Tratamiento personalizado para la esclerosis múltiple

Infórmate sobre terapias actuales y emergentes para la esclerosis múltiple.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad inflamatoria crónica del sistema nervioso central que causa a menudo síntomas físicos incapacitantes, incluidos tanto problemas de movimiento, visión, coordinación y función cognitiva como fatiga y dolor.

Si te diagnosticaron esclerosis múltiple remitente-recurrente, es probable que el médico te recomiende un tratamiento inmediato con medicamentos conocido como terapia modificadora de la enfermedad. Se ha demostrado que la terapia modificadora de la enfermedad disminuye el número de recaídas de la esclerosis múltiple y retrasa el avance de la discapacidad hasta cierto grado.

Estos medicamentos difieren en la forma de administración y la frecuencia de uso, la posibilidad de usarlos durante el embarazo y los efectos secundarios que pueden provocar. También difieren en la forma en que las personas responden al tratamiento, y la respuesta de una persona a un medicamento puede cambiar con el tiempo. Además, las terapias modificadoras de la enfermedad no son una cura, y es posible que sigas necesitando tratamiento para los síntomas de la esclerosis múltiple.

El conocimiento de las terapias modificadoras de la enfermedad puede ayudarlos a ti y a tu médico a crear la mejor estrategia de tratamiento para la esclerosis múltiple remitente-recurrente.

Terapias inyectables

Medicamentos con interferón beta. Estos medicamentos se encuentran entre las primeras terapias modificadoras de la enfermedad aprobadas para la esclerosis múltiple recidivante, y todavía se utilizan como terapia de primera línea. Por ejemplo:

  • Avonex (interferón beta‑1a)
  • Betaseron (interferón beta‑1b)
  • Extavia (interferón beta‑1b)
  • Rebif (interferón beta‑1a)
  • Plegridy (peginterferón beta‑1a)

Los medicamentos con interferón beta se aplican mediante una inyección autoadministrada, ya sea de forma subcutánea o en un músculo. La frecuencia de las inyecciones varía de una cada dos días a una cada dos semanas.

Estos medicamentos tienen una eficacia comprobada moderada a fuerte, ya que reducen la tasa de recaída y retrasan el desarrollo de nuevas lesiones cerebrales relacionadas con la esclerosis múltiple para la esclerosis múltiple recidivante.

Por lo general, estos medicamentos se consideran seguros y requieren un seguimiento mínimo. Los síntomas similares a los de la gripe y las reacciones en el lugar de la inyección, como enrojecimiento y malestar, son algunos de los efectos secundarios que comúnmente se informan de los medicamentos con interferón beta.

Acetato de glatiramer (Copaxone, Glatopa). Esta también se considera una opción terapéutica inicial para la esclerosis múltiple. Se cree que este medicamento actúa a través de células del sistema inmunitario conocidas como células T. También podría tener un efecto protector del sistema nervioso.

El acetato de glatiramer se aplica mediante una inyección subcutánea autoadministrada, ya sea tres veces por semana o todos los días. Generalmente se tolera bien, pero las reacciones en el lugar de la inyección, como enrojecimiento y malestar, son comunes.

Terapias de infusión

Ocrelizumab (Ocrevus). Este es el primer medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para tratar tanto la esclerosis múltiple recurrente como la esclerosis múltiple primaria-progresiva. No solo se ha demostrado que reduce las recaídas, sino que puede retrasar la progresión de la enfermedad.

El ocrelizumab se administra como una infusión intravenosa inicialmente dos veces en dos semanas. Después, la infusión se administra cada seis meses. Las reacciones a la infusión, como dolor de cabeza, sarpullido, náuseas y fiebre, son comunes. Tu médico podría recomendar que se te administre un corticosteroide y un antihistamínico antes de la infusión para ayudar a prevenir reacciones.

Las personas con hepatitis B no deberían tomar ocrelizamab.

El natalizumab (Tysabri) es un anticuerpo monoclonal humanizado que reduce la migración de las células inmunitarias a través de la barrera hematoencefálica hacia el sistema nervioso central. Este medicamento se administra por vía intravenosa cada cuatro semanas.

El natalizumab es eficaz contra la esclerosis múltiple recurrente, reduciendo la tasa de recaídas en unos dos tercios. Sin embargo, se asocia con un pequeño pero importante riesgo de presentar una grave infección cerebral conocida como leucoencefalopatía multifocal progresiva.

Las personas que toman natalizumab deben ser controladas de cerca para detectar síntomas de leucoencefalopatía multifocal progresiva, que incluyen debilidad progresiva y cambios visuales o cognitivos que podrían no ser reversibles.

El riesgo de la leucoencefalopatía multifocal progresiva en curso de una persona se evalúa utilizando factores como:

  • La presencia de anticuerpos contra un virus conocido como el virus John Cunningham en los análisis de sangre
  • Tratamiento previo de fármacos inmunosupresores, como la mitoxantrona
  • Tomar natalizumab durante más de dos años

Alemtuzumab (Lemtrada). Este medicamento ayuda a reducir las recaídas de esclerosis múltiple al atacar a una proteína en la superficie de las células inmunitarias y reducir los glóbulos blancos. Este efecto puede limitar la lesión potencial a los nervios producida por los glóbulos blancos, pero también aumenta el riesgo de contraer infecciones y trastornos autoinmunitarios.

El tratamiento con alemtuzumab consiste en cinco días consecutivos de administración de infusiones de medicamentos seguidos de tres días de infusiones un año después. Las reacciones a la infusión, como dolor de cabeza, sarpullido, náuseas y fiebre, son comunes con el alemtuzumab.

Debido a los riesgos asociados con el alemtuzamab, la Administración de Alimentos y Medicamentos recomienda un examen de detección exhaustivo antes de usar el fármaco. Solo se puede obtener de proveedores registrados, y las personas tratadas con alemtuzumab deben registrarse en un programa especial de control de la seguridad de los medicamentos.

Terapias por vía oral

Estas terapias modificadoras de la enfermedad por vía oral están aprobadas para el tratamiento de la esclerosis múltiple recurrente.

Fingolimod (Gilenya). Estos medicamentos orales que se toman una vez al día disminuyen el índice de recaída de la esclerosis múltiple. El fingolimod es un medicamento único que se une a muchos tipos diferentes de células del cuerpo. Atrapa los glóbulos blancos en los ganglios linfáticos para que no puedan entrar en el cerebro y causar nuevas lesiones de esclerosis múltiple.

Las personas con trastornos cardíacos o afecciones relacionadas no pueden usar el fingolimod. Como disminuye temporalmente la frecuencia cardíaca, la primera dosis debe tomarse bajo supervisión médica. También requiere un control de la función visual debido al riesgo de acumulación de líquido en la mácula, un área en el centro de la retina. Por esa razón, las personas con diabetes generalmente no deberían usar el fingolimod.

Teriflunomida (Aubagio). La teriflunomida se aprobó en dos dosis, 7 miligramos (mg) y 14 mg, que se toman una vez al día. Generalmente es bien tolerada en ambas dosis. Los posibles efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, diarrea, náusea, elevación de las enzimas hepáticas y afinamiento del cabello.

Las mujeres embarazadas y las personas con afecciones hepáticas no deben usar teriflunomida.

Dimetilfumarato (Tecfidera). También conocido como BG-12, el dimetilfumarato se toma dos veces al día. Los efectos secundarios frecuentes incluyen enrojecimiento y problemas gastrointestinales, como diarrea y náusea. Tomarlo junto con las comidas y el hecho de ser un medicamento con cubierta protectora gástrica pueden ayudar a disminuir los problemas gastrointestinales.

Diroximel fumarato (Vumerity). Esta cápsula, que se administra dos veces al día, es similar al dimetilfumarato, pero suele causar menos efectos secundarios. Está aprobada para el tratamiento de formas recurrentes de la esclerosis múltiple.

Cladribina (Mavenclad). Se demostró que este medicamento es eficaz para disminuir las recaídas de la esclerosis múltiple y la aparición de nuevas lesiones cerebrales. También se aprobó para la esclerosis múltiple secundaria progresiva. Los posibles efectos secundarios incluyen un mayor riesgo de desarrollar infecciones.

Siponimod (Mayzent). Este medicamento oral, que se toma una vez al día, puede disminuir el índice de recaída y ayudar a retrasar el avance de la esclerosis múltiple. También está aprobado para la esclerosis múltiple secundaria progresiva.

Los posibles efectos secundarios comprenden infecciones virales, problemas hepáticos y recuentos bajos de glóbulos blancos. Otros posibles efectos secundarios incluyen cambios en la frecuencia cardíaca, dolores de cabeza y problemas de la vista.

Estrategias de tratamiento con terapia modificadora de la enfermedad

No hay manera de saber qué tratamientos funcionarán mejor para ti ni cómo progresará tu enfermedad. Las recomendaciones se basan en varios factores, entre ellos:

  • La actividad reciente de la esclerosis múltiple, incluidas la frecuencia, la severidad y la recuperación de ataques recientes
  • Alcance del daño neurológico
  • Gravedad del daño de la lesión en el cerebro y la médula espinal según una resonancia magnética
  • Disponibilidad y costo de los medicamentos
  • Otras enfermedades que tengas o medicamentos que tomes y que puedan interactuar con el tratamiento de la esclerosis múltiple
  • Efectos secundarios adversos de los medicamentos para la esclerosis múltiple
  • Requisitos de control
  • Tus propias preferencias en cuanto al tipo de terapia (oral o inyectable, por ejemplo)
  • Querer concebir un hijo

Compartir la toma de decisiones con el médico es el mejor enfoque para tu plan de tratamiento de la esclerosis múltiple. Una vez que comiences con la terapia modificadora de la enfermedad, es importante que continúes tomando tus medicamentos como se te han recetado. Asegúrate de informar los nuevos síntomas al médico, quien controlará tu respuesta y posiblemente cambiará tus medicamentos si es necesario.

Tu situación es única, y el mejor tratamiento es el que se adapta a tus necesidades.

June 05, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Acetil-L-carnitina: ¿puede aliviar la fatiga en la EM?
  2. Incontinencia urinaria nocturna en adultos: ¿Una preocupación?
  3. Prueba de potencial evocado auditivo
  4. Control de la vejiga: Estrategias de estilo de vida
  5. Problemas de control de la vejiga: medicamentos
  6. Problemas de control de la vejiga en mujeres: busca tratamiento
  7. Explicación de la esclerosis múltiple
  8. Cannabis para la esclerosis múltiple: ¿Puede ayudar a tratar los síntomas?
  9. CBD safety (Seguridad del CBD)
  10. Enfermedad desmielinizante: ¿qué puedes hacer al respecto?
  11. Nuevos tratamientos para la esclerosis múltiple
  12. El estriol como una opción de tratamiento potencial para la esclerosis múltiple
  13. El ejercicio y la esclerosis múltiple
  14. Cansancio
  15. Fingolimod durante el embarazo: ¿es seguro?
  16. Ayuno intermitente
  17. ¿Existe una dieta recomendada para personas con esclerosis múltiple?
  18. Seguridad a largo plazo del natalizumab para tratar la esclerosis múltiple
  19. Punción espinal (punción lumbar)
  20. El control de la ansiedad en personas con esclerosis múltiple: ¿qué es útil?
  21. Control de la depresión en la esclerosis múltiple
  22. Marihuana medicinal
  23. Práctica de la consciencia plena: ¿reduce los síntomas de la esclerosis múltiple?
  24. Resonancia magnética
  25. Esclerosis múltiple
  26. Infographic: Multiple Sclerosis
  27. Esclerosis múltiple: ¿puede causar convulsiones?
  28. Tratamiento de la esclerosis múltiple
  29. Tratamiento de la esclerosis múltiple
  30. Entumecimiento
  31. Fisioterapia
  32. Intercambio de plasma
  33. Riesgos y beneficios de la prednisona
  34. Abstinencia de prednisona: ¿por qué realizar una reducción gradual?
  35. Una mirada al interior del corazón con la resonancia magnética
  36. Patrones hereditarios
  37. Control del estrés en la esclerosis múltiple
  38. Incontinencia urinaria
  39. Cirugía para la incontinencia urinaria en mujeres
  40. Resonancia magnética
  41. Vitamina D y esclerosis múltiple: ¿hay alguna conexión?
  42. Vitaminas para la EM: Los suplementos, ¿hacen alguna diferencia?