Un embarazo ectópico ocurre cuando un óvulo fecundado se implanta en otro lugar que no sea la cavidad principal del útero. El embarazo comienza con un óvulo fecundado. Por lo general, el óvulo fecundado se adhiere al revestimiento del útero.

Los embarazos ectópicos se producen, con mayor frecuencia, en uno de los tubos que transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero (trompas de Falopio). Este tipo de embarazo ectópico se denomina «embarazo tubárico». No obstante, en algunos casos, el embarazo ectópico se produce en la cavidad abdominal, en el ovario o en el cuello del útero.

Los embarazos ectópicos no pueden continuar con normalidad. El óvulo fecundado no puede sobrevivir y el aumento de tejido puede destruir diversas estructuras maternas. Si no se trata, es posible que se produzca una pérdida de sangre que ponga en riesgo la vida.

El tratamiento a tiempo de un embarazo ectópico puede ayudar a preservar las probabilidades de tener embarazos saludables en el futuro.

Jan. 20, 2015