Tratamiento más simple de la hepatitis C

Ha aparecido un tratamiento más simple para la hepatitis C. Obtén más información sobre los nuevos medicamentos antivirales que pueden curar esta infección crónica grave.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si bien la hepatitis C crónica puede tratarse desde hace un tiempo, solo una minoría de los que comienzan el tratamiento puede cumplirlo durante el tiempo suficiente para eliminar el virus. Eso está por cambiar gracias a los medicamentos nuevos y a que existe más conciencia sobre la enfermedad. La siguiente es una descripción general de los progresos recientes en el tratamiento de la hepatitis C.

¿Qué tratamientos están disponibles para la infección por hepatitis C crónica?

Los médicos tratan la infección por hepatitis C crónica con medicamentos antivirales. Estos medicamentos actúan de diferentes maneras para eliminar el virus de la hepatitis C del hígado y de la sangre.

En ensayos clínicos recientes, varios medicamentos antivirales demostraron grandes niveles de eficacia contra la infección por hepatitis C. Tres de estos medicamentos recibieron la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration), y pronto habrá más disponibles. Debido a estos avances, las pautas para tratar la hepatitis C crónica cambian rápidamente.

Los tipos de medicamentos antivirales usados para tratar la infección por hepatitis C crónica son:

  • Medicamentos con propiedades antivirales generales. Estos comprenden los interferones —específicamente, el peginterferón alfa-2a (Pegasys) y el peginterferón alfa-2B (Intron A)— y la ribavirina (Rebetol, Copegus, entre otros).
  • Agentes antivirales de acción directa. Estos comprenden el simeprevir (Olysio), el sofosbuvir (Solvadi) y una píldora combinada (Harvoni) que contiene sofosbuvir y un tercer medicamento, ledipasvir. Varios otros antivirales de acción directa están en trámite para la aprobación de la FDA.

Cada tipo de medicamento contra la hepatitis C debilita al virus de esa enfermedad en un punto distinto de su ciclo de vida. Por este motivo, y debido a que muchos estudios demostraron que la terapia combinada aumenta la eficacia, es necesario realizar un tratamiento con dos o tres medicamentos al mismo tiempo. No obstante, con medicamentos antivirales nuevos, el tratamiento de la hepatitis C crónica generalmente se vuelve más sencillo, más fácil de tolerar, tiene más posibilidades de curarse y, en algunos casos, su duración es más corta.

¿Qué función cumple el interferón en el tratamiento de la infección crónica por el virus de la hepatitis C?

El interferón es una proteína que el sistema inmunitario produce naturalmente en respuesta a la inflamación y la infección. Las compañías farmacéuticas también fabrican distintos tipos de interferón para tratar varias enfermedades, entre ellas, la hepatitis C crónica. Los tratamientos aprobados por la FDA (Food and Drug Administration, Administración de Alimentos y Medicamentos) para los tipos más frecuentes de hepatitis C en América del Norte y Europa todavía contienen interferón (para las personas que pueden recibirlo con seguridad). Pero muchas personas no lo pueden recibir, entre ellas las que tengan las siguientes afecciones:

  • Una enfermedad autoinmunitaria, en particular la hepatitis autoinmunitaria
  • Progresión activa de enfermedad hepática
  • Antecedentes de intolerancia al interferón alfa 2b o alergia al polietilenglicol (PEG), un compuesto que se añade al interferón alfa 2b para aumentar su efecto antiviral
  • Depresión o antecedentes de depresión
  • Una enfermedad cardíaca o antecedentes de una enfermedad cardíaca
  • Una anomalía en la sangre, como un recuento muy bajo de glóbulos rojos (anemia) o plaquetas

Incluso las personas que pueden recibir interferón con seguridad pueden tener problemas para completar un tratamiento. El interferón solo está disponible mediante una inyección que suele administrarse una vez por semana. Entre los efectos secundarios graves cabe mencionar anomalías en la sangre, problemas psiquiátricos y fatiga persistente. Además, toda persona que reciba tratamiento con este medicamento debe realizar visitas al médico con regularidad para tratar los efectos secundarios.

En un futuro próximo, los ensayos clínicos adicionales deberían producir datos suficientes que justifiquen dejar de utilizar el tratamiento con interferón para la hepatitis C crónica. Hasta que eso suceda, habla con tu médico sobre cualquier inquietud que puedas tener antes de comenzar el tratamiento. Para algunas personas, lo mejor podría ser posponer el tratamiento hasta que se apruebe un régimen que se tolere mejor.

Nov. 08, 2014 See more In-depth