Descripción general

La mononucleosis infecciosa a veces se conoce como enfermedad del beso. El virus que causa la mononucleosis se transmite por la saliva, por lo que pueden contraerla por un beso, pero también puedes exponerte a ella mediante tos o estornudos, o al compartir un vaso o cubiertos con alguien que la padece. Sin embargo, la mononucleosis no es tan contagiosa como algunas infecciones, tales como el resfrío común.

Tienes más probabilidad de contraer mononucleosis con todos los signos y síntomas si eres un adolescente o un adulto joven. Los niños pequeños por lo general tienen pocos síntomas y la infección pasa sin que se la reconozca.

Si tienes mononucleosis, es importante que tengas cuidado con algunas complicaciones, como el agrandamiento del bazo. El reposo e ingerir líquidos adecuados son clave para la recuperación.

Síntomas

Entre los signos y los síntomas de la mononucleosis se pueden incluir los siguientes:

  • Fatiga
  • Dolor de garganta, quizás mal diagnosticado como faringitis estreptocócica, que no mejora luego del tratamiento con antibióticos
  • Fiebre
  • Inflamación de ganglios linfáticos en el cuello y las axilas
  • Inflamación de las amígdalas
  • Dolor de cabeza
  • Sarpullido
  • Inflamación y ablandamiento del bazo

El virus tiene un periodo de incubación de aproximadamente entre cuatro y seis semanas, aunque en los niños pequeños puede ser más corto. Los signos y síntomas como la fiebre y el dolor de garganta suelen disminuir en el plazo de unas semanas, pero la fatiga, el agrandamiento de los ganglios linfáticos y la inflamación del bazo pueden durar unas semanas más.

Cuándo consultar al médico

Si has manifestado los síntomas anteriores, es posible que tengas mononucleosis.

Si los síntomas no mejoran por sí solos en una o dos semanas, consulta al médico.

Causas

La causa más frecuente de la mononucleosis es el virus Epstein-Barr, pero otros virus también pueden causar síntomas similares.

Aunque los síntomas de la mononucleosis son molestos, la infección desaparece por su cuenta sin provocar efectos a largo plazo. La mayoría de los adultos se ha expuesto al virus Epstein-Barr y ha desarrollado anticuerpos. Por lo tanto, son inmunes y no tendrán mononucleosis.

Complicaciones

Ocasionalmente, las complicaciones de la mononucleosis pueden ser graves.

Aumento del tamaño del bazo

La mononucleosis puede producir el aumento del tamaño del bazo. En los casos extremos, el bazo puede romperse y producir un dolor agudo y repentino en el costado izquierdo de la parte superior del abdomen. Si sientes un dolor así, busca atención médica de inmediato, ya que es posible que necesites cirugía.

Problemas hepáticos

También pueden producirse problemas hepáticos, como los siguientes:

  • Hepatitis. Puedes tener inflamación del hígado leve (hepatitis).
  • Ictericia. En ocasiones, también puede aparecer un color amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia).

Complicaciones menos frecuentes

La mononucleosis también puede provocar las siguientes complicaciones menos frecuentes:

  • Anemia: un descenso de los glóbulos rojos y la hemoglobina, una proteína rica en hierro en los glóbulos rojos
  • Trombocitopenia: un recuento bajo de plaquetas, que son los glóbulos responsables de la coagulación
  • Problemas cardíacos: una inflamación del músculo cardíaco (miocarditis)
  • Complicaciones que afectan el sistema nervioso: meningitis, encefalitis y síndrome de Guillain-Barré
  • Amígdalas inflamadas: que pueden bloquear la respiración

El virus de Epstein-Barr puede causar una enfermedad mucho más seria en personas que tienen sistemas inmunitarios deteriorados, como las personas con VIH/SIDA o las personas que toman medicamentos para suprimir la inmunidad luego de un trasplante de órganos.

Prevención

La mononucleosis de contagia por la saliva. Si estás infectado, puedes ayudar a prevenir que el virus se propague a otras personas evitando el contacto por beso y el intercambio de comidas, platos, vasos y utensilios por varios días, e incluso más tiempo si fuese posible, hasta que la fiebre haya desaparecido.

El virus de Epstein-Barr puede permanecer en la saliva por meses después de la infección. No existen vacunas para prevenir la mononucleosis.