Descripción general

El síndrome de Dressler es un tipo de pericarditis –inflamación del saco que rodea el corazón (pericardio)–. Se cree que el síndrome de Dressler es una respuesta del sistema inmunitario después de un daño al tejido cardíaco o al pericardio, a causa de eventos, como un ataque cardíaco, una cirugía o una lesión traumática. Los síntomas son dolor en el pecho, que es similar al que se experimenta durante un ataque cardíaco.

El síndrome de Dressler también se denomina «síndrome pospericardiotomía», «síndrome de infarto postmiocardial» y «síndrome de lesión poscardíaca». Con las mejoras recientes en el tratamiento para el ataque cardíaco, el síndrome de Dressler es menos frecuente de lo que solía ser.

Síntomas

Es probable que los síntomas aparezcan semanas o meses después de un ataque cardíaco, una cirugía o una lesión al pecho. Los síntomas pueden comprender:

  • Dolor en el pecho
  • Fiebre

Cuándo consultar con el médico

Busca atención de emergencia si el dolor en el pecho persiste; esto podría indicar un ataque cardíaco u otro trastorno.

Causas

El síndrome de Dressler se asocia con una respuesta del sistema inmunitario al daño cardíaco. El cuerpo reacciona al tejido lesionado enviando células inmunitarias y proteínas (anticuerpos) para limpiar y reparar la zona afectada. A veces, esta respuesta provoca una inflamación excesiva en el pericardio.

El síndrome pospericardiotomía podría afectar del 10 al 40 por ciento de las personas que se sometieron a una cirugía cardíaca.

Complicaciones

La respuesta del sistema inmunitario que provoca el síndrome de Dressler también podría causar que el líquido se acumule en las membranas que rodean los pulmones (efusión pleural).

En raras ocasiones, el síndrome de Dressler puede generar complicaciones más graves, entre ellas:

  • Taponamiento cardíaco. La inflamación del pericardio puede producir la acumulación de líquidos en el saco (derrame pericárdico). El líquido puede ejercer presión en el corazón, forzarlo a trabajar más y reducir su capacidad de bombear sangre de forma eficiente.
  • Pericarditis constrictiva. La inflamación recurrente o crónica puede provocar que el pericardio se vuelva grueso o presente cicatrices. La formación de cicatrices puede reducir la capacidad del corazón de bombear la sangre de forma eficiente.