Descripción general

La presencia de gas en el sistema digestivo es una parte normal del proceso de digestión. La eliminación del exceso de gas (mediante los eructos o la flatulencia) también es normal. Es posible que sientas dolores a causa de los gases si estos están atrapados o no se mueven con facilidad a través del sistema digestivo.

El aumento de los gases o del dolor que estos provocan puede estar causado por el consumo de alimentos que son más propensos a producir gases. A menudo los cambios simples en los hábitos alimenticios pueden disminuir la presencia de gases molestos.

Algunos trastornos del sistema digestivo (como el síndrome del colon irritable o la celiaquía) pueden causar, entre otros signos y síntomas, un aumento de la cantidad de gases o del dolor causado por estos.

Síntomas

Entre los signos o síntomas de gases o dolores causados por gases se incluyen los siguientes:

  • Eructos
  • Expulsión de gases
  • Dolor, calambres o una sensación de nudo en el abdomen
  • Sensación de saciedad o presión en el abdomen (inflamación)
  • Aumento visible del tamaño del abdomen (distensión)

Eructar es normal, en particular durante la comida o inmediatamente después de comer. La mayoría de las personas expulsan gases hasta 20 veces al día. Por lo tanto, si bien tener gases puede ser incómodo o vergonzoso, eructar y expulsar gases rara vez constituyen un signo de un problema médico.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con tu médico si los gases o los dolores causados por gases son tan persistentes o intensos que interfieren con tu capacidad de llevar una vida normal. Los gases o los dolores causados por gases acompañados de otros signos o síntomas pueden indicar afecciones más graves. Visita a tu médico si tienes alguno de los siguientes signos o síntomas adicionales:

  • Heces con sangre
  • Cambios en la consistencia de las heces
  • Cambios en la frecuencia de las deposiciones
  • Pérdida de peso
  • Estreñimiento o diarrea
  • Náuseas o vómitos recurrentes o persistentes

Busca atención médica inmediata si tienes alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal prolongado
  • Dolor en el pecho

Causas

El gas en el estómago principalmente tiene como causa tragar aire cuando comes o bebes. La mayor parte del gas en el estómago se libera cuando eructas.

El gas se forma en el intestino grueso (colon) cuando las bacterias fermentan los hidratos de carbono (fibra y algunos almidones y azúcares) que no se digieren en tu intestino delgado. Las bacterias también consumen algo de ese gas, pero el gas restante se libera cuando pasa por tu ano.

Los alimentos con alto contenido de fibras que suelen generar flatulencias son los siguientes:

  • Frijoles y arvejas (legumbres)
  • Frutas
  • Verduras
  • Granos integrales

A pesar de que los alimentos con alto contenido de fibras aumentan la producción de gas, las fibras son esenciales para mantener tu sistema digestivo en buen funcionamiento y controlar los niveles de azúcar en sangre y colesterol.

Otros factores alimenticios

Entre otros factores alimenticios que pueden contribuir al aumento de gases en el sistema digestivo se incluyen los siguientes:

  • Las bebidas carbonatadas, como las gaseosas y la cerveza, que aumentan los gases en el estómago
  • Hábitos alimenticios, como comer demasiado rápido, beber con una pajilla, masticar chicle, chupar caramelos o hablar mientras se mastica, que hacen que traguemos más aire
  • Los suplementos de fibra que contienen psyllium, como Metamucil, que pueden aumentar los gases en el colon.
  • Los sustitutos del azúcar, o los edulcorantes artificiales, como el sorbitol, el manitol y el xilitol, que se encuentran en algunos alimentos y bebidas sin azúcar y que pueden causar un exceso de gases en el colon

Trastornos médicos

Entre los trastornos médicos que pueden aumentar los gases intestinales, la hinchazón o los cólicos por gases se incluyen los siguientes:

  • Enfermedad intestinal crónica. A menudo, el gas en exceso es un síntoma de trastornos intestinales crónicos, como diverticulitis, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.
  • Crecimiento bacteriano excesivo en el intestino delgado. Un aumento o cambio de las bacterias en el intestino delgado pueden causar un exceso de gases, diarrea y pérdida de peso.
  • Intolerancias alimenticias. Es posible que presentes gases o hinchazón si tu sistema digestivo no puede digerir y absorber algunos alimentos, como el azúcar en lácteos (lactosa) o proteínas como el gluten del trigo y otros granos.
  • Estreñimiento. Es posible que el estreñimiento dificulte la liberación de gases.