La colitis isquémica se produce cuando el flujo sanguíneo que se dirige hacia una parte del intestino grueso (colon) se reduce, generalmente debido a que los vasos sanguíneos se estrechan o se bloquean (arterias). El flujo sanguíneo disminuido no proporciona suficiente oxígeno para las células del aparato digestivo.

La colitis isquémica puede causar dolor y dañar el colon. Cualquier parte del colon puede verse afectada, pero la colitis isquémica, por lo general, causa dolor en el lado izquierdo de la zona del vientre (abdomen).

La enfermedad puede ser mal diagnosticada, ya que fácilmente se la puede confundir con otros problemas digestivos. La colitis isquémica puede curarse por sí sola. Pero es posible que necesites medicamentos para tratarla o prevenir la infección, o puedes necesitar cirugía si el colon está dañado.

Oct. 13, 2015