Descripción general

El prolapso de la válvula mitral es un tipo de enfermedad de las válvulas cardíacas que afecta la que se encuentra entre las cavidades izquierdas del corazón. Las hojuelas (valvas) de la válvula mitral están flácidas. Se abultan hacia atrás (prolapso) como un paracaídas en la cavidad superior izquierda del corazón cuando el corazón se comprime (se contrae).

El prolapso de la válvula mitral, a veces, provoca que la sangre se filtre en sentido contrario a través de la válvula, una afección que se conoce como regurgitación de la válvula mitral.

Por lo general, el prolapso de la válvula mitral no pone en riesgo la vida y no requiere tratamiento ni cambios en el estilo de vida. Sin embargo, es posible que algunas personas necesiten medicamentos o cirugía, especialmente si el prolapso causa una regurgitación grave.

Otros nombres para describir el prolapso de la válvula mitral son los siguientes:

  • Síndrome de Barlow
  • Síndrome de inflamación de la válvula mitral
  • Síndrome de clic-soplo
  • Síndrome de válvula flácida
  • Prolapso mitral
  • Enfermedad de la válvula mitral mixomatosa

Síntomas

Los signos y síntomas del prolapso de la válvula mitral se deben a la cantidad de sangre que se filtra en sentido contrario a través de la válvula.

Los síntomas del prolapso de la válvula mitral pueden variar mucho según la persona. Muchas personas con esta afección no tienen ningún síntoma evidente. Otras pueden presentar síntomas leves que se desarrollan progresivamente.

Los síntomas del prolapso de la válvula mitral pueden incluir lo siguiente:

  • Latidos del corazón acelerados o irregulares (arritmia)
  • Mareos o aturdimiento
  • Dificultad para respirar o falta de aliento, sobre todo al hacer ejercicio o cuando se está recostado
  • Fatiga

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes síntomas de prolapso de la válvula mitral, pide una cita con tu proveedor de atención médica. Muchas otras afecciones pueden causar síntomas similares.

Si sientes un dolor repentino o inusual en el pecho o crees que estás sufriendo un ataque cardíaco, busca inmediatamente atención médica de emergencia.

Si ya tienes un diagnóstico de prolapso de la válvula mitral, consulta con el proveedor de atención médica si tus síntomas empeoran.

Causas

Para entender las causas de la enfermedad de la válvula mitral, puede resultar útil saber cómo funciona el corazón.

La válvula mitral es una de las cuatro válvulas del corazón que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección correcta. Cada válvula tiene hojuelas (valvas) que se abren y se cierran una vez durante cada latido del corazón. Si una válvula no se abre ni se cierra correctamente, puede reducirse el flujo sanguíneo que va del corazón al resto del cuerpo.

En el caso del prolapso de la válvula mitral, una o ambas valvas de la válvula mitral tienen tejido adicional o se estiran más de lo normal. Las valvas pueden sobresalir hacia atrás (prolapso) como un paracaídas en la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula izquierda) cada vez que este se contrae para bombear sangre.

Este abultamiento puede impedir que la válvula se cierre de forma hermética. Si la sangre se filtra en sentido inverso a través de la válvula, la afección se denomina regurgitación de la válvula mitral.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede sufrir un prolapso de la válvula mitral a cualquier edad. Los síntomas graves del prolapso de la válvula mitral suelen aparecer con mayor frecuencia en hombres mayores de 50 años.

El prolapso de la válvula mitral puede manifestarse en familias (ser hereditario) y estar asociado a varias afecciones diferentes, que incluyen las siguientes:

  • Anomalía de Ebstein
  • Síndrome de Ehlers-Danlos
  • Enfermedad de Graves
  • Síndrome de Marfan
  • Distrofia muscular
  • Escoliosis

Complicaciones

Posibles complicaciones del prolapso de la válvula mitral pueden incluir las siguientes:

  • Regurgitación de la válvula mitral. Las hojuelas de la válvula mitral no se cierran por completo. La sangre fluye en sentido contrario cuando la válvula está cerrada, lo que dificulta el buen funcionamiento del corazón. Ser hombre o tener presión arterial alta aumenta el riesgo de padecer regurgitación de la válvula mitral.
  • Problemas en el ritmo cardíaco (arritmias). Puede haber latidos cardíacos irregulares si el prolapso de la válvula mitral lleva a regurgitación grave e hinchazón de la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula).