El deseo sexual de una mujer varía naturalmente con el paso de los años. Los altibajos generalmente coinciden con el comienzo o el final de las relaciones o con grandes cambios en la vida, como embarazo, menopausia o enfermedad. Algunos antidepresivos y medicamentos anticonvulsivos también pueden provocar la disminución del deseo sexual en mujeres.

Si tienes una falta persistente o recurrente de interés en el sexo que te causa angustia personal, puedes tener un trastorno del deseo sexual hipoactivo, al que también se llama «trastorno femenino del interés sexual o de la excitación».

Sin embargo, no tienes que cumplir con esta definición médica para buscar ayuda. Si te molesta tener poco deseo sexual o una disminución del deseo sexual, existen cambios en el estilo de vida y técnicas sexuales que pueden ponerte de humor más seguido. Algunos medicamentos también pueden brindarte buenas perspectivas.

Aug. 28, 2015