Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Escrito por personal de Mayo Clinic

Recibir un diagnóstico de cáncer puede ser devastador. El cáncer de garganta afecta una parte de tu organismo que es vital para las actividades cotidianas, como respirar, comer y hablar. Además de preocuparte por cómo estas actividades básicas pueden verse afectadas, es posible que también te preocupes por tus tratamientos y posibilidades de sobrevivir.

Si bien es posible que sientas que tu vida (tu supervivencia) no está en tus manos, puedes tomar medidas para sentir que tienes el control y para lidiar con un diagnóstico de cáncer de garganta. Para tal fin, intenta lo siguiente:

  • Aprende lo suficiente sobre el cáncer de garganta para tomar decisiones sobre el tratamiento. Escribe una lista de preguntas que puedes hacerle al médico en la próxima consulta. Pregunta a tu médico acerca de otras fuentes de información sobre tu tipo de cáncer.Saber más sobre tu afección específica te puede ayudar a sentirte más seguro al tomar decisiones sobre tu tratamiento.
  • Busca a alguien con quien hablar. Busca lugares de apoyo que puedan ayudarte a lidiar con las emociones que estás sintiendo. Puede que tengas un amigo o familiar cercano que sea bueno escuchando. Los miembros de la iglesia y consejeros son otras opciones. Considera unirte a grupos de apoyo para personas con cáncer. Comunícate con la oficina local de American Cancer Society (ACS) o de Support for People with Oral and Head and Neck Cancer.Cancer Survivors Network de la ACS ofrece plataformas de mensajes en línea y salas de chat que puedes usar para comunicarte con otras personas con cáncer de garganta.
  • Cuídate durante tu tratamiento para el cáncer. Haz que mantener tu cuerpo saludable sea una prioridad durante el tratamiento. Evita otras situaciones de estrés. Duerme lo suficiente cada noche para que te despiertes descansado. Camina o busca el tiempo para hacer ejercicio cuando te sientas bien para hacerlo.Destina tiempo para relajarte, como al escuchar música o leer un libro.
  • Acude a todas tus citas de seguimiento. Tu médico programará exámenes de seguimiento cada algunos meses durante los primeros dos años después del tratamiento y luego con menos frecuencia.Estos exámenes le permiten a tu médico controlar tu recuperación y la posibilidad de recurrencia del cáncer.

    Los exámenes de seguimiento pueden generarte nervios, ya que pueden recordarte tu diagnóstico inicial y tratamiento. Quizás tengas miedo de que regrese el cáncer. Sentirás un poco de ansiedad llegado el momento de cada cita de seguimiento. Planifica con anticipación buscar actividades relajantes que puedan ayudar a alejar los miedos de tu mente.

Oct. 01, 2015