Diagnóstico

La osteomalacia puede ser difícil de diagnosticar. Para identificar la causa de la osteomalacia y descartar otros trastornos óseos, como la osteoporosis, es posible que te realicen una o más de las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre y de orina. Ayudan a detectar niveles bajos de vitamina D, así como problemas con el calcio y el fósforo.
  • Radiografías. Las grietas leves en los huesos que se ven en las radiografías son una característica de la osteomalacia.
  • Biopsia ósea. Con el uso de anestesia general, el médico introduce una aguja delgada a través de la piel dentro del hueso pélvico de la cadera para extraer una pequeña muestra de hueso. Si bien la biopsia ósea es precisa para detectar la osteomalacia, no suele ser necesaria para hacer el diagnóstico.

Tratamiento

Por suerte, obtener suficiente vitamina D a través de los suplementos orales durante varias semanas o meses puede curar la osteomalacia. Por lo general, para mantener niveles normales de vitamina D en sangre, debes seguir tomando los suplementos.

El proveedor de atención médica también podría recomendarte que aumentes el consumo de calcio o fósforo, ya sea a través de suplementos o mediante la alimentación. Tratar cualquier enfermedad que afecte al metabolismo de la vitamina D, como las enfermedades renales o hepáticas, o los niveles bajos de fosfato, suele ayudar a mejorar los signos y síntomas de la osteomalacia.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por consultar con el profesional de atención médica primaria, quien podría derivarte a un médico que se especialice en enfermedades de las articulaciones y de los músculos (reumatólogo) o a uno que se especialice en trastornos óseos metabólicos (endocrinólogo).

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso los que parezcan no estar relacionados con el motivo de la consulta, y cuándo comenzaron
  • Tu información personal más importante, incluso otras enfermedades que tengas y la historia clínica de tu familia
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y otros suplementos que tomes, incluidas sus dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

En el caso de la osteomalacia, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Debo cambiar mi dieta o mi estilo de vida?
  • ¿Hay riesgos de que esta enfermedad tenga complicaciones a largo plazo?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te pregunte lo siguiente:

  • ¿Dónde sientes dolor?
  • ¿Cuándo comenzó el dolor? ¿Ha empeorado?
  • ¿Hay alguna zona que te duela al tacto?
  • ¿El dolor es constante o intermitente?
  • ¿Hay algo que mejore o que empeore los síntomas?
  • ¿Alguna vez te realizaron una cirugía de bypass gástrico o una cirugía intestinal?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta ahora, si es que intentaste alguno? ¿Alguno ha sido de ayuda?