La cetoacidosis diabética se trata con líquidos, electrolitos —como el sodio, el potasio y el cloruro— e insulina. Puede resultar sorprendente, pero las complicaciones más frecuentes de la cetoacidosis diabética están relacionadas con ese tratamiento que salva la vida.

Posibles complicaciones del tratamiento

Las complicaciones del tratamiento son:

  • Bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia). La insulina permite que el azúcar ingrese en las células, por lo que el nivel de azúcar en sangre disminuirá. Si el nivel de azúcar en sangre disminuye con demasiada rapidez, puedes presentar un nivel bajo de azúcar en sangre.
  • Nivel bajo de potasio (hipopotasiemia). Los líquidos y la insulina que se utilizan para tratar la cetoacidosis diabética pueden hacer que el nivel de potasio disminuya demasiado. Un nivel bajo de potasio puede afectar las funciones del corazón, de los músculos y de los nervios.
  • Inflamación en el cerebro (edema cerebral). El ajuste demasiado rápido del nivel de azúcar en sangre puede producir una inflamación en el cerebro. Esta complicación parece ser más frecuente en niños, sobre todo en los que acaban de recibir el diagnóstico de diabetes.

Si no se trata, los riesgos son mucho mayores. La cetoacidosis diabética puede provocar pérdida del conocimiento y, con el tiempo, la muerte.

Aug. 21, 2015