación de la piel. El contacto directo con una mascota que te produce alergia puede desencadenar la dermatitis alérgica, lo que provoca signos y síntomas como los siguientes:

  • Manchas rojas y elevadas en la piel (urticaria)
  • Eccema
  • Picazón en la piel

Cuándo consultar con el médico

Algunos signos y síntomas de la alergia a las mascotas, como moqueo o estornudos, son similares a los del resfrío común. A veces es difícil saber si tienes un resfrío o alergia. Si los síntomas persisten durante más de 2 semanas, es posible que tengas alergia.

Si los signos y síntomas son graves —por ejemplo, si sientes las fosas nasales totalmente obstruidas, tienes dificultad para dormir y presentas silbido al respirar— llama al médico. Busca atención médica de urgencia si el silbido al respirar o la dificultad para respirar empeoran rápidamente o si tienes dificultad para respirar con mínima actividad.

Causas

Las alergias se producen cuando el sistema inmunitario reacciona frente a una sustancia extraña, como puede ser el polen, el moho o la caspa de los animales domésticos.

El sistema inmunitario produce proteínas que se llaman anticuerpos. Estos anticuerpos te protegen frente a invasores perjudiciales que podrían enfermarte o provocarte una infección. Si tienes alergias, el sistema inmunitario fabrica anticuerpos que identifican tu alérgeno en particular como un elemento nocivo, a pesar de que puede no serlo.

Si inhalas el alérgeno o entras en contacto con él, el sistema inmunitario responde y genera una respuesta inflamatoria en los senos nasales o en los pulmones. La exposición prolongada o frecuente al alérgeno puede provocar una inflamación constante (crónica) de las vías aéreas que está relacionada con el asma.

Gatos y perros

Los alérgenos de gatos y perros están presentes en las células epiteliales que se desprenden de los animales (caspa) y en su saliva, orina y sudor, además de en el pelo. La caspa es un problema particular porque es muy pequeña y puede quedar en el aire durante largos períodos si hay incluso una mínima circulación de aire. También se acumula con facilidad en muebles tapizados y se adhiere a la ropa.

La saliva de las mascotas puede adherirse a las alfombras, los acolchados, los muebles y la ropa. La saliva seca puede evaporarse.

Los llamados gatos y perros hipoalergénicos pueden largar menos pelo que los demás, pero ninguna raza es completamente hipoalergénica.

Roedores y conejos

Los roedores que se consideran animales domésticos incluyen los ratones, los gerbos, los hámsteres y los cobayos. Los alérgenos de los roedores generalmente están en el pelo, en la caspa, en la saliva y en la orina. El polvo de la litera o del serrín del fondo de las jaulas puede potenciar los alérgenos de los roedores que se evaporan hacia el aire.

Los alérgenos de los conejos están en la caspa, el pelo y la saliva.

Otros animales domésticos

Las alergias a los animales domésticos casi nunca se producen si el animal no tiene pelo, como sucede con los peces y los reptiles.

Factores de riesgo

Las alergias a las mascotas son una afección frecuente. Sin embargo, tendrás más probabilidades de contraer una alergia a las mascotas si hay antecedentes de asma en tu familia.

El contacto con mascotas a temprana edad puede ser útil para prevenir esta clase de alergias. En algunos estudios se ha observado que los niños que conviven con un perro durante el primer año de vida pueden desarrollar mayor resistencia a las infecciones de las vías respiratorias superiores que los niños que no tienen un perro a esa edad.

Complicaciones

Infecciones en los senos paranasales

La inflamación constante (crónica) de los tejidos de las fosas nasales producida por la alergia a alguna mascota puede obstruir las cavidades huecas que se conectan con las fosas nasales (senos paranasales). Estas obstrucciones pueden volverte más susceptible al desarrollo de infecciones bacterianas de los senos paranasales, como la sinusitis.

Asma

Las personas asmáticas y alérgicas a alguna mascota suelen tener problemas para controlar los síntomas del asma. Pueden correr el riesgo de tener ataques de asma que requieren tratamiento médico inmediato o atención de urgencia.

Prevención

Si no posees una mascota pero estás pensando en adoptar o comprar una, asegúrate de que el animal no tenga ninguna alergia antes de asumir esa responsabilidad.