¿Cuáles son los efectos secundarios a largo plazo del tratamiento del linfoma no Hodgkin?

Los efectos secundarios del tratamiento del linfoma no Hodgkin pueden continuar después de que termine el tratamiento. Y nuevos síntomas pueden aparecer en los meses y los años posteriores al tratamiento.

El riesgo de efectos secundarios a largo plazo depende de tu tratamiento:

  • La quimioterapia puede causar problemas cardíacos, infertilidad, problemas de memoria, fatiga y un mayor riesgo de otros tipos de cáncer.
  • La radioterapia puede causar fatiga y cambios en la piel que persisten después de que termina el tratamiento. Años después del tratamiento, puedes tener un mayor riesgo de cáncer de piel y otros cánceres en el área en la que recibiste el tratamiento, como cáncer de mama o cáncer de pulmón si recibiste radiación en el pecho.
  • El trasplante de médula ósea causa un mayor riesgo de infección que puede continuar después de que termine el tratamiento. Posteriormente, las personas que se someten a un trasplante de médula ósea pueden experimentar un mayor riesgo de desarrollar otro tipo de cáncer, infertilidad, problemas oculares y problemas pulmonares.

Toma el control de tu salud después del tratamiento para estar listo para lidiar con cualquier efecto secundario que ocurra. Por ejemplo:

  • Pregúntale a tu proveedor de atención de la salud qué puedes esperar. Tu proveedor de atención de la salud puede darte una idea de lo que puedes esperar con respecto a la fatiga u otros efectos secundarios que experimentes después del tratamiento y cuánto tiempo pueden durar. Y según cuales sean tus tratamientos específicos, tu proveedor de atención de la salud puede decirte qué afecciones podrías estar en riesgo de padecer más adelante en tu vida.
  • Guarda copias de tus registros de tratamiento para el cáncer. Si visitas a un nuevo proveedor de atención de la salud, este querrá saber qué tratamientos contra el cáncer recibiste para entender mejor cualquier signo o síntoma nuevo que pudieras presentar.
  • Habla sobre tus síntomas. No asumas que los efectos secundarios que persisten después del tratamiento contra el cáncer son solo algo que tienes que aceptar. Tu proveedor de atención de la salud puede tener estrategias para aliviar tus síntomas, así que asegúrate de decirle lo que estás experimentando.
  • Cuídate. Tomar decisiones saludables puede ayudarte a recuperarte después del tratamiento. Trata de hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana. Elige una dieta saludable con variedad de frutas y vegetales. No fumes. Si decides beber alcohol, limítate a no más de una copa al día si eres una mujer de cualquier edad o un hombre de 65 años o más, o no más de dos copas al día si eres un hombre menor de 65 años.

With

Edward T. Creagan, M.D.

Seguir en Twitter: @EdwardCreagan

Jan. 24, 2019 See more Expert Answers