Diagnóstico

En primer lugar, es posible que el médico te palpe el abdomen durante el examen físico para determinar el tamaño, la forma y la textura del hígado. Sin embargo, quizás esto no sea suficiente para diagnosticar la presencia de un hígado agrandado.

Procedimientos adicionales

Si el médico sospecha que tienes el hígado agrandado, podría recomendar otras pruebas y procedimientos, incluidos los siguientes:

  • Análisis de sangre. Se analiza una muestra de sangre para determinar los niveles de enzimas hepáticas e identificar virus que pueden agrandar el hígado.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes. Los estudios de diagnóstico por imágenes incluyen exploración por tomografía computarizada, ecografía o resonancia magnética.
  • La elastografía por resonancia magnética usa ondas sonoras para crear un mapa visual (elastograma) de la rigidez del tejido del hígado. Esta prueba no invasiva puede ser una alternativa a la biopsia de hígado.
  • Extirpación de una muestra de tejido del hígado para realizar pruebas (biopsia de hígado). Una biopsia de hígado generalmente se realiza a través de la inserción de una aguja larga y delgada en la piel y en el hígado. La aguja extrae un núcleo de tejido que luego se envía a un laboratorio para su análisis.

Tratamiento

El tratamiento para el agrandamiento del hígado incluye tratar la enfermedad que lo causa.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes con el médico de atención primaria. Si el médico sospecha que tienes el hígado agrandado, es posible que, después de los análisis, te derive a un especialista adecuado para que determine la causa.

Si tienes una enfermedad hepática, es posible que te derive a un especialista en problemas del hígado (hepatólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como ayunar antes de hacerte un análisis específico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan estar relacionados con el motivo de la consulta y cuándo comenzaron
  • Medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Con respecto al agrandamiento del hígado, las siguientes son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que la enfermedad sea temporal o duradera?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo estas otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlarlas de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Necesitaré asistir a consultas de seguimiento?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?