Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si bien no existe una cura para la hemofilia, la mayoría de las personas que padece la enfermedad puede llevar una vida bastante normal.

Tratamiento de los episodios de sangrado

Las terapias para detener el sangrado dependen del tipo de hemofilia:

  • Hemofilia A leve. La inyección lenta de la hormona desmopresina en una vena puede estimular la liberación de más factores de coagulación para detener el sangrado. A veces, la desmopresina se administra como un medicamento por vía nasal.
  • Hemofilia A moderada a grave o hemofilia B. El sangrado puede detenerse solo después de una infusión de un factor de coagulación recombinante o de un factor de coagulación derivado de sangre humana donada. Se podrán necesitar reiteradas infusiones si el sangrado interno es grave.
  • Hemofilia C. El factor de coagulación XI (el que falta en este tipo de hemofilia) está disponible solo en Europa. En los Estados Unidos, se necesitan infusiones de plasma para detener los episodios de sangrado.

Tratamiento continuo

El médico puede recomendarte:

  • Infusiones regulares de desmopresina o de un factor de coagulación. Las infusiones pueden ayudar a prevenir el sangrado. Este enfoque puede reducir el tiempo que se pasa en el hospital y limitar los efectos secundarios, tales como daños en las articulaciones. El médico también te puede mostrar cómo hacer las infusiones.
  • Medicamentos para conservar los coágulos (antifibrinolíticos). Estos medicamentos ayudan a impedir que los coágulos se desintegren.
  • Selladores de fibrina. Estos medicamentos se pueden aplicar directamente sobre las heridas para promover la coagulación y la curación. Los selladores de fibrina son útiles sobre todo en la terapia dental.
  • Fisioterapia. Puede aliviar los signos y los síntomas si el sangrado interno ha dañado las articulaciones. Si el sangrado interno ha causado un daño grave, podrás necesitar cirugía.
  • Primeros auxilios para cortes menores. En general, ejercer presión y utilizar un vendaje detendrá el sangrado. En el caso de zonas pequeñas de sangrado debajo de la piel, utiliza una compresa de hielo. Se pueden utilizar paletas heladas para disminuir un sangrado menor en la boca.
  • Vacunas. Si bien los productos sanguíneos se analizan, aún es posible que las personas que los utilizan contraigan enfermedades. Si tienes hemofilia, considera recibir las vacunas contra la hepatitis A y B.
Sept. 26, 2014