Diagnóstico

Un médico reconfortando al paciente durante la prueba Diagnóstico de la enfermedad

Para diagnosticar tu enfermedad, el médico revisará tus síntomas y tu historia clínica. El médico puede pedir varias pruebas para diagnosticar la epilepsia y determinar la causa de las convulsiones. La evaluación puede incluir:

  • Un examen neurológico. El médico puede examinar tu comportamiento, tus habilidades motoras, tu función mental y otras áreas para diagnosticar la enfermedad y determinar el tipo de epilepsia que puedes tener.
  • Análisis de sangre. El médico puede tomar una muestra de sangre para determinar la presencia de signos de infecciones, enfermedades genéticas u otros trastornos que puedan estar asociados con las convulsiones.

También puede sugerir pruebas para detectar anomalías en el cerebro, como por ejemplo:

  • Electroencefalograma (EEG). Este es el tipo de estudio más frecuente que se utiliza para diagnosticar la epilepsia. En este estudio, se te fijan electrodos en el cuero cabelludo con una sustancia pastosa o con un gorro. Los electrodos registran la actividad eléctrica del cerebro.

    Si tienes epilepsia, es común que presentes cambios en tu patrón normal de ondas cerebrales, incluso cuando no estés sufriendo una convulsión. El médico puede controlarte por video cuando realiza el electroencefalograma, cuando estás despierto o dormido, para registrar las convulsiones que puedas tener. Registrar las convulsiones puede ayudar al médico a determinar qué tipo de crisis tienes o descartar otras enfermedades.

    La prueba se puede realizar en un consultorio médico o en el hospital. Si corresponde, también puedes realizarte un electroencefalograma ambulatorio, que puedes usar en tu casa mientras el electroencefalograma registra la actividad convulsiva durante varios días.

    El médico puede indicarte que hagas algo que provoque convulsiones, como dormir poco antes del estudio.

  • Electroencefalograma de alta densidad. Como variante del electroencefalograma, el médico puede recomendar un electroencefalograma de alta densidad, en el cual los electrodos se colocan a una distancia más corta que en el electroencefalograma convencional, con una separación aproximada de medio centímetro. El electroencefalograma de alta densidad puede ayudar al médico a determinar con mayor precisión qué áreas del cerebro están afectadas por convulsiones.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por tomografía computarizada usa rayos X para obtener imágenes transversales del cerebro. Puede revelar la presencia de anomalías en el cerebro que podrían causar convulsiones, como tumores, sangrado y quistes.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética usa poderosas ondas radioeléctricas e imanes para crear una vista detallada del cerebro. Es posible que el médico pueda detectar lesiones o anomalías en el cerebro que podrían causar convulsiones.
  • Resonancia magnética funcional (RMf). La RM funcional mide los cambios en el flujo sanguíneo que ocurren cuando determinadas partes del cerebro están en actividad. Los médicos pueden usar la RMf antes de la cirugía para identificar las ubicaciones exactas de funciones críticas, como el habla y el movimiento, de modo que los cirujanos puedan evitar causar lesiones en esas áreas durante la operación.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP). Esta exploración utiliza una pequeña cantidad de material radioactivo en dosis baja que se inyecta en una vena para ayudar a visualizar áreas activas del cerebro y detectar anomalías.
  • Tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT). Este tipo de estudio se usa principalmente si ya te han realizado una RM y un EEG que no detectaron la ubicación en el cerebro donde se originan las convulsiones.

    Una SPECT utiliza una pequeña cantidad de material radioactivo en dosis baja que se inyecta en una vena para crear un mapa tridimensional detallado de la actividad del flujo sanguíneo en el cerebro durante las convulsiones.

    Los médicos también pueden realizar una forma de SPECT denominada «sustracción de la SPECT ictal corregistrada con imágenes por resonancia magnética» (SISCOM), que puede brindar resultados aún más detallados.

  • Pruebas neuropsicológicas. En estas pruebas, los médicos evalúan las habilidades del pensamiento, la memoria y el habla. Los resultados de las pruebas ayudan a los médicos a determinar qué áreas del cerebro están afectadas.

Junto con los resultados de tu prueba, el médico puede utilizar una combinación de técnicas de análisis para ayudar a identificar en qué parte del cerebro comienzan las convulsiones:

  • Mapeo estadístico paramétrico (SPM). El SPM es un método para comparar áreas del cerebro que tienen un aumento del metabolismo durante las convulsiones con cerebros normales, lo que puede dar a los médicos una idea de dónde comienzan las convulsiones.
  • Análisis de Curry. El análisis de Curry es una técnica que toma los datos del electroencefalograma y los proyecta en una RM del cerebro para mostrar a los médicos dónde se producen las convulsiones.
  • Magnetoencefalografía (MEG). La MEG mide los campos magnéticos producidos por la actividad cerebral para identificar las posibles áreas de inicio de las convulsiones.

El diagnóstico preciso de tu tipo de convulsión y dónde comienzan las convulsiones es la mejor oportunidad de encontrar un tratamiento efectivo.

La National Association of Epilepsy Centers (Asociación nacional de los centros de epilepsia) ha clasificado a los campus de Mayo Clinic como centros de epilepsia de nivel 4, que brindan el nivel más alto de opciones de diagnóstico y tratamiento para las personas con epilepsia y pericia especializada en ayudar a las personas con convulsiones no controladas. Mayo Clinic ofrece monitoreo intensivo de neurodiagnóstico y tratamiento integral, que incluye medicamentos, cirugía para la epilepsia y los servicios de especialistas en salud mental (neuropsicólogos).

Mayo Clinic evalúa y brinda tratamiento a unos 8000 adultos y niños con epilepsia por año. Sus equipos de atención en epilepsia usan tecnología de avanzada, que incluye sustracción de tomografía computarizada con emisión de fotón único ictal corregistrada con resonancia magnética (SISCOM), electroencefalograma, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, tomografías por emisión de positrones y otras pruebas para identificar con precisión el origen de las convulsiones. En cada centro de Mayo Clinic, se ofrece monitoreo por videoelectroencefalograma hospitalario, además de electroencefalograma ambulatorio. Los electroencefalogramas ambulatorios permiten un monitoreo más prolongado en la comodidad de tu hogar, registrando la actividad cerebral durante varios días.

Cada año, los neurocirujanos de Mayo Clinic realizan más de 900 procedimientos a personas con epilepsia. Los cirujanos son expertos en procedimientos complejos como la estimulación del nervio vago, la neuroestimulación sensible (RNS) y la estimulación cerebral profunda (DBS).

Tratamiento

Los médicos generalmente empiezan por tratar la epilepsia con medicamentos. Si los medicamentos no curan la enfermedad, los médicos pueden proponer una cirugía u otro tipo de tratamiento.

Medicamentos

La mayoría de las personas con epilepsia puede dejar de tener convulsiones al tomar un medicamento anticonvulsivo, también llamado antiepiléptico. Otras quizás puedan disminuir la frecuencia e intensidad de sus convulsiones tomando una combinación de medicamentos.

Muchos niños con epilepsia, y que no tienen síntomas, con el tiempo podrán suspender los medicamentos y vivir sin convulsiones. Muchos adultos también pueden dejar de tomar los medicamentos después de dos años o más sin convulsiones. El médico te aconsejará sobre el momento adecuado para suspender la toma de los medicamentos.

Encontrar el medicamento y la dosis adecuados puede ser complejo. El médico considerará la enfermedad, la frecuencia de las convulsiones, tu edad y otros factores al elegir qué medicamento recetar. También revisará cualquier otro medicamento que pudieras estar tomando para asegurar que los medicamentos antiepilépticos no interactúen con ellos.

Es probable que, en principio, el médico recete un solo medicamento con una dosis relativamente baja y luego la aumente de manera gradual hasta que las convulsiones estén bien controladas.

Los medicamentos anticonvulsivos pueden tener algunos efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios leves son:

  • Fatiga
  • Mareos
  • Aumento de peso
  • Pérdida de densidad ósea
  • Erupciones en la piel
  • Pérdida de coordinación
  • Problemas del habla
  • Problemas de memoria y para pensar

Los efectos secundarios más graves, pero poco frecuentes, incluyen:

  • Depresión
  • Pensamientos y comportamientos suicidas
  • Erupción grave en la piel
  • Inflamación de determinados órganos, como el hígado

Para lograr el mejor control de convulsiones posible con medicamentos, toma estas medidas:

  • Toma los medicamentos exactamente como te los recetaron.
  • Siempre consulta con el médico antes de cambiar a una versión genérica del medicamento o de tomar otros medicamentos con receta, de venta libre o a base de hierbas.
  • Nunca dejes de tomar el medicamento sin hablar antes con el médico.
  • Infórmale al médico de inmediato si adviertes nuevos o más sentimientos de depresión, pensamientos suicidas, o cambios inusuales en tu estado de ánimo o comportamiento.
  • Dile al médico si tienes migrañas. Los médicos pueden recetar uno de los medicamentos antiepilépticos que pueden prevenir las migrañas y tratar la epilepsia.

Al menos la mitad de las personas con un diagnóstico reciente de epilepsia dejará de tener convulsiones con su primer medicamento. Si los medicamentos antiepilépticos no te dan resultados satisfactorios, el médico quizás recomiende cirugía u otras terapias. Tendrás consultas de seguimiento regulares con el médico para evaluar la enfermedad y los medicamentos.

Cirugía

Neurocirujanos llevando a cabo una cirugía para tratar la epilepsia Cirugía para tratar la epilepsia

Cuando los medicamentos no brindan el control adecuado de las convulsiones, la cirugía puede ser una opción. En la cirugía para tratar la epilepsia, el cirujano extrae la parte del cerebro que provoca las convulsiones.

Por lo general, los médicos realizan la cirugía cuando las pruebas muestran que:

  • Las convulsiones se originan en una zona pequeña y bien definida del cerebro
  • La zona del cerebro que se operará no interfiere en las funciones vitales, como el habla, el lenguaje, la función motora, la visión o la audición

Si bien muchas personas siguen necesitando algunos medicamentos para ayudar a prevenir las convulsiones después de una cirugía exitosa, es probable que puedas tomar menor cantidad de medicamentos y reducir las dosis.

En pocos casos, la cirugía para la epilepsia puede provocar complicaciones, como la alteración permanente de las capacidades de razonamiento (cognitivas). Habla con tu cirujano sobre su experiencia, las tasas de éxito y las tasas de complicaciones relacionadas con el procedimiento que estés considerando.

Terapias

Además de los medicamentos y la cirugía, estas terapias potenciales pueden ser una alternativa para el tratamiento de la epilepsia:

  • Estimulación del nervio vago. Durante la estimulación del nervio vago, los médicos implantan un dispositivo llamado “estimulador del nervio vago” bajo la piel del pecho, de forma similar que con un marcapasos. Se conectan los cables del estimulador con el nervio vago del cuello.

    El dispositivo que funciona con baterías envía pulsos de energía eléctrica a través del nervio vago hacia el cerebro. No está clara la forma en la que esto inhibe las convulsiones, pero el dispositivo puede reducirlas de un 20 % a un 40 %.

    La mayoría de las personas deben seguir tomando medicamentos antiepilépticos, aunque algunas pueden disminuir la dosis de los medicamentos que consumen. Es posible presentar efectos secundarios de la estimulación del nervio vago, como dolor de garganta, ronquera, dificultad para respirar o tos.

  • Dieta cetogénica. Se han reducido las convulsiones de algunos niños con epilepsia cuando siguen una dieta estricta que contiene cantidades altas de grasas y bajas de hidratos de carbono.

    En esta dieta, llamada dieta cetogénica, el cuerpo usa las grasas en lugar de los hidratos de carbono para producir energía. Luego de algunos años, los niños pueden discontinuar la dieta cetogénica (bajo estricta supervisión médica) y no presentar convulsiones.

    Consulta con el médico sobre la aplicación de la dieta cetogénica para tu hijo o para ti. Es importante asegurarse de que tu hijo no sufra desnutrición al seguir esta dieta.

    Los efectos secundarios de la dieta cetogénica pueden incluir deshidratación, estreñimiento, retraso del crecimiento a causa de deficiencias nutricionales y acumulación de ácido úrico en la sangre, que puede causar cálculos renales. Estos efectos secundarios son poco frecuentes si la dieta se aplica de forma apropiada y con supervisión médica.

    El seguir una dieta cetogénica puede representar un desafío. Las dietas de bajo índice glucémico y de Atkins modificada ofrecen alternativas con menos restricciones y proporcionan algunos beneficios para el control de las convulsiones.

  • Estimulación cerebral profunda. En la estimulación cerebral profunda, los cirujanos implantan electrodos en una parte específica del cerebro, por lo general, el tálamo. Los electrodos se conectan con un generador implantado en el pecho o el cráneo que envía impulsos eléctricos al cerebro y puede reducir las convulsiones.

Posibles tratamientos futuros

Los investigadores están estudiando muchos tratamientos nuevos posibles para la epilepsia, incluidos los siguientes:

  • Neuroestimulación receptiva. Se están investigando dispositivos implantables similares a los marcapasos que ayudan a prevenir las convulsiones. Estos dispositivos de estimulación receptiva o de circuito cerrado analizan los patrones de la actividad cerebral para detectar las convulsiones antes de que ocurran y aplican una descarga eléctrica o un medicamento para detener la convulsión.
  • Estimulación continua de la zona donde se originan las convulsiones (estimulación subumbral). La estimulación subumbral, la estimulación continua de una parte del cerebro por debajo de un nivel físicamente perceptible, parece mejorar los resultados de las convulsiones y la calidad de vida de algunas personas que las padecen. Este enfoque de tratamiento puede funcionar en las personas que padecen convulsiones que se originan en una parte del cerebro que no se puede extirpar porque afectaría las funciones motora y del habla (área elocuente). O bien, podría beneficiar a las personas cuyas convulsiones tienen características que hacen que las posibilidades de tener un tratamiento exitoso con la neuroestimulación receptiva sean bajas.
  • Cirugía mínimamente invasiva. Las nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, como la ablación láser guiada por imágenes por resonancia magnética, son prometedoras para la reducción de las convulsiones e implican menos riesgos que la cirugía cerebral abierta tradicional para la epilepsia.
  • Ablación láser estereotáctica o radiocirugía estereotáctica. Para algunos tipos de epilepsia, la ablación láser estereotáctica o la radiocirugía estereotáctica pueden ser un tratamiento eficaz cuando un procedimiento abierto podría ser demasiado riesgoso. En estos procedimientos, los médicos dirigen la radiación hacia la zona específica en el cerebro donde se producen las convulsiones para destruir ese tejido y así tratar de controlar mejor las convulsiones.
  • Dispositivo de estimulación nerviosa externo. Similar a la estimulación del nervio vago, este dispositivo estimularía nervios específicos para reducir la frecuencia de las convulsiones. Pero, a diferencia de la estimulación del nervio vago, este dispositivo se usaría externamente, de manera que no es necesario realizar una cirugía para implantar el dispositivo.

Mayo Clinic es uno de los pocos centros médicos de los EE. UU. que ofrece la estimulación subumbral. También es líder en el avance del diagnóstico y tratamiento de personas con síndromes de epilepsia autoinmune y alberga un importante laboratorio de neuroinmunología.

Marcapasos para epilepsia

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Comprender tu trastorno puede ayudarte a controlarlo mejor:

  • Toma los medicamentos correctamente. No modifiques la dosis antes de consultar al médico. Si sientes que tus medicamentos deberían cambiarse, háblalo con el médico.
  • Duerme lo suficiente. La falta de sueño puede desencadenar convulsiones. Asegúrate de descansar adecuadamente todas las noches.
  • Usa un brazalete de alerta médica. Esto ayudará a que el personal de emergencias sepa cómo tratarte de la manera correcta.
  • Haz ejercicio. El ejercicio puede ayudarte a mantenerte físicamente saludable y a reducir la depresión. Asegúrate de beber suficiente agua y de descansar si te cansas al hacer ejercicio.

Además, toma decisiones saludables, como controlar el estrés, limitar las bebidas alcohólicas y evitar los cigarrillos.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Las convulsiones no controladas y su efecto en tu vida a veces pueden ser abrumadores o llevarte a una depresión. Es importante no dejar que la epilepsia te detenga. Aún puedes vivir una vida plena y activa. Para ayudar a enfrentar tu trastorno:

  • Infórmate e informa a tus amigos y familiares sobre la epilepsia para que todos entiendan este trastorno.
  • Intenta ignorar las reacciones negativas de la gente. Es útil aprender sobre la epilepsia para que sepas cuál es la información verdadera, en lugar de tener ideas equivocadas sobre la enfermedad. Y trata de mantener tu sentido del humor.
  • Vive de la manera más independiente que sea posible. Si puedes, continúa trabajando. Si no puedes conducir debido a tus convulsiones, investiga las opciones de transporte público que tengas cerca. Si no te permiten conducir, tal vez deberías considerar mudarte a una ciudad que cuente con buenas opciones de transporte público.
  • Encuentra un médico que te guste y con el que te sientas cómodo.
  • Intenta no preocuparte constantemente de si vas tener una convulsión.
  • Encuentra un grupo de apoyo para la epilepsia para reunirte con personas que entiendan lo que estás atravesando.

Si tus convulsiones son tan graves que no puedes trabajar fuera de tu casa, aún existen maneras de sentirte productivo y conectado con la gente. Puedes considerar trabajar en casa.

Asegúrate de que las personas que viven y trabajan contigo sepan cuál es la manera correcta para enfrentar una convulsión en caso de que estén contigo cuando tengas una. Les puedes ofrecer sugerencias, como por ejemplo:

  • Gira suavemente a la persona hacia un lado.
  • Colócale algo blando debajo de la cabeza.
  • Afloja las prendas que ajusten el cuello.
  • No intentes poner los dedos ni otra cosa en la boca de la persona. Nunca nadie se «tragó» la lengua durante una convulsión — físicamente, es imposible.
  • No intentes sujetar a una persona que está teniendo una convulsión.
  • Si la persona se mueve, aleja los objetos peligrosos.
  • Quédate con la persona hasta que llegue el personal médico.
  • Observa a la persona detenidamente para que puedas brindarle detalles sobre lo que ocurrió.
  • Toma el tiempo de las convulsiones.
  • Quédate tranquilo durante las convulsiones.

Preparación para la consulta

Podrías empezar por consultar al médico de cabecera o a un médico general. Pero en algunos casos, cuando llamas para programar una consulta, pueden derivarte inmediatamente a un especialista, como un médico capacitado en enfermedades del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo) o un neurólogo capacitado en epilepsia (epileptólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber muchos temas de los cuales hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota en un calendario, con detalle, información sobre tus convulsiones.Cada vez que ocurra una convulsión, anota la hora, el tipo de convulsión que sufriste, y cuánto duró. También toma nota de circunstancias como omisión de la toma de medicamentos, falta de sueño, mayor estrés, período menstrual u otros eventos que podrían provocar convulsiones.

    Pide su aporte a personas que puedan haber observado tus convulsiones, incluidos familiares, amigos y colegas, para que puedas anotar información que tal vez desconozcas.

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mucho estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.

    Además, ya que es posible que no sepas todo lo que sucede cuando tienes una convulsión, el médico tal vez quiera hacer preguntas a la persona que haya estado contigo en ese momento.

  • Escribe preguntas para hacerle al médico. Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico.

En cuanto a la epilepsia, algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico incluyen:

  • ¿Qué puede estar causando mis convulsiones?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • La epilepsia que estoy padeciendo, ¿probablemente es temporaria o crónica?
  • ¿Qué enfoque me recomienda para el tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugiere?
  • ¿Cómo puedo asegurarme de no lastimarme si tengo otra convulsión?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debo consultar a un especialista? ¿Cuál es el costo, y lo cubrirá mi seguro médico?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomienda?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas durante la consulta en cualquier momento en que no entiendas algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas:

  • ¿Cuándo empezaste a tener convulsiones?
  • ¿Tus convulsiones parecen desencadenarse a causa de determinados eventos o situaciones?
  • ¿Tienes sensaciones similares antes de que comience una convulsión?
  • ¿Tus convulsiones han sido frecuentes u ocasionales?
  • ¿Qué síntomas tienes cuando sufres una convulsión?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore tus convulsiones?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore tus convulsiones?

Qué puedes hacer mientras tanto

Determinados trastornos y actividades pueden desencadenar convulsiones, de modo que se recomienda:

  • Evita el consumo excesivo de alcohol
  • Evita el consumo de nicotina
  • Duerme lo suficiente
  • Reduce el estrés

Además, es importante que comiences a llevar un registro de tus convulsiones antes de visitar a tu médico.

Epilepsia - atención en Mayo Clinic

June 18, 2019
References
  1. The epilepsies and seizures: Hope through research. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Hope-Through-Research/Epilepsies-and-Seizures-Hope-Through. Accessed May 24, 2017.
  2. Schachter SC. Evaluation and management of the first seizure in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  3. Seizure first aid. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/features/getseizuresmart/index.html. Accessed June 13, 2017.
  4. Daroff RB, et al. Epilepsies. In: Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 5, 2017.
  5. Wilfong A. Seizures and epilepsy in children: Classification, etiology, and clinical features. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  6. Aminoff MJ, et al. Seizures & syncope. In: Clinical Neurology. 9th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://www.ovid.com/site/index.jsp. Accessed June 26, 2017.
  7. Ferri FF. Seizures, partial. In: Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed June 26, 2017.
  8. Schachter SC. Overview of the management of epilepsy in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  9. Who gets epilepsy? Epilepsy Foundation. http://www.epilepsy.com/learn/epilepsy-101/who-gets-epilepsy. Accessed June 26, 2017.
  10. Schachter SC. Sudden unexpected death in epilepsy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  11. Neurological diagnostic tests and procedures fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Neurological-Diagnostic-Tests-and-Procedures-Fact. Accessed May 24, 2017.
  12. Haider HA, et al. Neuroimaging in the evaluation of seizures and epilepsy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  13. Karceski S. Initial treatment of epilepsy in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  14. Wilfong A. Seizures and epilepsy in children: Initial treatment and monitoring. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed May 24, 2017.
  15. Crepeau AZ, et al. Management of adult onset seizures. Mayo Clinic Proceedings. 2017;92:306.
  16. Lyons MK. Deep brain stimulation: Current and future clinical applications. Mayo Clinic Proceedings. 2011;86:662.
  17. Romanelli P, et al. Non-resective surgery and radiosurgery for treatment of drug-resistant epilepsy. Epilepsy Research. 2012;99:193.
  18. Englot DJ, et al. Seizure outcomes in nonresective epilepsy surgery: An update. Neurosurgical Review. 2017;40:181.
  19. External trigeminal nerve stimulation. Epilepsy Foundation. http://www.epilepsy.com/learn/treating-seizures-and-epilepsy/devices/external-trigeminal-nerve-stimulation. Accessed June 26, 2017.
  20. Riggin EA Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Dec. 12, 2018.
  21. Fisher RS, et al. Operational classification of seizure types by the International League Against Epilepsy: Position paper of the ILAE Commission for classification and terminology. Epilepsia. 2017;58:522.
  22. Lundstrom BN, et al. Chronic subthreshold cortical stimulation: A therapeutic and potentially restorative therapy for focal epilepsy. Expert Review of Neurotherapeutics. 2017;17:661.
  23. Van Gompel JJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 30, 2018.
  24. Hirsch LJ, et al. Video and ambulatory EEG monitoring in the diagnosis of seizures and epilepsy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 6, 2018.
  25. Britton JW (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Dec. 12, 2018.
  26. Labiner DM, et al. Essential services, personnel, and facilities in specialized epilepsy centers – Revised 2010 guidelines. Epilepsia. 2010:51:2322.
  27. Attig JM. Financial planning and analysis. Mayo Clinic, Rochester, Minnesota. March 28, 2018.