¿Las personas mayores pueden tomar medicamentos que contienen opioides sin riesgos, como la hidrocodona (Vicodin) y la oxicodona (Percocet), para controlar el dolor de la artritis?

Respuesta de Paul Y. Takahashi, M.D.

Los opioides no son la primera opción para tratar afecciones crónicas, como la artritis. Además de usarse para aliviar el dolor oncológico, los opioides se reservan con más frecuencia para el alivio del dolor a corto plazo, como en el caso de los dolores posteriores a lesiones o cirugías.

Cuando los dolores de la artritis no disminuyen con otros métodos, pueden recetarse opioides. Sin embargo, la seguridad y la eficacia son un problema.

Es posible que los opioides no mejoren el cuadro. Incluso cuando dan buenos resultados, en general, las personas presentan tolerancia a los analgésicos opioides con el tiempo, de modo que el efecto puede disminuir después de tomar la misma dosis durante varios meses.

Los opioides presentan riesgos que pueden ser muy graves para las personas mayores; entre ellos, los siguientes:

  • Sedación y confusión mental. Los opioides pueden causar somnolencia u obnubilación, lo que puede incrementar drásticamente el riesgo de sufrir caídas y fracturas a causa de estas.
  • Respiración alterada. Consumir dosis mayores de opioides puede generar patrones de respiración superficial o más lenta, especialmente durante el sueño.
  • Problemas del corazón. Algunos opioides aumentan el riesgo de sufrir ataques cardíacos o insuficiencia cardíaca.
  • Estreñimiento. Muchos adultos mayores ya tienen este problema, y los opioides generalmente lo empeoran.
  • Náuseas. En general, los opioides provocan náuseas que pueden dificultar el hecho de mantener una buena alimentación.

Un riesgo adicional para las personas mayores es que algunos opioides se combinan con paracetamol (acetaminofeno). Por lo general, las personas mayores toman paracetamol de venta libre u otros medicamentos que contienen ese fármaco para tratar otra afección. Esta sobredosis de paracetamol aumenta el riesgo de tener enfermedad hepática, sangrado gastrointestinal, insuficiencia cardíaca e interacciones con otros medicamentos. Antes de comenzar a tomar opioides, habla con el médico sobre los medicamentos recetados y de venta libre que tomas.

Jan. 24, 2019