Descripción general

La enfermedad ósea de Paget interfiere en el proceso natural de reciclaje del cuerpo, por el cual el tejido óseo viejo se reemplaza gradualmente por tejido óseo nuevo. Con el tiempo, la enfermedad puede hacer que los huesos afectados se vuelvan frágiles y se deformen. La enfermedad ósea de Paget suele afectar la pelvis, el cráneo, la columna vertebral y las piernas.

El riesgo de contraer la enfermedad ósea de Paget aumenta con la edad. El riesgo también aumenta si algún integrante de tu familia padece este trastorno. Algunas de las complicaciones de la enfermedad ósea de Paget son: fracturas, pérdida de la audición y pinzamiento de los nervios de la columna vertebral.

El pilar del tratamiento son los bisfosfonatos; medicamentos que también se usan para fortalecer los huesos debilitados por la osteoporosis. En los casos más graves, puede ser necesario realizar una cirugía.

Síntomas

La mayoría de las personas con enfermedad ósea de Paget no presentan síntomas. Cuando se manifiestan síntomas, la queja más frecuente es por dolor de huesos.

Como esta enfermedad hace que el cuerpo cree huesos nuevos más rápido que lo normal, la remodelación rápida genera huesos más blandos y débiles que los normales, lo que puede derivar en dolor de huesos, deformidades y fracturas.

La enfermedad puede afectar solamente a una o dos zonas del cuerpo, o puede ser generalizada. Los signos y síntomas que se manifiesten, si es que hay alguno, dependerán de cuál sea la zona afectada.

  • Pelvis. La enfermedad ósea de Paget en la pelvis puede provocar dolor de cadera.
  • Cráneo. El crecimiento excesivo de los huesos del cráneo puede provocar pérdida de la audición o dolor de cabeza.
  • Columna vertebral. Si se ve afectada la columna vertebral, las raíces nerviosas pueden terminar comprimidas. Esto puede provocar dolor, hormigueo y entumecimiento de un brazo o una pierna.
  • Pierna. A medida que los huesos se debilitan, pueden arquearse, lo que deriva en una postura de estevado. Los huesos alargados y deformados de las piernas pueden agregar presión adicional en las articulaciones cercanas, lo que puede terminar provocando artrosis en la rodilla o la cadera.

Cuándo consultar al médico

Habla con tu médico si tienes algo de lo siguiente:

  • Dolor en los huesos y las articulaciones
  • Hormigueo y debilidad
  • Deformidades en los huesos

Causas

La causa de la enfermedad ósea de Paget se desconoce. Los científicos creen que existe una combinación de factores ambientales y genéticos que contribuyen a causar esta enfermedad. Hay varios genes que parecen estar relacionados con la enfermedad.

Algunos científicos consideran que la enfermedad ósea de Paget se relaciona con una infección viral en las células óseas, aunque esta teoría es controvertida.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir la enfermedad ósea de Paget comprenden los siguientes:

  • Edad. Las personas mayores de 40 años tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad ósea de Paget.
  • Sexo. Los hombres tienen mayor probabilidad de contraer esta enfermedad que las mujeres.
  • Origen nacional. La enfermedad ósea de Paget es más frecuente en Inglaterra, Escocia, Europa Central y Grecia, así como en países donde se establecieron los inmigrantes europeos. Es poco frecuente en Escandinavia y en Asia.
  • Antecedentes familiares. Si tienes un pariente cercano que tiene la enfermedad ósea de Paget, es más probable que padezcas este trastorno.

Complicaciones

En la mayoría de los casos, la enfermedad ósea de Paget avanza lentamente. La enfermedad se puede controlar de manera eficaz en casi todas las personas. Las posibles complicaciones son:

  • Fracturas y deformidades. Los huesos afectados se rompen con más facilidad. Estos huesos deformados tienen vasos sanguíneos adicionales, por lo que probablemente sangren más durante la reparación quirúrgica. Los huesos de la pierna se pueden arquear, lo que puede afectar la capacidad de caminar.
  • Artrosis. Los huesos deformados pueden provocar que las articulaciones cercanas tengan que hacer más esfuerzo, lo que puede derivar en artrosis.
  • Insuficiencia cardíaca. La enfermedad ósea de Paget extendida puede provocar que el corazón tenga que esforzarse más para bombear sangre a las zonas afectadas del cuerpo. En las personas con enfermedad cardíaca preexistente, este esfuerzo adicional puede derivar en una insuficiencia cardíaca.
  • Cáncer de huesos. El cáncer de huesos afecta a menos del 1 por ciento de las personas con enfermedad ósea de Paget.