Cómo lidiar con la ansiedad después del linfoma de Hodgkin

La ansiedad después de terminar el tratamiento contra el cáncer es normal. Toma medidas para disminuir su efecto en ti a medida que te concentras en la recuperación.

Después del tratamiento del linfoma de Hodgkin, es posible que sientas una sensación de alivio por dejar atrás el tratamiento y retomar tu vida de antes. Pero también puedes sentirte ansioso, como si tu vida hubiera cambiado en formas difíciles de explicar. Puede parecer difícil volver a la normalidad. Es común que los sobrevivientes de cáncer sientan muchas emociones, incluso ansiedad, especialmente ansiedad por la reaparición del cáncer. Estas son respuestas razonables a un cambio importante en el estado de salud.

Para ayudar a manejar la ansiedad, es posible que tengas que decidir qué es lo "normal" para ti después de todos los cambios por los que has pasado. Debes saber que hay cosas que puedes hacer y servicios de apoyo disponibles para ayudarte a sobrellevar la situación.

Desencadenantes de ansiedad comunes

Si te sientes ansioso, puede ser por varias razones. Los sobrevivientes de cánceres en la sangre suelen sentir mucha ansiedad debido al temor de que reaparezca el cáncer, especialmente antes de las consultas para realizar pruebas de seguimiento.

Y a medida que haces la transición hacia la recuperación —el tratamiento activo de "lucha contra el cáncer" termina y el monitoreo disminuye— puedes sentirte más vulnerable. Es posible que te preocupes por que cualquier dolor u otros síntomas indiquen que ha regresado el cáncer.

Otras preocupaciones comunes son las repercusiones del cáncer en tu familia, empleo, finanzas y habilidades físicas.

Algo de esta ansiedad puede ser parte de la nueva normalidad. Pero hay cosas que puedes hacer para controlar la ansiedad.

Qué puedes hacer

Para ayudar a controlar la ansiedad:

  • Aprende a reconocer los signos y síntomas que pueden indicar que el cáncer ha reaparecido. Habla con tu equipo de atención médica si tienes un síntoma preocupante. Tu equipo puede aconsejarte si es algo que se necesita evaluar.
  • Infórmate sobre lo que puedes hacer para reducir el riesgo de cáncer; concéntrate en las decisiones saludables que puedes tomar en áreas de tu vida que puedas controlar.
  • Habla de tus preocupaciones con alguien en quien confíes.
  • Escribe tus sentimientos en un diario para poder expresarlos.
  • Considera la posibilidad de formar parte de un grupo de apoyo en línea o presencial, para hablar con otras personas que están enfrentando situaciones similares.
  • Ofrécete como voluntario o conéctate con grupos sociales; contribuir y estar con otros puede ayudar a distraer tu mente de las preocupaciones.
  • Prueba herramientas para controlar el estrés, como la meditación, la oración y el ejercicio regular.

A medida que te recuperes del tratamiento del linfoma de Hodgkin y vuelvas a tu rutina, es posible que tardes un poco en recuperar el sentido de la normalidad. Cuídate y sé paciente contigo mismo. Dile al médico si sientes que la ansiedad dificulta tu vida cotidiana o si te sientes emocionalmente abrumado después del tratamiento, por ejemplo, si tienes pensamientos o sentimientos de ansiedad que no desaparecen. Tu médico puede conectarte con un grupo de apoyo u otros servicios similares, ofrecerte opciones de tratamiento para problemas específicos o remitirte a un profesional de salud mental.

Dec. 14, 2019 See more In-depth