Descripción general

¿Qué es una hernia de disco? Explicación de un experto de Mayo Clinic

Infórmate más con el Dr. Mohamad Bydon

Hola. Soy el Dr. Mohamad Bydon, neurocirujano de Mayo Clinic. En este video, hablaremos sobre los conceptos básicos del disco herniado. ¿Qué es? ¿Quién puede tenerlo? Los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento. Ya sea que busques respuestas para ti o para un ser querido, estamos aquí para darte la mejor información disponible. Tu columna vertebral es un conjunto de huesos conocidos como vértebras, y entre estos huesos hay discos pequeños gomosos que actúan como amortiguadores. Tienen un centro blando y gelatinoso recubierto de un exterior gomoso más duro. A veces, la parte exterior de estos discos se puede desgastar, y la parte interna se sale. Esto resulta en una hernia de disco, también llamada disco desplazado o disco roto. Esta lesión puede irritar los nervios cercanos y causar dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o en una pierna. Muchas personas con un disco herniado no presentan síntomas, y rara vez se requiere una cirugía para arreglar el problema. Sin embargo, hay una variedad de tratamientos disponibles para ayudar a las personas que tienen dolor o molestias debido a una hernia de disco.

En la mayoría de los casos, la hernia de disco se debe al desgaste natural del disco con la edad, también llamado degeneración del disco. El disco se vuelve menos flexible y más propenso al desgaste y la rotura. La mayoría de las personas no puede identificar la causa de su hernia de disco. Estas hernias pueden aparecer cuando levantas objetos pesados utilizando los músculos de la espalda en vez de los de las piernas y los muslos. También pueden aparecer por girar la espalda de forma anormal. Sin embargo, hay otros factores no relacionados con la edad que pueden aumentar el riesgo de hernia de disco. El sobrepeso provoca un estrés adicional en los discos de la espalda lumbar. Algunas personas pueden tener predisposición genética a la ruptura del disco. Tener un trabajo físicamente demandante y fumar pueden disminuir el suministro de oxígeno al disco, lo que provoca que se degenere más rápidamente.

Es posible tener una hernia de disco sin tener síntomas. Esto les pasa a muchas personas. Es posible que se enteren de que tienen una hernia de disco mientras se realizan estudios para un problema diferente. Los discos pueden provocar síntomas típicos. Dolor en los brazos o en las piernas, a menudo descrito como punzante o lancinante. Dolor en los glúteos, los muslos, las pantorrillas o los pies, entumecimiento u hormigueo. Los síntomas exactos dependen de la ubicación de la hernia de disco y si este presiona algún nervio. Debes hablar con un médico sobre el dolor que sufres.

Generalmente, el médico podrá saber si tienes una hernia de disco realizando un examen físico y preguntándote sobre tus antecedentes médicos. Es posible que te pidan que te recuestes y muevas las piernas en varias posiciones. También pueden revisar tus reflejos, fuerza muscular, capacidad para caminar, capacidad para sentir un contacto suave, un pinchazo y una vibración. Si tu médico cree que otra afección está provocando el dolor o necesita ver qué nervios están siendo afectados por la hernia de disco, es posible que solicite alguno o varios de los siguientes estudios: radiografía, tomografía computarizada, imágenes por resonancia magnética y, raras veces, mielografía. El equipo médico puede realizar un estudio de conducción de los nervios o una electromiografía para determinar la ubicación del daño al nervio.

En muchas ocasiones, tener cuidado con los movimientos y tomar medicamentos analgésicos alivia los síntomas para la mayoría de las personas. Los analgésicos de venta libre, como acetaminofén, ibuprofeno o naproxeno son buenas opciones para el dolor leve a moderado. Si el dolor es intenso, el médico puede recomendar una inyección de cortisona o relajantes musculares. En raras ocasiones, pueden recetarse opioides durante un período corto si los demás tratamientos no funcionan. La fisioterapia también puede ayudar a gestionar el dolor con posiciones, estiramientos y ejercicios diseñados para minimizar la molestia que provoca la hernia de disco. Pocas personas con hernia de disco necesitan una cirugía, pero si es necesario, los cirujanos pueden realizar una discectomía. Esta puede hacerse de forma abierta o de forma mínimamente invasiva. Consiste en extirpar la parte sobresaliente del disco. A veces, en los casos de inestabilidad de la columna, se necesita un implante óseo donde las vértebras están fusionadas con una pieza de metal. En raras ocasiones, es posible que el cirujano implante un disco artificial para reemplazar el disco herniado.

Si crees que tienes una hernia de disco, habla con tu médico y ve preparado para explicar cuándo comenzaron los síntomas, cómo podrías haberte lesionado el disco y qué ayuda a mejorar los síntomas. Las lesiones en la espalda son muy comunes. Por suerte, la mayoría de las personas encuentran una forma de controlar el dolor y pueden retomar la actividad normal en poco tiempo. Si deseas informarte más sobre la hernia de disco, mira nuestros otros videos relacionados o visita mayoclinic.org. Te deseamos lo mejor.

Una hernia de disco hace referencia a un problema con uno de los amortiguadores cartilaginosos (discos) que se encuentran entre los huesos (vértebras) que se apilan para formar la espina dorsal.

Un disco espinal tiene un centro (núcleo) suave y gelatinoso encapsulado en un exterior (anillo) más duro y gomoso. Algunas veces llamada disco deslizado o disco roto, una hernia de disco ocurre cuando parte del núcleo se empuja hacia afuera a través de un desgarro en el anillo.

Una hernia de disco, que puede ocurrir en cualquier parte de la espina dorsal, ocurre con mayor frecuencia en la región lumbar. Según la ubicación de la hernia de disco, puede provocar dolor, entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna.

Muchas personas no tienen síntomas de una hernia de disco. En el caso de las personas que presentan síntomas, estos tienden a mejorar con el tiempo. Por lo general, la cirugía no es necesaria para aliviar el problema.

Síntomas

La mayoría de las hernias de disco ocurren en la región lumbar, aunque también pueden ocurrir en el cuello. Los signos y síntomas dependen de la ubicación del disco y de si el disco presiona un nervio. Por lo general, las hernias de disco afectan un lado del cuerpo.

  • Dolor en brazos o piernas. Si tu hernia de disco se encuentra en la región lumbar, además del dolor en esta zona, normalmente sentirás dolor en los glúteos, el muslo y la pantorrilla. También podrías tener dolor en parte del pie.

    Si tu hernia de disco está en el cuello, normalmente sentirás más dolor en el hombro y el brazo. Este dolor puede aparecer en el brazo o la pierna cuando toses, estornudas o te mueves a ciertas posiciones. El dolor se describe a menudo como agudo o ardiente.

  • Entumecimiento u hormigueo. Las personas que tienen una hernia de disco a menudo presentan entumecimiento u hormigueo que se irradia en la parte del cuerpo a la que se conectan los nervios afectados.
  • Debilidad. Los músculos a los que se conectan los nervios afectados tienden a debilitarse. Esto puede hacer que tropieces o que tu capacidad para levantar o sostener objetos se vea afectada.

Puedes tener una hernia de disco sin síntomas. Es posible que no sepas que la tienes a menos que aparezca en una imagen de la columna vertebral.

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica si tu dolor de cuello o de espalda baja por tu brazo o pierna, o si también tienes entumecimiento, hormigueo o debilidad.

Causas

Un disco herniado es con mayor frecuencia el resultado de un desgaste natural gradual y relacionado con el envejecimiento llamado degeneración discal. A medida que las personas envejecen, los discos se vuelven menos flexibles y más propensos a desgarrarse o romperse, incluso con una tensión o torsión menor.

La mayoría de las personas no pueden precisar la causa de su hernia de disco. Algunas veces, el uso de los músculos de la espalda en lugar de los de las piernas y los muslos para levantar objetos pesados puede generar una hernia de disco, al igual que torcerse y girar mientras levantas objetos. En raras ocasiones, un evento traumático como una caída o un golpe en la espalda es la causa.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir una hernia de disco son, entre otros:

  • El peso. El exceso de peso corporal causa estrés adicional en los discos de la región lumbar.
  • El trabajo. Las personas con trabajos físicamente exigentes tienen un mayor riesgo de padecer problemas de espalda. Los movimientos repetitivos que implican levantar, halar o empujar objetos, inclinarse de costado o girar el cuerpo también pueden aumentar el riesgo de sufrir una hernia de disco.
  • La genética. Algunas personas heredan la predisposición a tener una hernia de disco.
  • Fumar. Se cree que fumar disminuye el suministro de oxígeno a los discos y hace que se deterioren más rápidamente.
  • La conducción frecuente. Estar sentado durante largos períodos, sumado a la vibración del motor del vehículo puede ejercer presión sobre la columna vertebral.
  • Ser sedentario. El ejercicio regular puede ayudar a prevenir una hernia de disco.

Complicaciones

La médula espinal termina justo por encima de la cintura. Lo que continúa a través del canal medular es un grupo de raíces nerviosas largas que se asemejan a la cola de un caballo (cauda equina).

En pocas ocasiones, el disco herniado puede comprimir todo el canal medular, incluidos todos los nervios de la cauda equina. Pocas veces, puede ser necesaria una cirugía de urgencia para evitar la debilidad o parálisis permanente.

Busca atención médica de emergencia si presentas:

  • Empeoramiento de los síntomas. El dolor, el entumecimiento o la debilidad pueden aumentar hasta el punto de dificultar tus actividades diarias.
  • Disfunción de la vejiga o de los intestinos. El síndrome de cauda equina puede causar incontinencia o dificultad para orinar, incluso con la vejiga llena.
  • Anestesia en silla de montar. Esta pérdida progresiva de la sensibilidad afecta a las áreas que estarían en contacto con una silla de montar: la parte interna de los muslos, la parte posterior de las piernas y el área alrededor del recto.

Prevención

Para ayudar a prevenir una hernia de disco, haz lo siguiente:

  • Haz ejercicio. El fortalecimiento de los músculos del tronco estabiliza y sostiene la espina dorsal.
  • Mantén una buena postura. Esto reduce la presión sobre la espina dorsal y los discos. Mantén la espalda recta y alineada, en especial, cuando estés sentado durante periodos prolongados. Levanta objetos pesados apropiadamente, haciendo que tus piernas (no tu espalda) hagan la mayor parte del trabajo.
  • Mantén un peso saludable. El exceso de peso ejerce más presión sobre la espina dorsal y los discos, haciéndolos más susceptibles a la hernia.
  • Deja de fumar. Evita el consumo de cualquier producto de tabaco.

Feb. 08, 2022
  1. Herniated disc. American Association of Neurological Surgeons. https://www.aans.org/en/Patients/Neurosurgical-Conditions-and-Treatments/Herniated-Disc. Accessed July 30, 2021.
  2. Levin K, et al. Acute lumbosacral radiculopathy: Treatment and prognosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 31, 2021.
  3. AskMayoExpert. Lumbar radiculopathy (adult). Mayo Clinic. March 25, 2021.
  4. Herniated disk in the lower back. American Academy of Orthopaedic Surgeons. https://orthoinfo.aaos.org/en/diseases--conditions/herniated-disk-in-the-lower-back/. Accessed July 30, 2021.
  5. Herniated nucleus pulposus. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/musculoskeletal-and-connective-tissue-disorders/neck-and-back-pain/herniated-nucleus-pulposus?query=herniated disk#. Accessed July 31, 2021.
  6. Hsu PS, et al. Acute lumbosacral radiculopathy: Pathophysiology, clinical features and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 31, 2021.
  7. Wu PH, et al. Intervertebral disc diseases part 2: A review of the current diagnostic and treatment strategies for intervertebral disc disease. International Journal of Molecular Sciences. 2020; doi:10.3390/ijms21062135.