Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos que se utilizan para diagnosticar la obstrucción intestinal incluyen lo siguiente:

  • Examen físico. El médico probablemente te preguntará sobre tus antecedentes médicos y tus síntomas. También realizará un examen físico para evaluar tu caso. El médico puede sospechar que tienes una obstrucción intestinal si tienes el abdomen hinchado o te duele cuando palpa, o si hay un bulto en el abdomen. Es posible que escuche los sonidos de los intestinos mediante un estetoscopio.
  • Radiografía. Para confirmar un diagnóstico de obstrucción intestinal, es posible que tu médico recomiende realizar una radiografía del abdomen. Sin embargo, algunas obstrucciones intestinales no se pueden detectar con las radiografías estándar.
  • Tomografía computarizada (TAC). Una TAC combina una serie de imágenes de rayos X tomadas desde diferentes ángulos para obtener imágenes transversales. Estas imágenes son más detalladas que una radiografía estándar y es más probable que muestren una obstrucción intestinal.
  • Ecografía. Cuando la obstrucción intestinal se produce en niños, se suelen preferir las ecografías. En los niños con intususcepción, una ecografía normalmente muestra un "ojo de buey", que es el intestino enrollado dentro del intestino.
  • Enema baritado o con aire. Un enema baritado o con aire permite obtener una mejor imagen del colon. Esto se puede realizar si se sospecha de determinadas causas de obstrucción. Durante el procedimiento, el médico introducirá aire o bario líquido en el colon a través del recto. En el caso de intususcepción en un niño, un enema baritado o con aire puede solucionar el problema en la mayoría de los casos, sin necesidad de otro tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento para una obstrucción intestinal depende de la causa del trastorno, pero generalmente requiere la internación en el hospital.

Hospitalización para estabilizar tu estado

Cuando llegas al hospital, los médicos te estabilizan para que puedas recibir tratamiento. Este proceso incluye lo siguiente:

  • Colocar una vía intravenosa en una vena del brazo para que se puedan administrar líquidos
  • Colocar una sonda por la nariz hasta el estómago (sonda nasogástrica) para succionar el aire y los líquidos, y aliviar la hinchazón abdominal
  • Colocar un tubo delgado y flexible (catéter) en la vejiga para extraer orina y recolectarla para analizarla

Tratamiento de la intususcepción

Un enema con aire o bario (medio de contraste) se utiliza como procedimiento de diagnóstico y tratamiento para niños con intususcepción (invaginación intestinal). Si el enema funciona, por lo general no hace falta continuar con el tratamiento.

Tratamiento para la obstrucción parcial

Si tienes una obstrucción pero, aun así algo de alimentos y líquidos puede pasar (obstrucción parcial), es posible que no necesites otro tratamiento después de que te hayan estabilizado. Tu médico te puede recomendar una dieta especial con baja cantidad de fibras para que el intestino parcialmente obstruido pueda procesar con mayor facilidad. Si la obstrucción no desaparece, puede necesitar cirugía para liberarla.

Tratamiento de una obstrucción total

Por lo general, si no puede pasar nada por el intestino, necesitarás cirugía para eliminar la obstrucción. El procedimiento dependerá de la causa de la obstrucción y de qué parte del intestino esté afectada. Normalmente, la cirugía implica eliminar la obstrucción, así como cualquier sección de tu intestino que esté muerta o dañada.

Como una alternativa, tu médico puede recomendar tratar la obstrucción con un estent metálico autoexpandible. La sonda de malla metálica se inserta en el intestino con un endoscopio a través de la boca o del colon. Esto abre el colon de manera que la obstrucción se pueda despejar.

Los estents generalmente se usan para tratar el cáncer de colon o para proporcionar alivio temporario a las personas para quienes la cirugía de urgencia es demasiado riesgosa. Una vez que tu afección esté estabilizada, es posible que aún necesites cirugía.

Tratamiento de la seudoobstrucción

Si el médico determina que la causa de los signos y síntomas es una pseudoobstrucción (íleo paralítico), es posible que supervise la afección durante uno o dos días en el hospital y se haga un tratamiento para la causa, si se conoce. El íleo paralítico puede mejorar por sí solo. Mientras tanto, probablemente recibirás alimentos a través de un tubo nasogástrico o una vía intravenosa para evitar la malnutrición.

Si el íleo paralítico no mejora por sí solo, el médico puede recetarte medicamentos que provocan contracciones musculares, lo que puede ayudar a trasladar los alimentos y líquidos por los intestinos. Si la causa del íleo paralítico es una enfermedad o un medicamento, el médico tratará la enfermedad subyacente, o suspenderá el medicamento. Raramente la cirugía puede ser necesaria.

En los casos en que el colon se ha agrandado, existe un tratamiento denominado descompresión, que puede proporcionar alivio. La descompresión se puede realizar mediante una colonoscopia, un procedimiento en el que se coloca un tubo fino por el ano y se lo guía por el colon. La descompresión también puede realizarse con cirugía.

Preparación para la cita médica

Una obstrucción intestinal generalmente es una emergencia. Como resultado, no hay mucho tiempo para prepararte para una cita médica. Si tienes tiempo antes de la cita médica, haz una lista de tus signos y síntomas para poder responder mejor a las preguntas de tu doctor.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaste a sentir dolor abdominal u otros síntomas?
  • ¿Los síntomas son repentinos o has tenido síntomas similares anteriormente?
  • ¿El dolor es continuo?
  • ¿Tuviste náuseas, vómitos, fiebre, sangre en las heces, diarrea o estreñimiento?
  • ¿Te sometiste a cirugía o radiación en el abdomen?