Diagnóstico

Para determinar si tienes DISH, el médico puede comenzar con un examen físico de la columna vertebral y las articulaciones. El médico aplicará una presión leve en la columna vertebral y las articulaciones para detectar anomalías y verificar la amplitud de movimiento.

El médico también solicitará pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías, exploraciones por tomografía computarizada (TC), o resonancias magnéticas (RM), para identificar cambios en la columna vertebral.

Tratamiento

Si bien no existe una cura para la hiperostosis esquelética idiopática diseminada, puedes tomar medidas para reducir el dolor y la rigidez. Además, el tratamiento está orientado a evitar que el trastorno empeore y a prevenir las complicaciones.

Debido a la relación entre la hiperostosis esquelética idiopática diseminada y los trastornos como la obesidad, la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2, el tratamiento de esas enfermedades podría retrasar o detener la progresión de la hiperostosis esquelética idiopática diseminada.

Medicamentos

El médico puede indicarte que tomes un analgésico de venta libre, como paracetamol (Tylenol, otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros). El dolor más intenso puede tratarse con inyecciones de corticoesteroides.

Terapia

La fisioterapia puede reducir la rigidez asociada con la hiperostosis esquelética idiopática difusa. El ejercicio también puede aumentar la amplitud de movimiento en las articulaciones. Pregúntale a tu médico acerca de los ejercicios específicos que puedes hacer. Él o ella pueden derivarte a un fisioterapeuta que te brindará más asesoramiento.

Cirugía

La cirugía puede ser necesaria en casos raros cuando la hiperostosis esquelética idiopática difusa causa complicaciones graves. Las personas que tienen dificultad para tragar debido a los grandes espolones óseos en el cuello pueden necesitar cirugía para extraerlos. La cirugía también podría aliviar la presión sobre la médula espinal que produce la hiperostosis esquelética idiopática difusa (DISH).

Estilo de vida y remedios caseros

Con el objetivo de controlar el dolor y la rigidez y a fin de detener la progresión de la enfermedad, prueba las siguientes medidas de cuidado personal:

  • Haz actividad física con regularidad. El ejercicio aeróbico regular, como caminar o nadar, puede ayudarte a aumentar la resistencia, mantener el cuerpo más ágil y lidiar con la hiperostosis esquelética idiopática difusa. Habla con el médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
  • Alcanza y mantén un peso aconsejable. Dado que la obesidad está asociada con la hiperostosis esquelética idiopática difusa, la pérdida de peso podría ayudar a evitar que la enfermedad progrese y disminuir el riesgo de complicaciones.
  • Aplica calor. Utiliza una almohadilla de calor en las áreas afectadas del cuerpo para reducir el dolor. Ajusta la almohadilla de calor a baja temperatura para reducir el riesgo de quemaduras.

Preparación para la consulta

Probablemente, lo primero que harás será consultar con tu médico de cabecera o un profesional de la salud general. Luego de una evaluación inicial, el médico podría derivarte a un especialista como un reumatólogo, un fisiatra, un cirujano ortopédico o un neurólogo.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas y cuándo comenzaron
  • Información médica clave, incluidas otras enfermedades que tengas, así como los nombres y las dosis de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes
  • Causas posibles de la lesión en el área afectada
  • Preguntas para hacerle al médico

En el caso de la hiperostosis esquelética idiopática diseminada, algunas preguntas básicas que puedes hacer son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué otras causas posibles hay?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Qué tratamiento recomienda?
  • ¿Qué medidas de autocuidado pueden ayudarme a controlar esta enfermedad?
  • ¿Necesito limitar mi actividad?
  • ¿Con qué frecuencia me citará a consultas de seguimiento?
  • Tengo otros trastornos. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Han empeorado tus síntomas con el tiempo?
  • ¿Empeoran tus síntomas por la mañana?
  • ¿Tienes dificultad para mover la articulación afectada?
  • ¿Tienes dificultad para tragar?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Has tomado alguna vez medicamentos recetados a largo plazo, como para el acné u otras enfermedades de la piel?
Jan. 15, 2019
  1. Vaishya R, et al. Diffuse idiopathic skeletal hyperostosis (DISH) — A common but less known cause of back pain. Journal of Clinical Orthopaedics and Trauma. 2017;8:191.
  2. Helfgott SM. Diffuse idiopathic skeletal hyperostosis (DISH). https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Oct. 2, 2018.
  3. Mader R, et al. Diffuse idiopathic skeletal hyperostosis (DISH): Where we are now and where to go next. Rheumatic & Musculoskeletal Diseases Open. 2017;3:e000472.
  4. Diffuse idiopathic skeletal hyperostosis. Genetic and Rare Diseases Information Center. https://rarediseases.info.nih.gov/diseases/6460/diffuse-idiopathic-skeletal-hyperostosis. Accessed Oct. 2, 2018.

Hiperostosis esquelética idiopática difusa