Descripción general

La endocarditis es una inflamación del revestimiento interno de las cavidades y las válvulas cardíacas (endocardio) que puede poner en peligro la vida.

La endocarditis, por lo general, se debe a una infección. Las bacterias, los hongos u otros gérmenes de cualquier otra parte del cuerpo, como la boca, se propagan a través del torrente sanguíneo y se adhieren a las zonas dañadas del corazón. Si no se trata rápidamente, la endocarditis puede dañar o destruir las válvulas cardíacas. El tratamiento para la endocarditis puede incluir medicamentos y, a veces, cirugía.

Las personas con mayor riesgo de sufrir endocarditis suelen presentar daños en las válvulas cardíacas, válvulas cardíacas artificiales u otros defectos cardíacos.

Síntomas

La endocarditis puede desarrollarse de manera lenta o repentina, según los gérmenes que causen la infección y la existencia de algún problema cardíaco subyacente. Los signos y síntomas de la endocarditis pueden variar de una persona a otra.

Los signos y síntomas comunes de la endocarditis incluyen:

  • Dolor en las articulaciones y los músculos
  • Dolor en el pecho cuando respiras
  • Fatiga
  • Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre y escalofríos
  • Sudoraciones nocturnas
  • Falta de aire
  • Hinchazón en los pies, las piernas o el abdomen
  • Un soplo cardíaco (que es el sonido que emite la sangre a medida que pasa por el corazón) que aparece por primera vez o que difiere del ya existente

Los signos y síntomas menos comunes de la endocarditis pueden incluir:

  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Sangre en la orina, que podrías ver o que tu médico podría ver cuando la mire en el microscopio
  • Sensibilidad en el bazo, que es un órgano que combate las infecciones y que está ubicado justo debajo de la caja torácica izquierda
  • Manchas rojas en las plantas de los pies o en las palmas de las manos (lesiones de Janeway)
  • Puntos sensibles de color rojo que aparecen debajo de la piel de los dedos de las manos o de los pies (nódulos de Osler)
  • Puntos pequeños de color púrpura o rojo, llamados petequias, que aparecen en la piel, en la parte blanca de los ojos o en el interior de la boca

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes signos o síntomas de endocarditis, consulta con el médico lo antes posible, especialmente, si tienes factores de riesgo para esta infección grave, como un defecto cardíaco o antecedentes de endocarditis. Aunque otros trastornos de menor gravedad pueden causar signos y síntomas similares, no lo sabrás con certeza hasta que te examine el médico.

Si te diagnosticaron endocarditis, infórmale al médico cualquier signo o síntoma que pueda indicar que la infección está empeorando, por ejemplo:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Dolor articular
  • Falta de aire

Si recibes un tratamiento con antibióticos para la endocarditis, infórmale al médico si tienes diarrea, sarpullido, picazón o dolor en las articulaciones. Estos signos y síntomas pueden indicar que estás teniendo una reacción al antibiótico recetado.

Causas

La endocarditis ocurre cuando los gérmenes, por lo general bacterias, ingresan en el torrente sanguíneo, llegan al corazón y se adhieren a las válvulas cardíacas anormales o al tejido cardíaco dañado. Los hongos u otros gérmenes también pueden causar endocarditis.

Por lo general, el sistema inmunitario destruye las bacterias dañinas que ingresan al torrente sanguíneo. Sin embargo, las bacterias que viven en tu boca, garganta u otras partes del cuerpo, como tu piel o tu intestino, a veces pueden causar endocarditis cuando las circunstancias se prestan.

Las bacterias, los hongos y otros gérmenes que causan endocarditis pueden ingresar en tu torrente sanguíneo a través de:

  • Cuidados dentales inadecuados. El cepillado de dientes y el uso del hilo dental correctos ayudan a prevenir la enfermedad de las encías. Si no cuidas bien de tus dientes y encías, el cepillado podría causar que las encías poco saludables sangren, dándole a las bacterias la oportunidad de ingresar al torrente sanguíneo. Algunos procedimientos dentales que pueden cortar las encías también pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.
  • Catéteres. Las bacterias pueden ingresar al cuerpo a través de una sonda delgada que los médicos usan normalmente para inyectar o extraer líquidos del cuerpo (catéter). Es más probable que esto suceda si el catéter se coloca por un largo período de tiempo. Por ejemplo, puedes tener un catéter si necesitas diálisis a largo plazo.
  • Consumo de drogas intravenosas ilegales. Las agujas y jeringas contaminadas son una preocupación especial para las personas que utilizan drogas intravenosas ilegales, como la heroína o la cocaína. A menudo, las personas que usan estos tipos de drogas no tienen acceso a agujas o jeringas limpias y sin usar.

Factores de riesgo

Es más probable que desarrolles endocarditis si tienes válvulas cardíacas defectuosas, afectadas por la enfermedad o dañadas. Sin embargo, la endocarditis ocurre ocasionalmente en personas que eran sanas.

Tienes un mayor riesgo de sufrir endocarditis si tienes:

  • Edad avanzada. La endocarditis ocurre con mayor frecuencia en adultos mayores de 60 años.
  • Válvulas cardíacas artificiales. Los gérmenes son más propensos a adherirse a una válvula cardíaca artificial (protésica) que a una válvula cardíaca normal.
  • Válvulas cardíacas dañadas. Ciertas afecciones de salud, como fiebre reumática o infección, pueden dañar o dejar una cicatriz en una o más válvulas cardíacas, aumentando el riesgo de infección.
  • Defectos cardíacos congénitos. Si naciste con ciertos tipos de defectos cardíacos, como un corazón con ritmos cardíacos irregulares o válvulas cardíacas anormales, el corazón puede ser más susceptible a sufrir infecciones.
  • Dispositivo cardíaco implantado. Las bacterias pueden adherirse a un dispositivo implantado, como un marcapasos, y provocar una infección del revestimiento del corazón.
  • Antecedentes de endocarditis. La endocarditis daña los tejidos y las válvulas del corazón, lo cual aumenta el riesgo de sufrir una infección cardíaca futura.
  • Antecedentes de consumo de drogas intravenosas ilícitas. Las personas que consumen drogas ilícitas inyectables tienen mayor riesgo de tener endocarditis. Es posible que las agujas utilizadas para inyectar sustancias estén contaminadas con las bacterias que causan la endocarditis.
  • Mala higiene dental. Tener una boca y unas encías sanas son esenciales para una buena salud. Si no te cepillas los dientes y usas hilo dental con regularidad, las bacterias pueden crecer dentro de tu boca e ingresar al torrente sanguíneo a través de un corte en las encías.
  • Uso de catéter a largo plazo. Tener un catéter colocado durante un período prolongado (sonda permanente) aumenta el riesgo de endocarditis.

Si tienes riesgo de padecer endocarditis, infórmaselo a todos los médicos que te atienden. Se recomienda solicitar una tarjeta de riesgo de endocarditis a la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón). Consulta con la delegación local o imprime la tarjeta del sitio web de la asociación.

Complicaciones

En el caso de la endocarditis, las aglomeraciones de gérmenes y trozos de células forman una masa anormal en el corazón. Estas aglomeraciones, conocidas como vegetaciones, pueden desprenderse y desplazarse a los pulmones, el cerebro, los órganos abdominales, los riñones, los brazos y las piernas.

En consecuencia, la endocarditis puede causar varias complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Problemas del corazón, como soplo cardíaco, daño en las válvulas cardíacas e insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Bolsas de pus acumulado (abscesos) que se forman en el corazón, el cerebro, los pulmones y otros órganos
  • Coágulos sanguíneos en una arteria del pulmón (embolia pulmonar)
  • Daño en los riñones
  • Bazo agrandado

Prevención

Puedes tomar las siguientes medidas para ayudar a prevenir la endocarditis:

  • Conoce los signos y síntomas de la endocarditis. Consulta al médico de inmediato si desarrollas cualquier signo o síntoma, especialmente fiebre que no desaparece, fatiga inexplicable, cualquier tipo de infección cutánea, o cortes abiertos o llagas que no se curan de manera adecuada.
  • Cuídate los dientes y encías. Cepíllate los dientes y encías y usa hilo dental con frecuencia, además de realizarte chequeos dentales periódicos. Una buena higiene dental es una parte importante para mantener la salud en general.
  • No consumas drogas intravenosas ilícitas. Las agujas sucias pueden enviar bacterias al torrente sanguíneo y aumentar el riesgo de endocarditis.

Antibióticos preventivos

Ciertos procedimientos médicos y dentales pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.

Si tienes riesgo elevado de padecer endocarditis, la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda tomar antibióticos una hora antes de que te coloquen una prótesis dental.

Tienes un alto riesgo de endocarditis y necesitas antibióticos antes de una prótesis dental si tienes:

  • Antecedentes de endocarditis
  • Una válvula cardíaca artificial (protésica mecánica)
  • Un trasplante cardíaco (en algunos casos)
  • Ciertos tipos de enfermedad cardíaca congénita
  • Una cirugía para enfermedades cardíacas congénitas en los últimos seis meses

Si tienes endocarditis o cualquier tipo de enfermedad cardíaca congénita, habla con tu médico y dentista sobre los riesgos y pregunta si necesitas antibióticos preventivos.