Descripción general

La osteoporosis hace que los huesos se debiliten, tanto que una caída o incluso una leve tensión como agacharse o toser pueden provocar una fractura. Las fracturas relacionadas con la osteoporosis suelen ocurrir en las caderas, las muñecas y la columna vertebral.

Los huesos son tejidos vivos que se rompen y se reemplazan constantemente. La osteoporosis ocurre cuando la generación de huesos nuevos es más lenta que la eliminación de los huesos viejos.

La osteoporosis afecta a hombres y mujeres de todas las razas. No obstante, las mujeres blancas y asiáticas (en particular las mujeres mayores y menopáusicas) tienen más riesgo. Ciertos medicamentos, una dieta saludable y los ejercicios que incluyen levantar pesas pueden ayudar a evitar la disminución de masa ósea y reforzar los huesos débiles.

Síntomas

Habitualmente, las etapas iniciales de la disminución de la masa ósea no presentan síntomas. Pero una vez que los huesos se hayan debilitado por la osteoporosis, puedes tener los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de espalda, causado por la fractura o el colapso de una vértebra
  • Pérdida de estatura con el transcurso del tiempo
  • Postura encorvada
  • Fractura de un hueso que se produce mucho más fácilmente de lo previsto

Cuándo consultar con el médico

Es conveniente que hables con el médico sobre la osteoporosis si tuviste una menopausia temprana o si alguna vez tomaste corticoesteroides durante varios meses seguidos, o si cualquiera de tus padres tuvo una fractura en la cadera.

When to see a doctor

You might want to talk to your doctor about osteoporosis if you went through early menopause or took corticosteroids for several months at a time, or if either of your parents had hip fractures.

Causas

Los huesos se encuentran en un estado constante de renovación: se desarrollan huesos nuevos y se descomponen los huesos viejos. Cuando eres joven, el desarrollo de huesos nuevos es más veloz que la descomposición en el cuerpo, por lo que la masa ósea aumenta. La mayoría de las personas alcanzan el pico de masa ósea poco tiempo luego de cumplir 20 años. A medida que el cuerpo envejece, la disminución de la masa ósea es más veloz que el desarrollo.

Las probabilidades de desarrollar osteoporosis dependen en parte de cuánta masa ósea obtuviste en la juventud. Mientras más alto sea tu pico de masa ósea, tendrás más masa ósea «en el banco» y tendrás menos probabilidades de desarrollar osteoporosis mientras envejeces.

Factores de riesgo

Una gran cantidad de factores pueden aumentar las probabilidades de desarrollar osteoporosis, entre ellos edad, raza, elecciones de estilo de vida, afecciones y tratamientos.

Riesgos inalterables

Algunos factores de riesgo de la osteoporosis están fuera de tu alcance, entre ellos:

  • El sexo. Las mujeres tienen muchas más probabilidades de desarrollar osteoporosis que los hombres.
  • Edad. A mayor edad, mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.
  • Raza. Los descendientes de blancos y asiáticos tienen más riesgo de desarrollar osteoporosis.
  • Antecedentes familiares. Si uno de tus padres o hermanos tienen osteoporosis, tienes mayor riesgo, especialmente si alguno de tus padres sufrió una fractura de cadera.
  • Tamaño del cuerpo. Los hombres y mujeres con cuerpos pequeños suelen tener mayor riesgo debido a que cuentan con menor masa ósea que los sostenga a medida que envejecen.

Niveles de hormonas

La osteoporosis es más frecuente en las personas que tienen un nivel muy alto o muy bajo de determinadas hormonas en sus cuerpos. Por ejemplo:

  • Hormonas sexuales. Los niveles bajos de las hormonas sexuales suelen debilitar los huesos. La reducción de los niveles de estrógeno en las mujeres menopáusicas es uno de los mayores factores de riesgo de desarrollo de osteoporosis. Los hombres padecen una reducción gradual de los niveles de testosterona a medida que envejecen. Es probable que los tratamientos para el cáncer de próstata que reducen los niveles de testosterona en los hombres y los tratamientos para el cáncer de mama que reducen los niveles de estrógeno en las mujeres aceleren la disminución de la masa ósea.
  • Problemas de tiroides. Un nivel muy alto de la hormona tiroides puede provocar disminución de la masa ósea. Esto puede suceder si tienes hipertiroidismo o si tomas una dosis muy alta de medicamento para la hormona tiroides para tratar el hipotiroidismo.
  • Otras glándulas. La osteoporosis también se asoció con la hiperactividad de las glándulas paratirina y suprarrenales.

Factores de la dieta

Las personas con las siguientes características tienen más probabilidades de desarrollar osteoporosis:

  • Ingesta baja de calcio. Una falta de calcio durante toda la vida cumple una función en el desarrollo de la osteoporosis. Una ingesta baja de calcio contribuye a reducir la densidad ósea, disminuir la masa ósea en una etapa temprana y aumentar el riesgo de fracturas.
  • Trastornos de la alimentación. Restringir de forma considerable la ingesta de alimentos y tener un peso corporal bajo debilita los huesos en hombres y mujeres.
  • Cirugía gastrointestinal. La cirugía para reducir el tamaño del estómago o eliminar parte de los intestinos limita el área disponible para absorber nutrientes, incluido el calcio.

Medicamentos esteroides y de otros tipos

El uso prolongado de medicamentos corticoesteroides orales o inyectados, como prednisona y cortisona, interfiere con el proceso de recomposición ósea. La osteoporosis también se asoció con medicamentos utilizados para combatir o evitar:

  • Convulsiones
  • Reflujo gástrico
  • Cáncer
  • Rechazo de trasplante

Afecciones

El riesgo de desarrollar osteoporosis es mayor en las personas que tienen determinados problemas médicos, entre ellos:

  • Celiaquía
  • Enfermedad intestinal inflamatoria
  • Enfermedad renal o hepática
  • Cáncer
  • Lupus
  • Mieloma múltiple
  • Artritis reumatoide

Elecciones de estilo de vida

Algunas malas costumbres pueden aumentar el riesgo de osteoporosis: Por ejemplo:

  • Estilo de vida sedentario. Las personas que pasan mucho tiempo sentadas tienen mayor riesgo de desarrollar osteoporosis que las personas más activas. Cualquier ejercicio que implique acarrear peso y las actividades que promueven el balance y la buena postura son beneficiosos para los huesos; caminar, correr, saltar, bailar y levantar pesas parecen ser actividades particularmente beneficiosas.
  • Consumo excesivo de alcohol. El consumo regular de más de dos bebidas alcohólicas por día aumenta el riesgo de osteoporosis.
  • Consumo de tabaco. Aún no se estableció de forma clara la función exacta que cumple el tabaco en la osteoporosis, pero se demostró que el tabaco contribuye a debilitar los huesos.

Unchangeable risks

Some risk factors for osteoporosis are out of your control, including:

  • Your sex. Women are much more likely to develop osteoporosis than are men.
  • Age. The older you get, the greater your risk of osteoporosis.
  • Race. You're at greatest risk of osteoporosis if you're white or of Asian descent.
  • Family history. Having a parent or sibling with osteoporosis puts you at greater risk, especially if your mother or father fractured a hip.
  • Body frame size. Men and women who have small body frames tend to have a higher risk because they might have less bone mass to draw from as they age.

Hormone levels

Osteoporosis is more common in people who have too much or too little of certain hormones in their bodies. Examples include:

  • Sex hormones. Lowered sex hormone levels tend to weaken bone. The reduction of estrogen levels in women at menopause is one of the strongest risk factors for developing osteoporosis.

    Men have a gradual reduction in testosterone levels as they age. Treatments for prostate cancer that reduce testosterone levels in men and treatments for breast cancer that reduce estrogen levels in women are likely to accelerate bone loss.

  • Thyroid problems. Too much thyroid hormone can cause bone loss. This can occur if your thyroid is overactive or if you take too much thyroid hormone medication to treat an underactive thyroid.
  • Other glands. Osteoporosis has also been associated with overactive parathyroid and adrenal glands.

Dietary factors

Osteoporosis is more likely to occur in people who have:

  • Low calcium intake. A lifelong lack of calcium plays a role in the development of osteoporosis. Low calcium intake contributes to diminished bone density, early bone loss and an increased risk of fractures.
  • Eating disorders. Severely restricting food intake and being underweight weakens bone in both men and women.
  • Gastrointestinal surgery. Surgery to reduce the size of your stomach or to remove part of the intestine limits the amount of surface area available to absorb nutrients, including calcium. These surgeries include those to help you lose weight and for other gastrointestinal disorders.

Medical conditions

The risk of osteoporosis is higher in people who have certain medical problems, including:

  • Celiac disease
  • Inflammatory bowel disease
  • Kidney or liver disease
  • Cancer
  • Lupus
  • Multiple myeloma
  • Rheumatoid arthritis

Lifestyle choices

Some bad habits can increase your risk of osteoporosis. Examples include:

  • Sedentary lifestyle. People who spend a lot of time sitting have a higher risk of osteoporosis than do those who are more active. Any weight-bearing exercise and activities that promote balance and good posture are beneficial for your bones, but walking, running, jumping, dancing and weightlifting seem particularly helpful.
  • Excessive alcohol consumption. Regular consumption of more than two alcoholic drinks a day increases your risk of osteoporosis.
  • Tobacco use. The exact role tobacco plays in osteoporosis isn't clear, but it has been shown that tobacco use contributes to weak bones.

Complicaciones

Las fracturas de huesos, en particular en la columna vertebral o las caderas, son las complicaciones más graves de la osteoporosis. Las fracturas en las caderas suelen provocarse en una caída y pueden tener como resultado una discapacidad e, incluso, un mayor riesgo de muerte durante el primer año posterior a la lesión.

En algunos casos, las fracturas en la columna vertebral pueden producirse incluso sin una caída. Las vértebras, o sea los huesos que forman la columna vertebral, pueden debilitarse al punto de una contracción, que puede resultar en dolores de espalda, reducción en la estatura y una postura inclinada hacia adelante.

Prevención

Una buena nutrición y hacer ejercicio regularmente son esenciales para mantener los huesos sanos durante toda la vida.

Proteína

La proteína es uno de los elementos fundamentales de los huesos. Mientras la mayoría de las personas ingieren una gran cantidad de proteína en sus dietas, algunas no lo hacen. Los vegetarianos y los veganos pueden obtener suficiente proteína en sus dietas si buscan intencionalmente las fuentes adecuadas, como los granos de soja, los frutos secos, las legumbres, y los lácteos y los huevos si están permitidos Los adultos mayores también pueden ingerir menos proteínas por distintas razones. Suplementar las proteínas es una opción.

Peso corporal

Pesar menos de lo debido aumenta las posibilidades de disminución de la masa ósea y de las fracturas. Ahora se sabe que el exceso de peso aumenta el riesgo de fracturas en los brazos y muñecas. De tal manera, mantener un peso corporal adecuado es tan bueno para los huesos como lo es para la salud en general.

Calcio

Los hombres y las mujeres de 18 a 50 años necesitan 1000 miligramos de calcio por día. Esta cantidad diaria aumenta a 1200 miligramos cuando las mujeres cumplen los 50 años y los hombres, los 70. Las buenas fuentes de calcio incluyen:

  • Productos lácteos con bajo contenido de grasa
  • Vegetales de hojas verdes oscuras
  • Salmón enlatado o sardinas con huesos
  • Productos de soja, como tofu
  • Cereales y jugo de naranja fortificados con calcio

Si encuentras difícil ingerir suficiente calcio en tu dieta, considera tomar suplementos. Sin embargo, se ha asociado el consumo excesivo de calcio con los cálculos renales. Si bien todavía no está claro, algunos expertos sugieren que demasiado calcio, especialmente en suplementos, puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. El Institute of Medicine (Instituto de Medicina) recomienda que la ingesta total de calcio, de suplementos y dieta combinados, no debe ser superior a los 2000 miligramos diarios para las personas mayores de 50 años.

Vitamina D

La vitamina D mejora la capacidad del cuerpo para absorber el calcio y mejora la salud ósea de otras maneras. Se puede recibir cantidades adecuadas de vitamina D de la luz solar, pero este no es un buen recurso si vives en una latitud alta, si estás confinado al hogar, o si usas protector solar regularmente o evitas el sol totalmente debido al riesgo de cáncer de piel.

Los científicos aún no conocen con precisión la dosis diaria óptima de vitamina D para cada persona. Un buen punto de partida para los adultos es 600 a 800 unidades internacionales (UI) por día, a través de alimentos o suplementos. Para las personas sin otras fuentes de vitamina D y especialmente, con limitada exposición al sol, puede ser necesario un suplemento. La mayoría de los productos multivitamínicos contienen entre 600 y 800 UI de vitamina D. Hasta 4000 UI de vitamina D por día es seguro para la mayoría de las personas.

Ejercicio

Hacer ejercicio puede ayudarte a formar huesos fuertes y retardar la disminución de la masa ósea. Los ejercicios pueden beneficiar tus huesos sin importar cuándo comiences a hacerlos, pero lo mejor será si comienzas a ejercitarte regularmente de joven y continúas haciéndolo durante toda la vida.

Combina ejercicios de entrenamiento de fuerza con ejercicios de equilibrio y de soporte de peso. El entrenamiento de fuerza ayuda a fortalecer los músculos y los huesos de los brazos y la parte superior de la columna vertebral, y los ejercicios de soporte de peso — como caminar, hacer jogging, correr, subir escaleras, saltar una soga, hacer esquí y practicar deportes de impacto — ayudan principalmente a los huesos de las piernas, las caderas y la parte baja de la columna vertebral. Los ejercicios de equilibrio como el taichí ayudan a reducir el riesgo de caídas especialmente al envejecer.

Nadar, andar en bicicleta y ejercitarse con máquinas como los elípticos pueden proporcionar un buen trabajo cardiovascular, pero no son tan beneficiosos para mejorar la salud ósea.

Protein

Protein is one of the building blocks of bone. However, there's conflicting evidence about the impact of protein intake on bone density.

Most people get plenty of protein in their diets, but some do not. Vegetarians and vegans can get enough protein in the diet if they intentionally seek suitable sources, such as soy, nuts, legumes, seeds for vegans and vegetarians, and dairy and eggs for vegetarians.

Older adults might eat less protein for various reasons. If you think you're not getting enough protein, ask your doctor if supplementation is an option.

Body weight

Being underweight increases the chance of bone loss and fractures. Excess weight is now known to increase the risk of fractures in your arm and wrist. As such, maintaining an appropriate body weight is good for bones just as it is for health in general.

Calcium

Men and women between the ages of 18 and 50 need 1,000 milligrams of calcium a day. This daily amount increases to 1,200 milligrams when women turn 50 and men turn 70.

Good sources of calcium include:

  • Low-fat dairy products
  • Dark green leafy vegetables
  • Canned salmon or sardines with bones
  • Soy products, such as tofu
  • Calcium-fortified cereals and orange juice

If you find it difficult to get enough calcium from your diet, consider taking calcium supplements. However, too much calcium has been linked to kidney stones. Although yet unclear, some experts suggest that too much calcium especially in supplements can increase the risk of heart disease.

The Health and Medicine Division of the National Academies of Sciences, Engineering and Medicine (formerly the Institute of Medicine) recommends that total calcium intake, from supplements and diet combined, should be no more than 2,000 milligrams daily for people older than 50.

Vitamin D

Vitamin D improves your body's ability to absorb calcium and improves bone health in other ways. People can get some of their vitamin D from sunlight, but this might not be a good source if you live in a high latitude, if you're housebound, or if you regularly use sunscreen or avoid the sun because of the risk of skin cancer.

To get enough vitamin D to maintain bone health, it's recommended that adults ages 51 to 70 get 600 international units (IU) and 800 IU a day after age 70 through food or supplements.

People without other sources of vitamin D and especially with limited sun exposure might need a supplement. Most multivitamin products contain between 600 and 800 IU of vitamin D. Up to 4,000 IU of vitamin D a day is safe for most people.

Exercise

Exercise can help you build strong bones and slow bone loss. Exercise will benefit your bones no matter when you start, but you'll gain the most benefits if you start exercising regularly when you're young and continue to exercise throughout your life.

Combine strength training exercises with weight-bearing and balance exercises. Strength training helps strengthen muscles and bones in your arms and upper spine. Weight-bearing exercises — such as walking, jogging, running, stair climbing, skipping rope, skiing and impact-producing sports — affect mainly the bones in your legs, hips and lower spine. Balance exercises such as tai chi can reduce your risk of falling especially as you get older.

Swimming, cycling and exercising on machines such as elliptical trainers can provide a good cardiovascular workout, but they don't improve bone health.

July 07, 2016
References
  1. Handout on health: Osteoporosis. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Bone/Osteoporosis/osteoporosis_hoh.asp. Accessed May 11, 2016.
  2. Goldman L, et al., eds. Osteoporosis. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 11, 2016.
  3. Firestein GS, et al. Metabolic bone disease. In: Kelley's Textbook of Rheumatology. 9th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2013. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 11, 2016.
  4. Ferri FF. Osteoporosis. In: Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 11, 2016.
  5. AskMayoExpert. Osteoporosis treatment. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  6. Lawson EA, et al. Anorexia nervosa: Endocrine complications and their management. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 11, 2016.
  7. Kleerekoper M. Screening for osteoporosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 11, 2016.
  8. Rosen HN. The use of bisphosphonates in postmenopausal women with osteoporosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 12, 2016.
  9. Finkelstein JS. Treatment of osteoporosis in men. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 12, 2016.
  10. Rosen HN. Risks of bisphosphonate therapy in patients with osteoporosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 12, 2016.
  11. FRAX: WHO fracture risk assessment tool. World Health Organization. http://www.shef.ac.uk/FRAX/tool.jsp?locationValue=9. Accessed May 12, 2016.
  12. Calcium. Office of Dietary Supplements. National Institutes of Health. http://ods.od.nih.gov/factsheets/Calcium-HealthProfessional. Accessed May 12, 2016.
  13. Vitamin D. Office of Dietary Supplements. National Institutes of Health. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-HealthProfessional. Accessed May 12, 2016.
  14. Natural medicines in the clinical management of osteoporosis. Natural Medicines. https://naturalmedicines.therapeuticresearch.com/. Accessed May 12, 2016.
  15. Kurt Kennel (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 24, 2016.
  16. Ross AC, et al. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D. Institute of Medicine. Washington, DC: National Academies Press; 2011. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK56070.