Descripción general

La miopía es un trastorno común de la visión en el que puedes ver con claridad los objetos que están cerca tuyo, pero ver borrosos los objetos alejados. Se produce cuando la forma del ojo hace que los rayos de luz se inclinen (refracten) incorrectamente, lo que enfoca las imágenes delante de la retina en lugar de sobre la retina.

La miopía puede manifestarse gradualmente o de forma rápida, y con frecuencia empeora durante la niñez y la adolescencia. La miopía suele heredarse.

Un examen ocular básico puede confirmar un diagnóstico de miopía. Puedes compensar la visión borrosa con anteojos, lentes de contacto o cirugía refractiva.

Síntomas

Nearsightedness symptoms may include:

  • Blurry vision when looking at distant objects
  • The need to squint or partially close the eyelids to see clearly
  • Headaches caused by eyestrain
  • Difficulty seeing while driving a vehicle, especially at night (night myopia)

Nearsightedness is often first detected during childhood and is commonly diagnosed between the early school years through the teens. A child with nearsightedness may:

  • Persistently squint
  • Need to sit closer to the television, movie screen or the front of the classroom
  • Seem to be unaware of distant objects
  • Blink excessively
  • Rub his or her eyes frequently

Cuándo debes consultar a un médico

Si la dificultad para ver los objetos lejanos (desdibujamiento lejano) es tan pronunciada que no puedes hacer una tarea de la forma en que lo deseas, o si la calidad de la visión te impide disfrutar de tus actividades, consulta a un oculista. Este profesional podrá determinar el grado de miopía y asesorarte sobre las opciones que tienes para corregir la visión.

Busca atención médica de emergencia en los siguientes casos:

  • Aparecen repentinamente muchos cuerpos flotantes (motas diminutas que parecen ir a la deriva por el campo de visión)
  • Destellos de luz en uno o ambos ojos
  • Sombra similar a una cortina que se ubica sobre el campo visual

Estos son signos de advertencia del desprendimiento de retina, una complicación poco frecuente de la miopía. El desprendimiento de retina es una emergencia médica y el tiempo es de suma importancia.

Exámenes oculares periódicos

Debido a que no siempre es evidente que tengas problemas de vista, American Academy of Ophthalmology (Academia Estadounidense de Oftalmología) recomienda los siguientes intervalos entre los exámenes periódicos de la vista:

Adultos

Si corres un riesgo alto de tener enfermedades oculares, como glaucoma, hazte un primer examen ocular con dilatación de pupila cada uno o dos años desde los 40 años de edad.

Si no usas anteojos ni lentes de contacto, no tienes síntomas de problemas en los ojos y corres un riesgo bajo de presentar enfermedades oculares, como glaucoma, hazte un examen de la vista en los siguientes intervalos:

  • Cada 5 a 10 años si tienes entre 20 a 40 años
  • Cada dos a cuatro años si tienes entre 40 a 54 años
  • Cada uno a tres años si tienes entre 55 a 64 años
  • Cada uno a dos años después de los 65 años

Si usas anteojos o lentes de contacto o tienes una afección que afecta a tus ojos, como la diabetes, es probable que necesites que te revisen los ojos con regularidad. Pregúntale al oculista con qué frecuencia debes programar las citas. Sin embargo, si notas algún problema en la vista, programa una cita con tu oculista lo más pronto posible, aunque te hayas hecho un examen ocular recientemente. La visión borrosa, por ejemplo, puede ser una señal de que necesitas un cambio en tu graduación, o podría indicar la existencia de otro problema.

Niños y adolescentes

Los niños deben realizarse exámenes de detección de problemas oculares y hacerse controles de la vista con un pediatra, un oftalmólogo, un optometrista u otro profesional capacitado para detectar enfermedades en los ojos en las siguientes edades e intervalos.

  • A los 6 meses
  • A los 3 años
  • Antes del primer grado y cada dos años durante los años escolares, en los controles del niño sano, o durante la edad escolar o los exámenes de detección públicos

Causas

El ojo tiene dos partes encargadas de enfocar las imágenes:

  • La córnea es la superficie transparente con forma de domo que está en el ojo.
  • El cristalino es una estructura transparente que tiene aproximadamente el tamaño y la forma de un dulce M&M.

En un ojo normal, cada uno de estos elementos de enfoque tiene una curvatura perfectamente lisa, como aquella de una canica. Una córnea y un cristalino con dicha curvatura desvían (refractan) toda la luz entrante para obtener una imagen nítida enfocada directamente en la retina, ubicada en la parte trasera del ojo.

Error de refracción

Si la córnea o el cristalino no tienen una curvatura lisa y uniforme, los rayos de la luz no se refractan de forma adecuada, y tienes un error de refracción.

Por lo general, la miopía se manifiesta cuando el globo ocular es más largo de lo normal o cuando la curvatura de la córnea es demasiado pronunciada. La luz se enfoca delante de la retina, y no precisamente en ella, lo que produce imágenes borrosas de objetos que están lejos.

Otros errores de refracción

Además de la miopía, existen otros errores de refracción, como los siguientes:

  • Hipermetropía. Esta enfermedad se produce cuando el globo ocular es más corto de lo normal o la córnea no tiene la curvatura suficiente. El efecto es lo contrario a la miopía. En los adultos, los objetos cercanos y lejanos se ven borrosos.
  • Astigmatismo. Esta enfermedad se produce cuando la curvatura de la córnea es más pronunciada en una dirección que en la otra. El astigmatismo no corregido provoca una visión borrosa.

Factores de riesgo

Algunos factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de desarrollar miopía, tales como:

  • Genética. La miopía suele heredarse. Si alguno de tus padres tiene miopía, esto aumenta tu riesgo de desarrollar el trastorno. El riesgo es aún mayor si ambos padres tienen miopía.
  • Condiciones ambientales. Algunos estudios apoyan la idea de que pasar poco tiempo al aire libre puede aumentar las probabilidades de desarrollar miopía.

Complicaciones

La miopía se asocia con una variedad de complicaciones de leves a graves, como las siguientes:

  • Calidad de vida reducida. La miopía no corregida puede tener efectos sobre la calidad de vida. Tal vez no puedas realizar una tarea tan bien como te gustaría. Además, la visión limitada puede impedirte disfrutar plenamente de las actividades diarias.
  • Fatiga ocular. La miopía no corregida puede hacer que entrecierres los ojos o los sometas a esfuerzos para poder mantener el enfoque. Esto puede generar fatiga ocular y dolores de cabeza.
  • Seguridad comprometida. Es posible que tu propia seguridad y la de otros se vea amenazada si tienes un problema de visión no corregido. Esto puede ser realmente serio si conduces un automóvil u operas maquinarias pesadas.
  • Carga financiera. El costo de las lentes correctivas, los exámenes oculares y los tratamientos médicos puede ser alto, especialmente con una afección crónica como la miopía. La reducción y la pérdida de la visión también pueden afectar el potencial de ingresos en algunos casos.
  • Otros problemas oculares. La miopía severa te pone en un mayor riesgo de desprendimiento de retina, glaucoma, cataratas y maculopatía miópica (daño en el área central de la retina). Los tejidos de los globos oculares que son largos están más estirados y son más finos, y esto ocasiona desgarros, inflamación, el surgimiento de nuevos vasos sanguíneos que son débiles y sangran con facilidad, y cicatrices.