Descripción general

La artrosis es la forma más frecuente de artritis y afecta a millones de personas en todo el mundo. Se produce cuando el cartílago protector que se encuentra en los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo.

Si bien la artrosis puede dañar cualquier articulación del cuerpo, el trastorno afecta con más frecuencia las articulaciones de las manos, las rodillas, la cadera y la columna vertebral.

Habitualmente, los síntomas de la artrosis pueden controlarse de forma eficaz, si bien el proceso subyacente no puede revertirse. Estar activo, mantener un peso saludable y hacer otros tratamientos pueden retrasar el progreso de la enfermedad, y ayudar a mejorar el dolor y el funcionamiento de las articulaciones.

Síntomas

Los síntomas de la artrosis generalmente se presentan lentamente y empeoran con el tiempo. Los signos y síntomas de la artrosis incluyen:

  • Dolor. Tu articulación te puede doler mientras está en movimiento o después de realizar movimientos.
  • Dolor con la palpación. Puedes sentir un dolor en la articulación cuando aplicas una leve presión.
  • Rigidez. La rigidez articular puede ser más notable cuando te despiertas a la mañana o después de un período de inactividad.
  • Pérdida de flexibilidad. Es posible que no puedas mover tu articulación en toda su amplitud de movimiento.
  • Sensación chirriante. Puedes oír o sentir una sensación chirriante cuando usas la articulación.
  • Osteofitos. Estos trocitos de hueso extra, que se sienten como bultos duros, se pueden formar alrededor de la articulación afectada.

Cuándo consultar al médico

Si tienes dolor o rigidez articular que no cede, pide una consulta con tu médico.

Causas

La osteoartritis se manifiesta cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos de tus articulaciones se deteriora gradualmente. El cartílago es un tejido firme, deslizante que permite un movimiento articular casi sin fricción.

En la osteoartritis, la superficie resbaladiza del cartílago se torna áspera. Con el tiempo, si el cartílago se desgasta completamente, puedes tener una fricción ósea.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de artrosis se incluyen los siguientes:

  • Edad adulta avanzada. El riesgo de artrosis aumenta con la edad.
  • El sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artrosis, aunque no se sabe con certeza por qué.
  • Obesidad. Llevar peso corporal adicional contribuye a la artrosis de muchas maneras, y mientras más pesas, más riesgo tienes. Un mayor peso significa mayor tensión sobre las articulaciones que sostienen el peso, como las caderas y rodillas. Asimismo, el tejido graso produce proteínas que pueden provocar inflamaciones dolorosas en las articulaciones y alrededor de ellas.
  • Lesiones en las articulaciones. Las lesiones, como las que se producen cuando practicas deportes o sufres accidentes, pueden aumentar el riesgo de artrosis. Incluso las lesiones que ocurrieron hace muchos años y parecen haber sanado pueden aumentar el riesgo de artrosis.
  • Ciertos tipos de trabajo. Si tu trabajo incluye tareas que suponen una tensión repetitiva sobre una articulación en particular, esa articulación podría desarrollar artrosis con el paso del tiempo.
  • Genética. Algunas personas heredan una tendencia a desarrollar artrosis.
  • Deformidades en los huesos. Algunas personas nacen con articulaciones o cartílagos anómalos, lo que puede aumentar el riesgo de artrosis.

Complicaciones

Osteoarthritis is a degenerative disease that worsens over time. Joint pain and stiffness may become severe enough to make daily tasks difficult.

Some people are no longer able to work. When joint pain is this severe, doctors may suggest joint replacement surgery.