Una lesión isquiotibial suele causar un dolor repentino y agudo en la parte posterior del muslo. También puedes sentir una sensación de «chasquido» o desgarro. La hinchazón y la sensibilidad se manifiestan generalmente en unas horas. También puedes experimentar hematomas o cambios de color a lo largo de la parte posterior de la pierna, así como debilidad muscular o incapacidad para soportar el peso sobre la pierna lesionada.

Cuándo consultar al médico

Las distensiones isquiotibiales leves pueden tratarse en el hogar. Sin embargo, debes consultar con un médico si no puedes soportar el peso sobre la pierna lesionada o si no puedes caminar más de cuatro pasos sin sentir un gran dolor.

Oct. 03, 2015