Diagnóstico

El médico examinará cuidadosamente la articulación lesionada y comprobará si el brazo o la mano están fríos o entumecidos, lo que indicaría que hay un pinzamiento en una arteria o en un nervio. Probablemente necesites una radiografía para comprobar si hay una fractura en los huesos que forman la articulación del codo.

Tratamiento

Algunos codos dislocados vuelven a su lugar por sí mismos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, es necesario que un médico manipule los huesos para que vuelvan a alinearse correctamente. Este procedimiento se denomina «reducción».

Medicamentos

Antes de la reducción, es posible que tú o tu hijo reciban medicamentos para aliviar el dolor y relajar los músculos.

Terapia

Una vez que los huesos de la articulación hayan vuelto a alinearse correctamente, es posible que tú o tu hijo necesiten usar una férula o un cabestrillo por algunas semanas. También es posible que tengan que hacer ejercicios de fisioterapia para mejorar la amplitud de movimiento y la fuerza de la articulación.

Cirugía

Es posible que necesites cirugía si:

  • Algunos de los huesos dislocados también se han fracturado
  • Es necesario reconectar ligamentos rotos
  • Es necesario reparar lesiones en los nervios o en los vasos sanguíneos

Preparación para la consulta

Es probable que busques atención médica en el Departamento de Emergencia de un hospital o en una clínica de atención inmediata. Es posible que te deriven a un cirujano ortopédico.

Qué esperar del médico

Probablemente el médico te pregunte cómo ocurrió la lesión y si la articulación se ha dislocado anteriormente.