Tu sangre ofrece varias pistas sobre la salud de tu corazón. Por ejemplo, los niveles altos de colesterol "malo" en tu sangre pueden ser una señal de que te encuentras en mayor riesgo de tener un ataque al corazón. Además, otras sustancias en tu sangre pueden ayudarle al doctor a determinar si tienes una insuficiencia cardiaca o si te encuentras en riesgo de desarrollar placas en tus arterias (aterosclerosis).

Es importante recordar que un solo análisis sanguíneo no determina tu riesgo de presentar una enfermedad cardiaca y que los factores de riesgo más importantes para desarrollar este tipo de enfermedad son fumar, tener presión arterial alta, niveles altos de colesterol y diabetes.

Un análisis de colesterol, también conocido como panel de lípidos o perfil lipídico, mide las grasas (lípidos) en tu sangre. Las mediciones pueden indicar tu riesgo de tener un ataque al corazón u otras enfermedades cardiacas. Por lo general, el análisis incluye mediciones de:

  • Colesterol total. Esta es una suma de tu contenido de colesterol en la sangre. Un nivel alto de colesterol puede incrementar el riesgo de que tengas una enfermedad cardiaca. De manera ideal, tu nivel colesterol total debe encontrarse por debajo de los 200 miligramos por decilitro (mg/dL) o 5.2 milimoles por litro (mmol/L).
  • Colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). A veces, se conoce como colesterol "malo". Demasiado de éste en tu sangre provoca la acumulación de depósitos de grasa (placas) en tus arterias (aterosclerosis), la cual reduce el flujo sanguíneo. A veces, estas placas se rompen y dan como resultado problemas cardiacos o vasculares mayores. Idealmente, tu nivel de colesterol LDL debe ser menor de 130 mg/dL (3.4 mmol/L), y si está por debajo de 100 mg/dL (2.6 mmol/L), es aún mejor.
  • Colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL). A veces, se le llama colesterol "bueno", ya que ayuda a eliminar el colesterol LDL, lo que mantiene las arterias abiertas y tu sangre fluye con más libertad. De manera ideal, tu nivel de colesterol HDL debe ser de 60 mg/dL (1.6 mmol/L) o mayor; sin embargo, es común que el colesterol HDL sea mayor en las mujeres que en los hombres.
  • Triglicéridos. Los triglicéridos son otro tipo de grasa en la sangre. Los niveles altos de triglicéridos por lo general significan que regularmente comes más calorías de las que quemas. Los niveles altos aumentan tu riesgo de padecer una enfermedad cardiaca. Tu nivel ideal de triglicéridos debe ser menor a 150 mg/dL (1.7 mmol/L). La American Heart Association (AHA) recomienda que un nivel de triglicéridos de 100 mg/dL (1.1 mmol/L) o menor se considera como "óptimo." La AHA señala que este nivel óptimo podría mejorar la salud de tu corazón.

La proteína C reactiva es una proteína que produce tu hígado como parte de la respuesta de tu cuerpo a las heridas o infecciones (respuesta inflamatoria).

La proteína C reactiva es una señal de inflamación en alguna parte del cuerpo. Sin embargo, las pruebas de proteína C reactiva no pueden ubicar en qué parte del cuerpo puede estar pasando. La inflamación juega un papel central en el proceso de la aterosclerosis, en el cual los depósitos de grasa obstruyen tus arterias. Medir la proteína C reactiva por sí sola no le dirá a tu médico tu riesgo de tener una enfermedad del corazón. Pero la factorización en los resultados de la prueba de proteína C reactiva con otros resultados de la prueba de sangre y los factores de riesgo para enfermedad del corazón ayudan a crear un panorama general de la salud de tu corazón.

De acuerdo con la American Heart Association, tu resultado de la prueba de proteína C reactiva se puede interpretar al poner tu riesgo de tener enfermedad del corazón en:

  • Bajo riesgo (menos de 1.0 miligramos por litro o mg/L)
  • Riesgo promedio (1.0 a 3.0 mg/L)
  • Alto riesgo (por encima de 3.0 mg/L)

La American Heart Association todavía no recomienda un examen para la detección de proteína C reactiva para el público en general — sólo para aquellos con riesgo conocido de enfermedad del corazón.

Las estatinas, medicamentos para disminuir el colesterol probablemente reducirán los niveles de colesterol LDL y de proteína C reactiva y disminuirán tu riesgo de tener una enfermedad del corazón, pero las estatinas no se recomiendan únicamente para bajar tu nivel de proteína C reactiva. Habla con tu médico si te preocupa tu nivel de proteína C reactiva.

El fibrinógeno es una proteína en la sangre que ayuda en la coagulación. Pero demasiado fibrinógeno puede causar que un coágulo se forme en una arteria, desencadenando un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular.

Tu médico puede revisar tu nivel de fibrinógeno si tienes un riesgo mayor de enfermedades cardiacas. Algunos factores, como fumar y tomar estrógeno complementario — ya sea por pastillas anticonceptivas o por terapia hormonal — pueden incrementar tu nivel de fibrinógeno.

Esta prueba no siempre se ordena porque no hay tratamientos directos para reducir los niveles de fibrinógeno, además la prueba aún no está estandarizada de laboratorio a laboratorio.

La lipoproteína (a), o Lp(a), es un tipo de colesterol LDL. Tu nivel de Lp(a) está determinado por tus genes y generalmente no se ve afectado por el estilo de vida.

Los niveles altos de Lp(a) pueden ser señal de un riesgo incrementado de enfermedades del corazón, aunque el grado de riesgo no sea claro.

En general se hacen pruebas de Lp(a) en caso de que tengas un historial familiar de ataques al corazón o muerte repentina a temprana edad en ausencia de los factores de riesgo tradicionales. También deben hacerse pruebas para ver si tu nivel de colesterol LDL no responde de manera positiva a algún tratamiento con fármacos.

El péptido natriurético cerebral, también llamado péptido natriurético tipo B, es una proteína que producen tu corazón y vasos sanguíneos. El péptido natriurético tipo B ayuda a tu cuerpo a eliminar líquidos, relaja los vasos sanguíneos y hace pasar el sodio por tu orina.

Cuando tu corazón está dañado, tu cuerpo secreta niveles altos de péptido natriurético tipo B en tu torrente sanguíneo para tratar de calmar la presión en tu corazón. Los niveles de péptido natriurético tipo B también pueden aumentar si tienes un nuevo dolor o un aumento de dolor en el pecho (angina inestable) o después de un ataque al corazón.

Tu nivel de péptido natriurético tipo B puede ayudar en el diagnóstico y evaluación de una insuficiencia cardiaca y otras afecciones del corazón. Los niveles normales varían de acuerdo con la edad y el género. Uno de los usos más importantes del péptido natriurético tipo B es tratar de resolver si la falta de aire se debe a insuficiencia cardiaca. Para las personas que tienen insuficiencia cardiaca, establecer un péptido natriurético tipo B de referencia puede ser útil y las pruebas futuras se pueden utilizar para ayudar a medir qué tan bien funciona tu tratamiento.

Una variación de péptido natriurético tipo B llamada N-terminal del péptido natriurético tipo B también es útil para el diagnóstico de insuficiencia cardiaca y en algunos laboratorios se utiliza en lugar del péptido natriurético tipo B. El N-terminal del péptido natriurético tipo B también puede ser útil para evaluar tu riesgo de tener un ataque al corazón y otros problemas si ya tienes una enfermedad del corazón.

Un alto nivel de péptido natriurético tipo B por sí solo no es suficiente para diagnosticar un problema del corazón. Tu médico también debe considerar tus factores de riesgo y otros resultados de la prueba de sangre. Esta prueba no se recomienda para personas sin síntomas de enfermedad del corazón.

June 05, 2014