Descripción general

El carcinoma lobulillar in situ es una afección poco común en la que se forman células anormales en las glándulas mamarias (lobulillos). El carcinoma lobulillar in situ no es cáncer. Recibir un diagnóstico de carcinoma lobulillar in situ, sin embargo, indica que tienes un mayor riesgo de sufrir cáncer mamario.

El carcinoma lobulillar in situ no suele aparecer en las mamografías. Generalmente, la afección se descubre como resultado de una biopsia mamaria realizada por otro motivo, como un bulto sospechoso en la mama o una mamografía anormal.

Las mujeres con carcinoma lobulillar in situ tienen un mayor riesgo de sufrir cáncer mamario invasivo en cualquiera de las mamas. Si te diagnostican carcinoma lobulillar in situ, el médico puede recomendar que te realices otros exámenes de detección de cáncer mamario y es posible que te solicite considerar tratamientos médicos para reducir el riesgo de sufrir cáncer mamario invasivo.

Síntomas

El carcinoma lobulillar in situ no causa signos ni síntomas. Más bien, el médico podría descubrir que tienes carcinoma lobulillar in situ por accidente; por ejemplo, después de una biopsia para evaluar un nódulo mamario o una zona anormal que se detectaron en una mamografía.

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita una consulta con el médico si notas un cambio en tus mamas, como un bulto, un área de piel arrugada o inusual, una región engrosada debajo de la piel o una secreción del pezón.

Pregúntale al médico cuándo debes realizarte un examen para detección del cáncer de mama y con qué frecuencia debes repetirlo. La mayoría de los expertos recomienda comenzar con los exámenes de rutina para la detección del cáncer de mama a partir de los 40 años. Habla con el médico sobre lo que es más adecuado para ti.

Causas

No queda claro cuál es la causa del carcinoma lobulillar localizado. El carcinoma lobulillar localizado comienza cuando las células en una glándula productora de leche (lobulillo) de una mama presentan mutaciones genéticas que hacen que las células tengan un aspecto anormal. Las células anormales permanecen en el lobulillo y no se expanden al tejido mamario circundante ni lo invaden.

Si en una biopsia de mama se detecta un carcinoma lobulillar localizado, no significa que tengas cáncer. Sin embargo, tener un carcinoma lobulillar localizado aumenta el riesgo de sufrir cáncer mamario e incrementa las probabilidades de padecer cáncer de mama invasivo.

Se cree que el riesgo de sufrir cáncer mamario en mujeres a las que se les diagnosticó carcinoma lobulillar localizado es de aproximadamente un 20 por ciento. En otras palabras, de cada 100 mujeres a las que se les diagnostica carcinoma lobulillar localizado, a 20 se les diagnosticará cáncer mamario y a 80 no se les diagnosticará cáncer de mama. Se cree que el riesgo de padecer cáncer mamario para las mujeres en general es del 12 por ciento. En otras palabras, de cada 100 mujeres en la población general, a 12 se les diagnosticará cáncer mamario.

Tu riesgo individual de sufrir cáncer mamario se basa en muchos factores. Habla con tu médico para comprender mejor tu riesgo individual de sufrir cáncer mamario.