Características para considerar

Al elegir un tensiómetro, ten en cuenta lo siguiente:

  • Tamaño del brazalete. Lo más importante es que el brazalete se ajuste bien, puesto que los que se ajustan en forma deficiente arrojan valores de presión arterial inexactos. Consulta con el médico o el personal de enfermería qué tamaño de brazalete necesitas.
  • Pantalla. La pantalla que muestra los valores de la presión arterial debe ser nítida y fácil de leer.
  • Costo. Los precios varían. Consulta con tu prestador de seguro médico si tu póliza cubre el costo de un tensiómetro.

Precisión del dispositivo

Antes de comprar un tensiómetro, verifica con el médico que el dispositivo haya sido homologado (es decir, que las lecturas sean precisas y repetibles). Una vez por año, lleva tu tensiómetro al consultorio médico para verificar su exactitud y comparar las lecturas con las que obtiene el médico.

Una forma de escoger un tensiómetro preciso es revisar las listas de tensiómetros homologados en venta de la Dabl Educational Trust (Fundación Educativa Dabl) y la British Hypertension Society (Sociedad Británica de Hipertensión). Estas organizaciones han examinado muchos tipos de tensiómetros y publican los resultados en sus sitios web.

Consejos para el uso correcto

Sin importar el tipo de tensiómetro que escojas, el uso adecuado requiere capacitación y práctica. Lleva el dispositivo al consultorio médico o a la enfermería para asegurarte de que el que escogiste sea óptimo para ti, y aprende a usar el tensiómetro de forma correcta.

Para ayudarte a garantizar una toma exacta de la presión arterial en casa, ten en cuenta lo siguiente:

  • Verifica la precisión del dispositivo. Antes de usar un tensiómetro por primera vez, haz que el médico supervise su precisión en comparación con el modelo de consultorio. También pídele al médico que observe cómo lo usas, para comprobar si lo haces correctamente. Si el dispositivo se te cae o se daña, haz que lo revisen antes de volver a usarlo.
  • Mide la presión arterial dos veces por día. La primera medición debe realizarse por la mañana, antes de comer o tomar cualquier medicamento, y la segunda, a la tarde. Cada vez que lo hagas, toma dos o tres mediciones para asegurarte de que los resultados sean precisos. El médico puede recomendarte que tomes tu presión arterial a la misma hora del día.
  • No midas tu presión arterial apenas te despiertas. Puedes prepararte para comenzar el día, pero no desayunes ni tomes medicamentos antes de medirte la presión arterial. Si haces ejercicio después de despertarte, tómate la presión arterial antes de ejercitarte.
  • Evita los alimentos, la cafeína, el tabaco y el alcohol durante 30 minutos antes de medirla. Además, ve al baño en primer lugar. Tener la vejiga llena puede aumentar un poco la presión arterial.
  • Siéntate tranquilo antes y durante la medición. Cuando estés listo para tomarte la presión arterial, siéntate durante cinco minutos en una posición cómoda con las piernas y tobillos sin cruzar y tu espalda contra el respaldo de una silla. Trata de estar tranquilo, sin pensar en cosas estresantes. No hables mientras te tomas la presión arterial.
  • Asegúrate de tener el brazo en la posición correcta. Siempre usa el mismo brazo cuando te tomes la presión arterial. Descansa el brazo, a la altura del corazón, sobre una mesa, un escritorio o el apoyabrazos de una silla. Es probable que tengas que colocar una almohada o un almohadón debajo del brazo para elevarlo hasta la altura correcta.
  • Coloca el brazalete directo sobre la piel, no sobre la ropa. Arremangarse hasta que ajuste alrededor del brazo puede dar como resultado una lectura inexacta, así que es probable que tengas que sacar el brazo de la manga.
  • Repite la medición. Espera de uno a tres minutos después de la primera medición y luego vuelve a tomarla para verificar su precisión. Si el tensiómetro no registra en forma automática las lecturas de la presión arterial o de las frecuencias cardíacas, anótalas.

La presión arterial varía durante el día, y los valores son a menudo más elevados durante la mañana. Asimismo, la presión arterial puede ser un poco más baja en tu casa que en el consultorio médico, por lo general en unos cinco puntos.

Comunícate con el médico si tienes aumentos inusuales o persistentes de la presión arterial. Consúltale al médico qué valor debería motivarte para llamar al consultorio de inmediato.

Seguimiento de las mediciones de presión arterial

Algunas personas registran las mediciones de la presión arterial a mano.

Si llevas un registro electrónico personal de salud, podrías optar por registrar la información a través de una computadora o de un dispositivo móvil. Esto te ofrece la posibilidad de compartir tus mediciones con los profesionales de salud y tus familiares. Algunos tensiómetros cargan esta información de forma automática.

Beneficios a largo plazo

Si la presión arterial está bien controlada, solo tendrás que medirla en casa unas pocas veces por mes. Si recién comienzas con el control en casa, si estás realizando alguna modificación en tus medicamentos u otros tratamientos, o si tienes otro problema de salud, como diabetes, podrías tener que medirla más seguido.

El control de la presión arterial en el hogar no reemplaza las visitas al médico, ya que los tensiómetros para el hogar pueden tener algunas limitaciones. Incluso si obtienes lecturas normales, no suspendas ni cambies los medicamentos ni alteres la dieta sin consultar primero con el médico. No obstante, si la verificación hogareña revela que la presión arterial está controlada, tal vez, puedas hacer menos consultas con el médico.

Controlar la presión arterial en casa no tiene por qué ser complicado ni incómodo. A la larga, podrías presentar menos riesgos de tener complicaciones relacionadas con la presión arterial alta y disfrutarías de una vida más sana.

July 08, 2015 See more In-depth