Osteoporosis: ¿cuáles son tus riesgos?

Algunos factores de riesgo de osteoporosis, como la edad avanzada, no se pueden cambiar. Pero otros son cosas que puedes controlar.

Tal vez no creas que los huesos están vivos, pero lo están. Cada día, tu cuerpo desgasta el tejido óseo existente y lo reemplaza con tejido óseo nuevo. Sin embargo, a medida que envejeces, la proporción se vuelve desigual: se pierde más tejido óseo del que se gana. Si se pierde demasiado, entonces puedes padecer la enfermedad ósea llamada osteoporosis.

La osteoporosis puede hacer que los huesos se debiliten, se vuelvan quebradizos y tiendan a romperse. Debido a la pérdida de tejido óseo, los huesos que antes eran compactos y fuertes pueden ser incapaces de soportar el esfuerzo de una actividad normal, como agacharse o toser. Las fracturas relacionadas con la osteoporosis ocurren con mayor frecuencia en la columna vertebral, la muñeca y la cadera. Además de las fracturas óseas, la osteoporosis puede producir dolor óseo, pérdida de estatura y postura encorvada. Todos estos síntomas pueden generar sentimientos de ansiedad y depresión.

Nadie puede decir con seguridad qué personas padecerán osteoporosis. Pero la investigación ha revelado lo que hace que algunas personas tengan más probabilidades que otras de padecerla. Por eso es importante ser consciente de los factores de riesgo y de lo que puede hacer al respecto.

Aspectos básicos de la salud ósea

En términos generales, el riesgo de desarrollar osteoporosis y ser más propenso a sufrir fracturas óseas depende de la salud de sus huesos: el tamaño y la fortaleza de sus huesos y la condición de su tejido óseo. La salud ósea es el resultado de qué tan bien se desarrolló su esqueleto durante la niñez y la adultez temprana, así como su masa ósea máxima, es decir, la cantidad máxima de tejido óseo que usted tiene. La mayoría de las personas alcanzan la masa ósea máxima entre los 20 y los 30 años de edad. La salud ósea también se ve afectada por la rapidez con que se pierde la masa ósea a medida que uno envejece.

Factores de riesgo que no se pueden cambiar

Algunos factores de riesgo para la osteoporosis, como la edad y los antecedentes familiares, no son cosas que puedas controlar. Pero el solo hecho de estar en riesgo no significa que contraerás la enfermedad. Puede controlar tu salud ósea para detectar signos tempranos de pérdida ósea anormal y tomar medidas para prevenir la osteoporosis o retrasar su desarrollo.

Estos son los factores de riesgo frecuentes de la osteoporosis:

La edad. Cuanta más edad tengas, más probabilidades tendrás de desarrollar osteoporosis y de quebrarte un hueso a causa de esto. Una vez que hayas alcanzado el pico de masa ósea, es normal comenzar a perder un pequeño porcentaje de masa ósea al año. Esto sucede porque la formación de hueso nuevo disminuye con la edad, mientras que la descomposición del hueso permanece igual o aumenta. La estructura interna de los huesos también comienza a debilitarse, y la capa externa se hace más delgada.

El sexo. Las mujeres generalmente tienen una masa ósea máxima más baja que los hombres. Las mujeres también tienden a vivir más tiempo. Entonces, en efecto, las mujeres tienen menos hueso que perder pero más tiempo para perderlo. Además, durante la menopausia, las mujeres experimentan una caída de los niveles de estrógeno, que generalmente acelera la pérdida ósea. La osteoporosis es más frecuente en las mujeres posmenopáusicas.

Origen étnico. Los caucásicos y los asiáticos tienen un mayor riesgo de osteoporosis; los hispanos y los nativos americanos parecen tener un riesgo intermedio, mientras que los afroamericanos tienen el riesgo más bajo. Estos distintos niveles de riesgo se basan en parte en las diferencias en la masa ósea y la densidad ósea.

La genética. Los antecedentes familiares son un fuerte indicador de baja masa ósea. Si tu madre, hermana, abuela o tía tiene osteoporosis, tú tienes un mayor riesgo. Pero recuerda que tener antecedentes familiares de baja masa ósea no significa automáticamente que te sucederá lo mismo. Al tomar medidas para reducir el riesgo, la osteoporosis se puede prevenir.

Tamaño del cuerpo. Los hombres y las mujeres con cuerpo pequeño suelen tener mayor riesgo debido a que cuentan con menor masa ósea que los sostenga a medida que envejecen.

Factores de riesgo relacionados con la salud

Las circunstancias de salud individuales, incluidos las afecciones y los medicamentos, pueden influir en el riesgo de osteoporosis.

Maternidad. El embarazo fortalece los huesos al elevar los niveles de estrógeno y aumentar el peso. La densidad ósea disminuye lentamente durante el embarazo y más rápidamente durante el amamantamiento del bebé, pero esta pérdida ósea se recupera dentro de los seis meses después de dejar de amamantar en la mayoría de las mujeres.

Medicamentos. Ciertos medicamentos pueden acelerar la pérdida ósea y aumentar tu riesgo de osteoporosis. Si tomas cualquiera de los siguientes medicamentos, entonces habla con tu profesional de atención médica acerca de lo que puedes hacer para contrarrestar sus efectos sobre la salud ósea.

  • Medicamentos corticosteroides. El uso a largo plazo de corticosteroides, incluidos prednisona (Rayos), cortisona, prednisolona (Orapred, Prelone, otros) y dexametasona (Maxidex, Tobradex, otros), disminuye la masa ósea. Si tomas uno de estos medicamentos durante más de unas pocas semanas, entonces tu médico probablemente controlará tu densidad ósea y te recomendará medidas preventivas.
  • Anticonvulsivos. Si tomas un medicamento para controlar las convulsiones (anticonvulsivos) durante un largo periodo, entonces tu hígado comienza a metabolizar la vitamina D de una manera que causa una deficiencia de la vitamina. Si tomas un medicamento anticonvulsivo, como fenobarbital (Lumina), carbamazepina (Carbatrol, Tegretol, otros) o fenitoína (Dilantin, Phenytek, otros), entonces tu profesional de atención médica te puede recomendar suplementos de vitamina D y calcio.
  • Medicamentos para la tiroides. Cuando se usan en cantidades excesivas, los medicamentos para la tiroides, como la levotiroxina (Synthroid, Tirosint, otros) pueden causar niveles sanguíneos altos de hormona tiroidea que aceleran la pérdida ósea.
  • Diuréticos. Estos medicamentos previenen la acumulación de líquido en el cuerpo. Pero al hacerlo, ciertos diuréticos pueden hacer que los riñones excreten demasiado calcio, lo que provoca que los huesos se debiliten.
  • Otros medicamentos. Ciertos anticoagulantes, como la heparina, pueden causar pérdida ósea cuando se usan durante un periodo prolongado. También pueden hacerlo los inhibidores de la aromatasa, una clase de medicamentos utilizados para tratar el cáncer de mama, y los medicamentos que se utilizan para tratar la endometriosis y el cáncer de próstata (agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina).

Afecciones. Ciertas afecciones pueden aumentar el riesgo de osteoporosis al retardar la formación ósea o acelerar la descomposición ósea. Por ejemplo:

  • Trastornos endocrinos, como hipogonadismo, tiroides hiperactiva (hipertiroidismo), hiperparatiroidismo, síndrome de Cushing y diabetes
  • Trastornos gastrointestinales, incluidos enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa y trastornos hepáticos como la cirrosis biliar primaria
  • Artritis reumatoide
  • Ausencia de ciclos menstruales o ciclos menstruales poco frecuentes en mujeres en edad fértil

Cirugía gastrointestinal. La cirugía para reducir el tamaño del estómago o para extirpar parte del intestino limita la capacidad de estos órganos para absorber nutrientes, incluido el calcio.

Factores de riesgo que puedes cambiar

Si bien los riesgos pueden parecer desalentadores, es importante darse cuenta de que hay algunos factores de riesgo para la osteoporosis que puedes controlar. Nunca es demasiado tarde para hacer algo con respecto a la salud de tus huesos.

Bajo consumo de calcio y vitamina D. La falta de calcio de por vida juega un papel importante en el desarrollo de la osteoporosis. Una dieta baja en calcio contribuye a la disminución de la densidad ósea, la pérdida ósea temprana y un mayor riesgo de fracturas. Debido a que la vitamina D es esencial para la absorción de calcio, los niveles crónicamente bajos pueden contribuir a la osteoporosis. Algunos estudios sugieren que una gran parte de la población de EE. UU. puede tener niveles bajos de vitamina D. Pero los datos son difíciles de interpretar, ya que la definición de lo que constituye una deficiencia puede variar. Aun así, es una buena idea que te controles tu nivel de vitamina D si te encuentras en una de las categorías de mayor riesgo de deficiencia.

Trastornos de la alimentación. La restricción severa de la ingesta de alimentos y el bajo peso pueden debilitar los huesos.

Falta de actividad física. La actividad física regular es clave para prevenir la osteoporosis y las fracturas. La falta de ejercicio acelera la pérdida ósea; mientras que, los ejercicios con pesas como caminar y entrenamiento de resistencia pueden aumentar o al menos mantener la densidad ósea a cualquier edad.

Tabaquismo. Aquí hay otra buena razón para dejar de fumar: fumar es malo para los huesos. Fumar interfiere con la producción de estrógeno y testosterona, que son necesarios para desarrollar los huesos. Fumar también interrumpe la absorción de calcio.

Consumo de alcohol. El alcohol proporciona un doble impacto a tus huesos, poniendo un freno a la formación de huesos y estimulando el proceso de pérdida de hueso. Si eliges beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años y menores.

June 20, 2019 See more In-depth