Diagnóstico

El médico realizará una exploración física, buscará signos y síntomas de influenza, y es probable que pida un análisis que detecte los virus de esta enfermedad.

Durante los períodos en que la influenza es común, quizás no te hagan análisis para detectarla. El médico podría recetarte otros medicamentos en función de signos y síntomas.

En algunos casos, tu médico puede sugerir que te hagan un análisis para detectar influenza. Puede usar varios exámenes para diagnosticarla. La prueba de la reacción en cadena de la polimerasa se está volviendo más común en muchos hospitales y laboratorios. Esta prueba puede hacerse cuando estás en el consultorio del médico o en el hospital.reacción en cadena de la polimerasaes más sensible que otras pruebas y puede ser capaz de identificar la cepa de influenza.

Tratamiento

Generalmente solo necesitarás quedarte en cama y tomar mucho líquido para tratar la influenza. Pero si tienes una infección grave o tienes un mayor riesgo de complicaciones tu doctor quizás te recete un medicamento antiviral como oseltamivir (Tamiflu), zanamivir (Relenza), peramivir (Rapivab) o baloxavir (Xofluza). Estos medicamentos pueden acortar tu enfermedad en aproximadamente un día y ayudar a prevenir complicaciones graves.

El oseltamivir es una medicación oral. El zanamivir se inhala a través de un dispositivo similar a un inhalador para asma y no debe usarlo ninguna persona que tenga ciertos problemas respiratorios crónicos, como asma y enfermedades pulmonares.

Los efectos secundarios de los medicamentos antivirales pueden incluir náuseas y vómitos. Estos efectos secundarios pueden hacerse más leves si el medicamento se toma con alimentos.

La mayoría de las cepas de influenza que circulan se ha vuelto resistente a amantadina y rimantadina (Flumadine), que son medicamentos antivirales más viejos y que ya no se recomiendan.

Modo de vida y remedios caseros

Si contraes la influenza, estas medidas pueden ayudar a aliviar los síntomas:

  • Bebe mucho líquido. Elige agua, jugo y sopas calientes para prevenir la deshidratación.
  • Descansa. Duerme más para ayudar a que el sistema inmunitario luche contra la infección. Quizás tengas que cambiar tu nivel de actividad dependiendo de tus síntomas.
  • Considera tomar analgésicos. Toma analgésicos de venta libre para aliviar el dolor, como acetaminofén (Tylenol u otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), para combatir los dolores asociados con la influenza. Los niños y adolescentes que se están recuperando de síntomas como los de la influenza nunca deben tomar aspirina por el riesgo del síndrome de Reye, una afección poco común pero posiblemente fatal.

Para ayudar a controlar el contagio de la influenza en tu comunidad, quédate en casa y haz que los niños enfermos se queden en casa hasta 24 horas después que la fiebre haya desaparecido.