Según la articulación que esté afectada, los signos y síntomas de la osteocondritis disecante pueden comprender:

  • Dolor. Este es el síntoma más frecuente de la osteocondritis disecante y puede desencadenarse por la actividad física, subir escaleras, escalar una montaña o hacer deportes.
  • Hinchazón y sensibilidad. La piel que rodea la articulación puede estar hinchada y sensible.
  • Articulaciones trabadas o con chasquidos. Si, durante un movimiento, un fragmento suelto queda atrapado entre los huesos, la articulación podría hacer chasquidos o trabarse en una posición.
  • Debilidad articular. Podrías tener la sensación de que tu articulación se está «aflojando» o debilitando.
  • Disminución de la amplitud de movimiento. Podrías perder la capacidad de enderezar por completo el miembro afectado.

Cuándo consultar al médico

Si tienes una inflamación o un dolor persistente en la rodilla, el codo u otra articulación, consulta con tu médico. Otros signos y síntomas que deberían motivar una visita inmediata a tu médico son las articulaciones hinchadas o una incapacidad para mover una articulación en su amplitud de movimiento completa.

July 09, 2015