Las bacterias Staphylococcus, los tipos de gérmenes que normalmente se encuentran en la piel o en la nariz de las personas sanas, provocan la mayoría de los casos de osteomielitis.

Los gérmenes pueden ingresar al hueso de diferentes formas, tales como:

  • El torrente sanguíneo. Los gérmenes que están en otras partes del cuerpo (por ejemplo, en los pulmones por una neumonía o en la vejiga por una infección de las vías urinarias) pueden desplazarse por el torrente sanguíneo y llegar a un lugar debilitado del hueso. En los niños, la osteomielitis aparece, con mayor frecuencia, en las zonas más blandas, llamadas «cartílagos de crecimiento», en ambos extremos de los huesos largos de los brazos y las piernas.
  • Tejido infectado o una articulación protésica infectada. Las heridas punzantes extensas pueden llevar los gérmenes al interior del cuerpo. Si una herida con estas características se infecta, los gérmenes pueden diseminarse a un hueso cercano.
  • Heridas abiertas. Si tuviste una quebradura grave y parte del hueso atravesó la piel, los gérmenes pueden ingresar al cuerpo. Las cirugías para reemplazar articulaciones o reparar fracturas también pueden producir contaminación directa.
Sept. 25, 2015