Las complicaciones de la osteomielitis pueden ser:

  • Muerte ósea (osteonecrosis). Una infección en los huesos puede impedir la circulación de la sangre dentro del hueso afectado, lo cual puede producir muerte ósea. El hueso se puede sanar después de una cirugía para extraer pequeñas partes del hueso muerto. Sin embargo, si la mayor parte del hueso ha sufrido muerte ósea, es posible que necesites someterte a cirugía para que te extraigan la extremidad (amputen) y así evitar que se propague la infección.
  • Artritis séptica. En algunos casos, la infección dentro de los huesos puede propagarse a una articulación cercana.
  • Alteración del crecimiento. En los niños, la ubicación más frecuente de la osteomielitis abarca las zonas más blandas, llamadas «cartílagos de crecimiento», que se ubican en cualquiera de los extremos de los huesos largos de los brazos y las piernas. Es posible que el crecimiento normal se vea interrumpido en los huesos infectados.
  • Cáncer de piel. Si la osteomielitis ha dado como resultado una llaga que segrega pus, la piel circundante tiene un mayor riesgo de desarrollar carcinoma espinocelular.
Sept. 25, 2015