Tratamiento convencional para la osteoporosis

Los medicamentos para la osteoporosis pueden retardar o incluso revertir la progresión de la enfermedad y ayudar a prevenir las fracturas óseas.

Un diagnóstico de osteoporosis puede ser atemorizante. Quizás te preguntes si podrás seguir el ritmo de las actividades diarias o si tendrás que vivir con huesos rotos o cambios en tu aspecto.

Ten la seguridad de que nunca es demasiado tarde para hacer algo con respecto a la salud de los huesos. Nunca es demasiado tarde para detener el avance de la osteoporosis. El tratamiento puede reducir o incluso revertir el avance de la enfermedad. El objetivo es mantener una buena salud ósea para garantizar un bajo riesgo de fractura.

Los comportamientos saludables, como obtener suficiente calcio y vitamina D y ser físicamente activos, son componentes clave de cualquier plan para prevenir o tratar la osteoporosis. Pero estas medidas por sí solas podrían no compensar completamente la pérdida ósea debida al envejecimiento.

Aquí es donde entran en juego los medicamentos para mejorar la salud de los huesos. En las últimas décadas, el desarrollo de estos medicamentos ha ayudado a transformar la osteoporosis en una condición tratable.

Tu médico puede recetarte un medicamento para prevenir o tratar la osteoporosis si:

  • Te diagnosticaron osteoporosis
  • Tienes una baja densidad ósea (osteopenia), eres posmenopáusica o tiene otros factores de riesgo para la osteoporosis
  • Presentas una pérdida ósea continua o una fractura, aunque seas físicamente activo y obtengas suficiente calcio y vitamina D

Tú y tu profesional de la salud ahora tienen una variedad de opciones para elegir con el fin de proporcionar el medicamento más efectivo para satisfacer tus necesidades individuales. Aquí se muestran las opciones.

Bisfosfonatos

Estos son los medicamentos para la osteoporosis más recetados. Los bifosfonatos inhiben la descomposición ósea, preservan la masa ósea y aumentan la densidad ósea en la columna vertebral y la cadera.

Los bifosfonatos se pueden tomar en forma de píldoras diariamente, semanalmente o mensualmente. O bien, puedes recibir una inyección una vez algunos pocos meses o una vez al año, dependiendo del medicamento. Los bifosfonatos incluyen:

  • Alendronato (Fosamax)
  • Risedronato (Actonel, Atelvia)
  • Ibandronato (Boniva)
  • Ácido zoledrónico (Reclast, Zometa)

Los efectos secundarios más comunes de los bifosfonatos orales son la acidez estomacal y el dolor abdominal causado por la irritación del esófago o el estómago. Los medicamentos intravenosos no causan malestar gastrointestinal.

Los bifosfonatos también se han relacionado con dos problemas poco frecuentes pero graves: la osteonecrosis de la mandíbula y un tipo inusual de fractura en el hueso superior del muslo (fractura femoral atípica). La osteonecrosis de la mandíbula se desarrolla cuando el hueso de la mandíbula no cicatriza después de una lesión menor, como la extracción de un diente. El hueso queda expuesto y comienza a debilitarse y a morir, causando dolor y una posible infección. El riesgo de efectos secundarios graves es muy bajo, y para la mayoría de las personas el beneficio del tratamiento supera el riesgo.

Los bifosfonatos son más efectivos cuando se toman con cantidades adecuadas de calcio y vitamina D. Las personas a las que generalmente se les receta un medicamento con bifosfonato tienen más probabilidades de tener deficiencia de vitamina D. Es importante evaluar los niveles de calcio y vitamina D antes de comenzar el tratamiento.

Teriparatida

Este medicamento modifica químicamente la hormona paratiroidea (PTH) del cuerpo. La PTH juega un papel crítico en el ciclo de remodelación ósea y en el mantenimiento del equilibrio de calcio en el torrente sanguíneo.

El medicamento teriparatida (Forteo) genera hueso nuevo. Ha sido aprobado para el tratamiento de mujeres y varones con formas graves de osteoporosis, incluidos aquellos que están en alto riesgo de fracturas o que no han respondido bien a otras formas de tratamiento. Se administra por autoinyección diaria.

En estudios en animales, se ha producido un pequeño aumento de tumores óseos cancerosos con grandes dosis de teriparatida. No se cree que los humanos tengan el mismo riesgo. Pero debido a que la efectividad y seguridad a largo plazo del medicamento no se conocen, el tratamiento generalmente no continúa por más de dos años. Después de dos años de tratamiento con teriparatida, generalmente se prescribe otro medicamento para la osteoporosis para mantener el crecimiento del nuevo hueso.

Denosumab

El denosumab (Prolia) se usa para tratar la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas que tienen un mayor riesgo de fractura, así como en mujeres u hombres que no pueden tomar o no respondieron a otros medicamentos para la osteoporosis.

Este medicamento funciona desacelerando el proceso de descomposición de los huesos. Se administra por inyección cada seis meses. Los efectos secundarios frecuentes incluyen irritación de la piel, dolor de espalda y dolor de otros huesos, músculos o articulaciones. Las personas que reciben denosumab también deben tomar suplementos de calcio y vitamina D para compensar la disminución de los niveles de calcio.

Raloxifeno

El raloxifeno (Evista) pertenece a una clase de medicamentos llamados moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (SERM). El raloxifeno imita los efectos beneficiosos del estrógeno sobre la densidad ósea en mujeres posmenopáusicas, sin algunos de los riesgos asociados con el estrógeno.

El medicamento reduce la pérdida ósea y previene las fracturas de la columna vertebral, pero no es tan efectivo como otros medicamentos para la osteoporosis para prevenir las fracturas de cadera. El raloxifeno se toma como un comprimido una vez al día. El efecto secundario más frecuente son los sofocos. El medicamento también aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos.

Calcitonina

La calcitonina es una hormona producida en la glándula tiroides. Una forma sintética de calcitonina (Miacalcin) está aprobada para tratar, pero no prevenir, la osteoporosis posmenopáusica. Al igual que los bifosfonatos y el raloxifeno, la calcitonina actúa disminuyendo la degradación ósea. Por lo general, se administra como un aerosol nasal, pero también se puede administrar con una inyección.

Este medicamento es más seguro pero menos efectivo que otros medicamentos para la osteoporosis. Por ese motivo, se considera una de las últimas opciones de tratamiento. Los efectos secundarios de la forma inyectable incluyen náuseas, irritación en el lugar de la inyección, aumento de la micción y enrojecimiento de la cara y las manos. Los únicos efectos secundarios del aerosol nasal son irritación nasal y dolor de cabeza.

Cómo aprovechar al máximo el tratamiento

Si el profesional de la salud te receta un medicamento para la osteoporosis, entonces la clave es tomarlo como se recomienda. Para aprovechar al máximo tu medicamento también es importante hacer ejercicio regularmente y obtener suficiente calcio y vitamina D.

June 20, 2019 See more In-depth