Diagnóstico

Antes, los médicos examinaban puntos específicos del cuerpo de una persona para ver cuántos causaban dolor al presionarlos con firmeza. Las nuevas pautas no requieren un examen de los puntos sensibles.

En cambio, se puede hacer un diagnóstico de fibromialgia siguiendo las pautas para adultos, si una persona joven ha tenido un dolor generalizado en todo el cuerpo durante al menos tres meses. "Generalizado" se define como dolor en ambos lados del cuerpo, y también por encima y por debajo de la cintura.

El médico puede solicitar análisis de sangre o radiografías para descartar otras afecciones que podrían estar causando los síntomas.

Tratamiento

El tratamiento para la fibromialgia juvenil puede incluir programas de ejercicios, asesoramiento y medicamentos.

Terapia de ejercicio gradual

Muchos niños que tienen fibromialgia evitan la actividad porque temen que les cause más dolor. Puede ser útil comenzar con ejercicios de entrenamiento de fuerza para mejorar la marcha, la postura y el equilibrio. Se pueden agregar progresivamente actividades como ciclismo, natación o ejercicios aeróbicos acuáticos.

Asesoramiento psicológico

La terapia cognitivo conductual es un tipo de terapia de conversación que se ha estudiado bien en el tratamiento del dolor crónico en los niños. Se enfoca en ayudarlos a controlar su dolor usando técnicas como tratamientos basados en la relajación, distracción y detención del pensamiento. Estas técnicas pueden ayudar a reducir la discapacidad y la depresión. La combinación de un programa de ejercicios con la terapia cognitivo conductual puede proporcionar un beneficio significativo.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a reducir el dolor de la fibromialgia y a dormir mejor. Los datos sobre el uso de medicamentos en el tratamiento de la fibromialgia juvenil son limitados. Sin embargo, los medicamentos que han demostrado ser beneficiosos en adultos también se han utilizado en niños y, en ocasiones, son eficaces. Algunas opciones frecuentes son las siguientes:

  • Antidepresivos. La duloxetina (Cymbalta, Drizalma) y el milnacipran (Savella) pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga. La amitriptilina puede ayudar a aliviar el dolor y promover el sueño. Otros antidepresivos pueden incluir fluoxetina (Prozac, Sarafem, otros), venlafaxina (Effexor XR) o bupropión (Wellbutrin SR, Contrave, otros).
  • Medicamentos anticonvulsivos. A menudo, los medicamentos diseñados para tratar la epilepsia ayudan a reducir ciertos tipos de dolor. La gabapentina (Neurontin, Gralise) y la pregabalina (Lyrica) a veces se recetan a los adolescentes para reducir el dolor de la fibromialgia.

Estilo de vida y remedios caseros

El cuidado personal es fundamental para controlar la fibromialgia:

  • Manejo del estrés. Elabora un plan para evitar o limitar el esfuerzo excesivo y el estrés emocional. Date tiempo a diario para relajarte. Eso puede significar aprender a decir que no sin culpa. Sin embargo, intenta no cambiar la rutina por completo. Las personas que dejan de trabajar o abandonan todas sus actividades suelen empeorar, a diferencia de aquellas que se mantienen activas. Prueba técnicas de manejo del estrés, como ejercicios de respiración profunda o meditación.
  • Higiene del sueño. Debido a que la fatiga es uno de los componentes principales de la fibromialgia, dormir lo suficiente es esencial. Además de permitirte el suficiente tiempo para dormir, practica buenos hábitos de sueño, como acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, limitar las siestas durante el día y limitar el uso de la pantalla digital durante la noche.
  • Haz ejercicio con regularidad. Al principio, el ejercicio puede incrementar el dolor. No obstante, si lo haces de forma progresiva y regular, los síntomas suelen disminuir. Los ejercicios adecuados pueden ser caminar, nadar, andar en bicicleta y hacer ejercicios aeróbicos en el agua. Un fisioterapeuta puede ayudarte a elaborar un programa de ejercicios en el hogar. También son útiles el estiramiento, la buena postura y los ejercicios de relajación.
  • Tómate tu tiempo. Mantén la actividad a un mismo nivel. Si haces demasiado en los días buenos, es posible que tengas más días malos. Moderación significa no hacer ejercicio en exceso los días buenos, pero también supone no autolimitarte ni hacer demasiado poco los días en que los síntomas se exacerben.
  • Mantén un estilo de vida saludable. Comer alimentos saludables. Reduce el consumo de cafeína. Haz algo que te resulte agradable y satisfactorio todos los días.

Medicina alternativa

El yoga, el tai chi y el qigong combinan la meditación, los movimientos lentos, la respiración profunda y la relajación. En adultos con fibromialgia, estas prácticas pueden reducir los problemas de sueño, la fatiga y la depresión. Los mismos efectos pueden apreciarse en niños.

Otras estrategias relacionadas incluyen masajes y acupuntura. Estas prácticas también pueden ayudar a disminuir el dolor, mejorar la fatiga, reducir la ansiedad y promover un sueño de mayor calidad.

Preparación para la consulta

Dado que muchos de los signos y síntomas de fibromialgia son similares a los de otros trastornos, es posible que consultes a varios médicos antes de tener un diagnóstico. Tu médico de cabecera puede derivarte a un médico que se especializa en el tratamiento de la artritis y otras enfermedades similares (reumatólogo).

Qué puedes hacer

Antes de tu cita médica, es aconsejable que escribas una lista con lo siguiente:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas
  • Información sobre problemas de salud que hayas tenido en el pasado
  • Información sobre problemas de salud de tus padres o hermanos
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomes
  • Las preguntas que desees hacerle al médico

Qué esperar del médico

Además de realizarte un examen físico, posiblemente el médico te pregunte si tienes dificultades para dormir o si te has sentido deprimido o ansioso.

Sept. 22, 2020
  1. Fibromyalgia. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. https://www.niams.nih.gov/health-topics/fibromyalgia. Accessed Aug. 10, 2020.
  2. AskMayoExpert. Fibromyalgia. Mayo Clinic; 2017.
  3. Zemel L, et al. Juvenile fibromyalgia: A primary pain, or pain processing, disorder. Seminars in Pediatric Neurology. 2016; doi:10.1016/j.spen.2016.10.007.
  4. De Sanctis V, et al. The juvenile fibromyalgia syndrome (JFMS): A poorly defined disorder. Acta BioMedica. 2019; doi:10.23750/abm.v90i1.8141.
  5. Ting TV, et al. 2010 American College of Rheumatology adult fibromyalgia criteria for use in an adolescent female population with juvenile fibromyalgia. The Journal of Pediatrics. 2016; doi:10.1016/j.jpeds.2015.10.011.
  6. Kimura Y, et al. Fibromyalgia in children and adolescents: Clinical manifestations and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 10, 2020.
  7. Kimura Y, et al. Fibromyalgia in children and adolescents: Treatment and prognosis overview. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 10, 2020.
  8. Wolfe F, et al. 2016 revisions to the 2010/2011 fibromyalgia diagnostic criteria. Seminars in Arthritis and Rheumatism. 2016; doi:10.1016/j.semarthrit.2016.08.012.
  9. Mohabbat AB (expert opinion). Mayo Clinic. Aug. 24, 2020.
  10. Harte SE, et al. The neurobiology of central sensitization. Journal of Applied Biobehavioral Research. 2018; doi:10.1111/jabr.12137.