Descripción general

El deterioro cognitivo leve es un estadio intermedio entre el deterioro cognitivo esperado debido al envejecimiento normal y el deterioro más grave de la demencia. Se caracteriza por problemas de memoria, lenguaje, pensamiento o juicio.

Si tienes un deterioro cognitivo leve, es posible que adviertas que tu memoria o tus funciones mentales están "reducidas". Tal vez tus familiares y amigos cercanos también noten un cambio. No obstante, estos cambios no son tan graves como para que interfieran significativamente en tu vida diaria ni en tus actividades habituales.

Es posible que el deterioro cognitivo leve aumente el riesgo de padecer demencia más adelante debido a la enfermedad de Alzheimer u otro trastorno neurológico. Pero algunas personas con deterioro cognitivo leve nunca empeoran y algunas pocas mejoran con el tiempo.

Síntomas

El cerebro, al igual que el resto del cuerpo, cambia a medida que uno envejece. Muchas personas advierten que van perdiendo progresivamente la memoria a medida que envejecen. Es posible que uno tarde más en pensar en una palabra o recordar el nombre de una persona.

No obstante, la preocupación constante o creciente sobre tu rendimiento mental puede sugerir un deterioro cognitivo leve. Los problemas cognitivos pueden ir más allá de lo esperado e indicar un posible deterioro cognitivo leve si experimentas alguno de los siguientes síntomas, o todos:

  • Tienes olvidos más frecuentes.
  • Olvidas eventos importantes como citas o compromisos sociales.
  • Pierdes el hilo de los pensamientos o de las conversaciones, los libros o las películas.
  • Te resulta cada vez más abrumador tomar decisiones, planificar los pasos para realizar una tarea o comprender instrucciones.
  • Empiezas a tener problemas para orientarte en entornos familiares.
  • Te vuelves más impulsivo o muestras cada vez menos juicio.
  • Tu familia y amigos notan cualquiera de estos cambios.

Si tienes deterioro cognitivo leve, también puedes experimentar:

  • Depresión
  • Irritabilidad y agresión
  • Ansiedad
  • Apatía

Causas

No existe una causa única del deterioro cognitivo leve, como así tampoco existe un resultado único de este trastorno. Los síntomas del deterioro cognitivo leve pueden permanecer estables durante años, avanzar hasta la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia, o mejorar con el tiempo.

Según la evidencia actual, el deterioro cognitivo leve casi siempre se desarrolla a partir de los mismos tipos de cambios cerebrales observados en la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia, pero en menor grado. Algunos de estos cambios se han identificado en estudios de autopsias de personas con deterioro cognitivo leve. Entre estos cambios, se incluyen los siguientes:

  • Masas anormales de proteínas beta amiloides (placas) y masas microscópicas de proteínas tau típicas de la enfermedad de Alzheimer (ovillos)
  • Cuerpos de Lewy, que son masas microscópicas de otra proteína asociada con la enfermedad de Parkinson, la demencia con cuerpos de Lewy y algunos casos de enfermedad de Alzheimer
  • Pequeños accidentes cerebrovasculares o reducción del flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos del cerebro

Los estudios por imágenes del cerebro muestran que los siguientes cambios pueden estar asociados con el deterioro cognitivo leve:

  • Encogimiento del hipocampo, una región del cerebro importante para la memoria
  • Dilatación de los espacios llenos de líquido del cerebro (ventrículos)
  • Uso reducido de glucosa (el azúcar que es la principal fuente de energía para las células) en regiones clave del cerebro

Factores de riesgo

Los factores de riesgo más fuertes del deterioro cognitivo leve son los siguientes:

  • Edad avanzada
  • Tener una forma específica del gen conocido como APOE e4, también vinculado a la enfermedad de Alzheimer, aunque esto no garantiza que no sufras algún tipo de deterioro cognitivo

Se han relacionado otras enfermedades y factores de estilo de vida que aumentan el riesgo de experimentar cambios cognitivos, entre ellos:

  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Presión arterial alta
  • Colesterol elevado
  • Obesidad
  • Depresión
  • Falta de actividad física
  • Nivel educativo bajo
  • Participación poco frecuente en actividades mental o socialmente estimulantes

Complicaciones

Las personas que presentan deterioro cognitivo leve tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar demencia, aunque no es determinante. En general, alrededor del 1 % al 3 % de los adultos mayores desarrollan demencia cada año. Los estudios sugieren que alrededor del 10 % al 15 % por año de las personas con deterioro cognitivo leve luego desarrollan demencia.

Prevención

El deterioro cognitivo leve no siempre se puede prevenir. Sin embargo, según las investigaciones, algunos factores ambientales pueden afectar el riesgo de desarrollar la afección. Según los estudios, estos pasos pueden ayudar a prevenir el deterioro cognitivo:

  • Evita el consumo excesivo de alcohol.
  • Limita la exposición a la contaminación del aire.
  • Reduce el riesgo de lesión en la cabeza.
  • No fumes.
  • Controla las afecciones médicas como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad y la depresión.
  • Practica una buena higiene del sueño y maneja las alteraciones.
  • Consume una dieta rica en nutrientes con muchas frutas y verduras y baja en grasas saturadas.
  • Interactúa socialmente con los demás.
  • Haz ejercicio regularmente a una intensidad de moderada a fuerte.
  • Usa un audífono si tienes pérdida auditiva.
  • Estimula tu mente con rompecabezas, juegos y entrenamiento de la memoria.