El aire seco en el invierno puede dañar tu piel, nariz, y labios. Para aumentar la humedad dentro de la casa, prueba con un humidificador portátil. Fija el nivel de humedad entre 30 y 50 por ciento, y llena el humidificador con agua destilada o desmineralizada. Si es posible, cambia el agua en el humidificador todos los días. Limpia el humidificador cada tres días. Si tiene un filtro, cámbialo por lo menos con la frecuencia indicada por el fabricante.

March 02, 2016